El Partido Socialista “Obrero” Español sabe mucho de reformas laborales. Tira la piedra y esconde la mano. El PSOE es el poli bueno del capitalismo. (Sobre)vivimos en un sistema, el capitalista, que funciona y se mantiene únicamente de la explotación laboral. Generalmente hablamos de explotación cuando un trabajador está sometido a unas condiciones laborales infrahumanas. No es cierto. Todos los trabajadores, por serlo, son explotados, no se nos paga lo que trabajamos. Si no, ¿cómo un banco como el BSCH puede ganar más de 6 mil millones de € en un año? Si ese banco o cualquier otro, al que fácilmente identificamos como ladrones, apoya explícitamente durante una campaña electoral a un partido que se dice a sí mismo “obrero”, qué podemos entonces esperar de este partido.
Lo único que puede hacer cualquier empresa para ganar más dinero es vender más caro (eso le llevaría a disminuir las ventas) o bien disminuir los gastos de producción, para esto tiene varias maneras: 1º: Comprando más barato, no depende de la empresa. 2º: Aumentando lo que cada trabajador produce en un determinado tiempo, por ejemplo con máquinas más modernas. Eso le supone un gasto, que necesariamente irá al producto, pero como se produce más en menos tiempo se compensa, o sea, lo comido por lo servido. 3º: Bajando los sueldos de los trabajadores o aumentando el número de horas trabajadas por el mismo sueldo. Pero esto sólo se puede hacer si los trabajadores están dispuestos y si las leyes lo permiten. Para eso, los empresarios tienen sus métodos. Para que los trabajadores acepten trabajar más por menos sólo tienes que crear una bolsa de personas que no tengan trabajo, si además esa bolsa la divides en colores (blanco, negro, amarillo…) pues tienes el INEM. Personas dispuestas a trabajar más por menos debido a su situación personal. Y por supuesto te amenazan igualmente con el desempleo. Lo de las leyes es simple, las hacen ellos. En los últimos 25 años, como se explicará más detalladamente a continuación, han disminuido el coste del despido de 60 días por año trabajado a 20 como quieren ponerlo ahora. Como ejemplo más concreto, si una trabajadora en un geriátrico hace 15 años ganaba alrededor de las 120.000 ptas. cuando empezaba, ahora se cobran 670€ y sólo la contratan máximo un año.

HISTORIA DE LAS REFORMAS LABORALES:
Es interesante que durante el franquismo cuando se despedía a un trabajador, el empresario tenía que pagarle de finiquito 60 días por cada año trabajado, y si el despido se declaraba improcedente tenía que ser readmitido inmediatamente. Esto sólo lo conservan los escasos y huidizos delegados sindicales. Además, cuando con “paquito” te despedían tenías 3 años de paro por cada 6 meses trabajados, con el ¡100% del salario! Con que se cotizara 10 años, se tenía derecho a pensión y esta se calculaba con los dos últimos años. No, no estoy haciendo apología del fascismo. Simplemente que los (Él, en este caso) representantes de la patronal necesitaban trabajadores disciplinados, con salarios bajos, y lo conseguían con métodos más persuasivos o más explícitos. Además el modo de producción, el fordismo, necesitaba de una cierta estabilidad laboral.
Cuando la patronal vio que así se ganaba poco dinero, que hacía falta una modernización y flexibilización de la producción, Europa y sobre todo la socialdemocracia alemana apostaron fuertemente por una transición en España, pero una transición a su medida, la del PSOE. No sólo aportaron “ideas” sino muchos marcos alemanes.
Ya en el ´80 se elabora el estatuto de los trabajadores y se reduce el precio del despido a 45 días.
En el ´84, se reforma el estatuto, modifica el despido. CCOO va a la huelga en solitario.
´88: Se introduce una nueva modalidad de contrato, ese que conocemos bien todos los jóvenes, el de “aprendizaje”. Esta vez los dos sindicatos mayoritarios llaman a la huelga general.
´92: Se reducen las prestaciones por desempleo. A partir de entonces hay que cotizar un año para tener 4 meses de paro.
´94: Otra huelga. El PSOE legaliza el tráfico de trabajadores, las ETTs. Además se considera “despido colectivo” cuando afecte a más del 10% de la plantilla.
´97: Esta vez la reforma es pactada entre gobierno y sindicatos.
Se acaban los contratos fijos, ahora se llaman “contrato de fomento de empleo indefinido”. En este contrato la indemnización por despido es de 33 días y además es subvencionada la cotización a la seguridad social durante 2 años.
2001: Con el PP se da el “decretazo”. Una de las cuestiones más sangrantes para nuestra tierra es la reforma del PER. Que si bien es una ayuda clientelista y limosnera, sirvió para que miles de jóvenes no escaparan de sus pueblos a las ciudades en busca de trabajo, siendo por tanto necesario como freno migratorio.
2006:
El PSOE está haciendo muy bien su papel. Defensor natural de los privilegios de los empresarios, tiene su cara más amable en la ley de las personas dependientes que sólo incentivará la privatización de la asistencia social, o la ley de igualdad. Como si del circo romano se tratase, se entretiene al pueblo con fútbol y “estatut” mientras los garbanzos se cuecen en La Moncloa.
“¿El cielo está enladrillado, quién lo desenladrillará?” Para disminuir la temporalidad y aumentar el empleo estable, disminuyamos el precio del despido y hagamos que este sea más fácil.

La patronal ha tenido que desplazarse más a la derecha para dejar sitio al gobierno. Concretemos:
El gobierno propone mantener el contrato indefinido ordinario, la patronal que se quite. Pero el truco está en que se podrán hacer contratos “indefinidos de fomento de empleo” a todo el que lleve un mes en el paro. O sea contratos subvencionados por el Estado, supuestamente indefinidos, con una reducción significativa del precio del despido además de reducir el control judicial en los despidos individuales.
Se aumentan significativamente los tipos de contratos. En una misma empresa te encuentras trabajadores con distintos sueldos, estabilidad, etc. para la misma labor.
Profundizando en su gran “invento”, el PSOE quiere eliminar el pago extra que tenían que hacer las ETTs a la seguridad social y además quiere permitir que las ETTs puedan contratar trabajadores para actividades peligrosas. Con esto pretenden potenciar la contratación temporal via ETTs, y los empresarios no ganando lo suficiente con esto, quieren introducir un nuevo contrato temporal “ligado a la duración de los productos fabricados”. O sea, trabajar cuando ellos lo necesiten.
Tenemos muchos ejemplos de empresas que quiebran, empresarios sin responsabilidades ante los trabajadores en la calle. Hasta ahora, en esa situación el Fondo de Garantía social se hacía cargo de 2 meses de sueldo. Ahora la propuesta gubernamental es reducir lo que las empresas pagan a este fondo.

Si te despiden, y el juez lo considera procedente u objetivo, por ejemplo cuando la empresa no es productiva (sic), el “finiquito” es de 20 días, pero no lo paga todo la empresa, sino que el fondo de garantía social paga el 40%, antes en empresas de menos de 20 trabajadores, ahora de hasta 50, o sea el 90% de las empresas de este país.

Desde la JC denunciamos al Psoe como representante de la patronal de este país, a la Reforma Laboral como su herramienta legal para explotar aún más a las y los trabajadores del Estado español. Llamamos a la juventud a movilizarse contra esta reforma que nos hunde aún más en la precariedad, en la incertidumbre afectándonos no sólo en el ámbito laboral sino a toda nuestra vida.

Anuncios