Cómo lo hacen. Nos reprimen continuamente y de mil maneras y nosotros tan felices, sin darnos cuenta. O es que no queremos enterarnos.
Quién de nosotros no ha visto una película pirata alguna vez. Y no por eso nos hemos sentido unos delincuentes. La Sony es a la vez que casa discográfica, vende dvds y cds vírgenes, grabadoras y toda la tecnología en torno a la piratería. Sin embargo clama al cielo por las pérdidas que le supone a la industria musical la descarga y distribución de música por internet. Lo mismo ocurre con la industria cinematográfica.
La SGA se está forrando con el impuesto que le han puesto a los cds y dvds.
Cuando se destapa una red de pedofilia, los medios de comunicación se tiran días anunciándolo, sin embargo en estos últimos meses han habido decenas de detenciones a gente cuyo delito era mantener una página web de intercambio de películas. Generalmente con el formato “torrent”. Muchas páginas cerradas y muchos detenidos y sin embargo nada en los medios de comunicación. Es evidente que el impacto social de los dos delitos no es el mismo, más bien al contrario, mientras el primero es repudiable, el segundo es casi “necesario” para la sociedad. Para los trabajadores precarios españoles cada día es más difícil ir asiduamente al cine y es imposible comprar toda la música que querríamos. Por eso reivindicamos el libre acceso a las creaciones intelectuales. Porque el conocimiento debe ser popular.
Yo sí pirateo, y reivindico el fin de los que viven a costa de los trabajadores. Reivindico el fin de la SGAE.
SOLIDARIDAD CON LOS DETENIDOS POR COMPARTIR.

Anuncios