He escrito esto a raíz de un artículo publicado Miguel rios en rebelion.org

Era un chavea cuando vi a Miguel Ríos en directo, he escuchado el himno de la alegría (de Europa) en versión guitarrera cientos de veces, lo imitaba con mi flauta dulce, lo acompasaba con mi tambor. Yo, a diferencia de él, durante mi infancia no soñaba con entrar en el campo de fútbol, soñaba con ser como él. Un roquero rebelde y comprometido contra la injusticia.
Un poco después, cuando La edad me echó del descampado. La infancia duraba poco por entonces. La edad, y la vergüenza. La pubertad, ese tramo de la vida que conocemos como la edad del pavo, me revistió con las escamas de una nueva piel que enrojecía y se atribulaba ante la inquietante presencia de las mujeres, y con el sentido del ridículo. Esa turbación del espíritu producida por la conciencia de verte, por primera vez, como individuo, al margen de la vida grupal de la infancia, me puso en tal estado de turbación, que se me hizo insoportable esperar un balón que nunca llegaba, además de comprender el porqué yo no estaba dentro, me emocionaba cada vez que escuchaba “Un caballo llamado muerte” recordando a mi tío, que como a otros miles se lo llevó la heroína, porque la gente que hacía canciones, conciertos y giras contra las drogas, ahora hace canciones contra los pobres, firma comunicados a favor de los ricos y el imperialismo, luchando por “la libertad de expresión”, falacia inexistente, mientras lucha por el monopolio en la expresión cultural. Enriquecidos por la SGAE, mafiosos que le hacen conciertos a Bachelet y firman junto a los terroristas “de pluma blanca”.
La heroína mató a miles de almas rebeldes mientras mike se enriquecía cantándole, no he escuchado a mike denunciar que fue el PSOE el que introdujo la heroína en las ciudades para eliminar a una juventud que no había votado la constitución. Su amigo y colaborador Luis García Montero (alias PRISA) apoya, defiende a terroristas, a agentes del imperialismo más cínico que ha habido en la historia (como dice Chávez). Un par de años después de escribir poemas contra la invasión de Irak, Luis coge su pluma y se sienta al lado de Raúl Rivero en nuestra “patria chica” para denunciar lo que “el gobierno cubano” hace con los disidentes, y eso no es más que cumplir las leyes del parlamento cubano, se demostró que eran agentes del Estado norteamericano, pagados por EEUU para desestabilizar al legítimo Estado cubano. ¿Cómo se les ha quedado el cuerpo a todos esos que firmaron (http://www.arnoldoaguila.com/saramago.html) reivindicando los derechos humanos en Cuba, cuando Cuba ha sido admitida en la comisión de DDHH, votada por mayoría en la asamblea de NNUU y sus “acreedores”, Europa y EEUU ha sido derrotados?
Ay! Cómo le duele al millonario Mike que se especule con los terrenos del antiguo estadio de los Cármenes. Su infancia, su generación tenía que heredar la ropa del hermano mayor y no podía ver el fútbol, la de mi tío vendía y se cagaba en la ropa, la mía no tiene para un piso, mientras, los cubanos resisten a la especulación, se cumplen los derechos y sobre todo tienen acceso libre, de verdad, a la cultura, la música, el deporte, etc. Muy a pesar de Mike.
Hace poco le compré a Pascual Serrano su libro, no lo he pirateado, me gusta su trabajo, pero siento mucho que Rebelión no publique artículos que no son del gusto, porque no son “nacionalistas” y sí publique artículos ñoños de agentes culturales del Imperio.

P.S.
Espero que mike no me denuncie a la SGAE por haber pirateado un poco de su texto, que está por supuesto en cursiva.

Anuncios