En el siglo XXI, año 2006, cuando mandamos robots a Marte, transbordadores espaciales. Cuando en España tenemos trenes que pueden alcanzar los 300, un “fallo humano” mata a 41 personas.
¿Qué diferencia hay entre asesinato y homicidio involuntario? Dice el responsable de seguridad del metro de Valencia que algo le debió ocurrir al conductor del metro. Sí, que murió.
Dice que el tren tiene un sistema de seguridad que obliga al tren a ir a la velocidad adecuada, y que nunca había fallado. Pues es la primera vez. Entonces ¿por qué dicen que ha sido un fallo humano? Y lo recalcan, y recalcan…
Es como en el accidente de chinchilla. También fue un fallo humano, humano condenado por fallar. Mientras, sigue habiendo una sola via en la zona para dos direcciones.
Como siempre son los trabajadores, los explotados, los que pagan. No olvidemos que los que ayer estaban en primera plana en la misa de la catedral no viajan en metro, ni en trenecitos que no sean AVEs.
Como esta masacre, sí masacre, no tiene “consecuencias” ni beneficios, políticos, no se les harán parques con olivos en Madrid, puede que algún recuerdo en Torrent, pero ya está.
El 50% de lo que se gasta en investigación en España se dedica al desarrollo de tecnología militar, mientras Zapatero homenajea a Gandhi, su gran ídolo (sic), e Israel con nuestra tecnología, pero ya suya, masacra a un pueblo, por secuestrar a un chaval de 19 años, perdón, por retener a un soldado en combate, que no es lo mismo.
Eso sí, tecnología para aviones de combate no tripulados, pero no para frenos de trenes.
Pero eso no es terrorismo.

Anuncios