Desde mi cómodo salón, con una cervecita y unas patatas fritas, estoy escuchando, eso sí con el corazón en el puño, cómo la policía mexicana entra en Oaxaca, ciudad de lucha, resistente. Las nuevas tecnologías lo permiten, pero en cierto modo lo pervierten.
Lo escucho desde: http://www.asambleapopulardeoaxaca.com/#

La consigna es la resistencia pacífica, que salga el gobernador, FUERA URO!

Sin embargo, navegando por ahí, no consigo encontrar nada sobre el papel del Obrador y de los zapatistas en esta insurrección. ¿dónde están? ¿que hace Marcos en la selva? ¿qué hace Obrador con tanto legalismo?

Parece que la poli se contiene, parece que tienen orden de no disparar primero. La resistencia se repliega hacia el centro neurálgico.
Ese “pseudopacifismo”, que ejerce violencia Gandhiana, pero sin armas.
si una resistencia pacífica gana una batalla, el enemigo aumentará la violencia ejercida y al final el movimiento perderá.
Evidentemente decir eso sentado delante de mi ordenador parece muy fácil. Pero es así como lo entiendo.
Por supuesto tienen toda mi solidaridad, la que me es posible transmitir desde aquí, y que ojalá en nuestra granadina ciudad hubiera luchas como esas por la justicia social. ahora tenemos a los conductores de la Rober, que en solidaridad con un compañero se ponen en Huelga y yo mañana temprano estaré con ellos, ayudándoles y solidarizándome.

Anuncios