Me han llegado en los últimos días más de 10 correos para que el jueves apague la luz, y me he hartado.
En Barcelona el Hotel Hilton se ha apuntado a la iniciativa cibernáutica de apagar las luces durante 5 minutos en “todo el mundo”, claro, el mundo que tiene acceso a Internet, ¿un 1%?

No solo las multinacionales dedican un porcentaje de los gastos de marketing a lavarse la imagen, desde Nike a Monsanto, también el capitalismo, el mercado tiene que empezar a tomar medidas frente a algo muy visible para la población, la contaminación, la sobre-explotación del medio, el cambio climático, etc.
El ser humano puede soportar grados de explotación inimaginables, pero cuando a nivel colectivo se ve peligrar la supervivencia misma de la especie hasta “el león es consciente de que está cazando demasiadas gacelas”.

Dicen que si millones de personas (ciudadanos, sic) apagamos la luz al unísono se ahorrarán millones de kilowatios y a la vez se concienciará de la necesidad de ahorrar energía. ¿Pero a quién se concienciará? El mayor gasto energético viene de la industria, esto no es más que otra estrategia para echarnos la culpa a los trabajadores de la contaminación, del cambio climático, etc.

Mientras en España se construyen cientos de campos de golf, la administración con todo su cinismo nos dice que ahorremos agua, que cerremos los grifos, que parar la sequía está en nuestras manos.

En la misma página de uno de los panfletos matutinos gratuitos (llámese METRO, QUÉ, 20 MINUTOS, ETC) me animan a apagar la luz y a comprarme un coche, en las grandes ciudades poco a poco te obligan a NO utilizar el transporte público, por ejemplo 2 horas en tren para recorrer 30 kilómetros. ¿Cómo puedes vivir sin coche? Cómprate uno por 150 € al mes.

¡Pero la culpa es tuya, porque no apagas la luz 5 minutos!. Lo que hay que hacer es reflexionar y estudiar las causas del derroche energético. ¿quién o qué gasta luz? Qué alternativas hay y por qué no se desarrollan. Y luego existen dos opciones, o te quedas en casita pasando de todo, como hace casi todo el mundo, o sales y luchas contra un sistema económico y social que no va a dejar títere con cabeza. Porque igual que la penitencia no me va a salvar del infierno, porque vivo en él, apagar la luz y ya está no me va a impedir que cuando por las mañanas me mire al espejo piense: ¡No estás luchando lo suficiente!
Pero no seamos cínicos, apagar la luz 5 minutos para luego abrir la nevera y beberte una cerveza bien fresquita…yo a las 20:00 abriré la nevera y me beberé una cerveza bien fresquita, pero a continuación, mañana y pasado mañana seguiré luchando contra las verdaderas causas del derroche energético, la explotación capitalista.

Anuncios