Er estatut:

Este domingo han votado poco más de 2 millones de andaluces y andaluzas el “nuevo” estatuto de andalucía, de 6 millones que estamos empadronados en la nueva realidad nacional. Lo primero que me ha llamado la atención es el titular del periódico “El Ideal”: “el 87% de los andaluces aprueba el estatuto”. Me encanta la democracia. El portavoz de la burguesía granadina afirma que los 3.8 millones de andaluces que no votaron hubieran votado sí, pero que por “falta de entusiasmo en la contienda política” no fueron a votar. La democracia parlamentaria es como el fútbol, una cuestión de equipos. Durante el caciquismo de principios de siglo (XX) al menos se votaba, obligados o “influenciados” por el señorito, pero es que ahora no hace falta el voto, la clase que gobierna solo tiene que montar el espectáculo circense.

Está claro que lo que menos importa es el texto, el contenido. La campaña se ha basado en alabar, en repetir hasta la saciedad lo bueno que es el estatuto para la “ciudadanía andaluza”. Sin explicar cómo el texto va a disminuir el paro, aumentar la participación ciudadana, eliminar la mafia inmobiliaria para que tengamos acceso a una vivienda digna en espacios habitables. Para que no seamos el campo de concentración de Europa y podamos tratar a los inmigrantes con dignidad, no hacinándolos en naves tratándolos peor que a cerdos.

Y la mal llamada Izquierda…no, en realidad el calificativo es adecuado. Izquierda, Derecha y centro no son más que subgrupos dentro de un Grupo llamado Capitalismo. Pero es que esto hace al aparato IU cada vez más miserable, y a la vez cómico. Dice Diego Valderas que la culpa de la baja participación es que ha faltado información, acusando a la Junta de un “bajo tono” en la campaña, incluso acusa al PP de incorporarse tarde. Esto viene de la cúpula de una organización que se autodefine como marxista revolucionaria, el PCA.
¿se puede estar más alejado de la realidad?
Sigue siendo más o menos válida esta viñeta:

Aunque la ironía salta por los aires, si a los catalanes (charnegos o no) pasan de estatuts, los andaluces pasan aún más.

A los más optimistas les podrá parecer que el pasotismo electoral es debido a desencanto y rebeldía, no, es pasotismo en general, ese es el problema.
Vamos creo yo.

Anuncios