Leyendo el periódico (panfleto) gratuido 20 minutos de la ciudad condal, leo:
“337 sanciones por letreros en castellano: Desde el 2003 se han sancionado en toda cataluña 337 comercios por rotular en castellano. En Barcelona han sido 58 hasta el 2005. El grupo municipal del PPC han pedido que se anulen las multas.”

Ibiza está llena de bares en los que no sólo sus letreros están en inglés o alemán, sino que no encuentras a nadie que hable castellano (no digamos mallorquín). Aquí en el país pseudofascista català, sólo la derecha franquista se opone a una medida ridícula, reaccionaria y que si viniera de un gobierno “clásicamente” de derechas atentaría contra la libertad, bla bla bla.

Está bien que los niños no aprendan castellano en la escuela o que te lo obliguen a hablar en la administración, pero que te multen por no escribirlo demuestra que la Cultura (lengua, pensamiento, tradición, etc) se impone, que no depende de dónde vivas sino quién te gobierne, para “ser” o sentirse de allí o de aquí. Al final lo que cuenta es lo mismo, divide y vencerás.

Anuncios