Leyendo sobre mi admirado Aznar, me he topado con el concepto Hedge funds. Dicen que son “fondos especulativos o de alto riesgo”, ah!, eso lo había oido en Antena 3.
Y es que el inspector de hacienda ese, Ansar, lo han contratado para una empresa que se llama “Centauro Capital” (¿no da grima?). Esta empresa, según dicen los expertos, está en un paraíso fiscal, donde no pagan impuestos, piden préstamos por encima de su valor y con ese dinero compran empresas que cotizan en bolsa, la “desmontan”, la venden en cachitos, y la sacan de la bolsa. El País dice que producen “una fuerte reducción del empleo”. Vamos, una putada. Lo importante, eso sí, es el 20% de beneficios.
Pero me encanta lo que dice El Mundo: “Los temidos ‘hedge funds’ se adueñan de los mercados. Se les acusó de provocar la salida de la libra del SME, de la crisis asiática, la brasileña y, ahora, del alza del crudo. Los fondos de riesgo se multiplican y arrecian su poder entre las preocupadas miradas de reguladores y políticos“. Vaya, vaya, ¡del alza del crudo!, pero si el otro día, como os comenté, era Chávez el que provocaba la subida del petróleo. Pero claro, quién lee eso de los Hedge funds.
Otra duda que me surge es, quiénes son esos reguladores y políticos, ¿los del G8?
Je.
Por cierto, estoy probando a llamar a la Caja de Granada, a ver si me da un préstamo de esos por encima de mi valor en bolsa, así compro Cervezas Alhambra, me la bebo en cachitos, y encima tengo un beneficio del 20%, ¡ole ese tio!

Anuncios