La “doctrina del shock” en este país no sólo está relacionada con el miedo al terrorismo, al negro, al extranjero…sino también al tiempo. Hoy hay una alta probabilidad de pequeños tornados en la región, las universidades cancelan las clases, se activan las alarmas, pero todas, también las sirenas. Como si de un bombardeo se tratara. En el trabajo mandan recomendaciones, ¿qué hacer si llegas a Oz?

Como seguro ya sabréis hoy también es el supermartes, las primarias de los partidos en casi la mitad de los Estados, porque parece que este país sólo tiene dos partidos. El país que tiene bloqueado a Cuba porque sólo tiene un partido, tiene sólo ¡uno más!, y además los candidatos son elegidos por los donantes, o sea, por los millonarios. Porque sólo los que recojan más dinero (como el aguinaldo) podrán optar a las primarias.

Y después, los “$adscritos$” a ese partido votan por el más guapo. Esto es como el gran hermano, se van eliminando concursantes, hasta que sólo quede uno. Pero es también como un concurso porque lo que aquí se decide no es si la sanidad debería ser universal o no, sino ¡si deberían obligar o no a la gente a tener sanidad! Eso los más progres.

La verdad es que este país es de admirar, cómo conseguir hacer “creer” a 300 millones de personas que son libres. Y la cuestión no es sólo que lo crean, que lo intuyan, que se autoconvenzan de ello. No, la cuestión es que es imposible dudar de ello. Realmente no es como el gran hermano de 1984, allí cualquier escéptico era eliminado.

Aquí (y en todo el planeta) se permiten distintos grados de escepticismo. A ver si consigo explicarme.

La mayoría de la población tiene un estilo de vida, una concepción del mundo y de lo que le rodea, unas prácticas sociales, una Ideología, muy homogénea. A pesar de que a simple vista parezca lo contrario. Esto lo he ido desarrollando en los dos últimos posts. Después, a modo de satélite, existen grupos, tribus, colectivos, que aparentemente se escapan de esas dinámicas. Los hay para todos los gustos: ecologistas, pacifistas, fascistas (KKK)…

El proceso por el cual una persona sale del centro de gravitación general, me recuerda a cuando me explicaban cómo un electrón adquiere energía y sube de órbita. Y mantenerse ahí tiene un gasto energético. Es igual. El que un estadounidense medio consiga entender que los franceses son buena gente, que la guerra es por el petróleo, o que el Mcdonalds no ayuda a los pobres del mundo, o simplemente ¡que se haga el pasaporte! supone un esfuerzo, una lucha ideológica durísima para la persona. Y estoy hablando con conocimiento de causa.

Esta superación, escalada de nivel, salida, como se le quiera llamar; no significa que haya escapado del entorno gravitatorio del núcleo. Aquí hay tres posibilidades: que caiga, que mantenga la tensión y rote alrededor del sistema, o que entre dentro de la influencia de la gravedad de un satélite del núcleo. Hablando en plata, se meta en una organización de masas. Para llegar ahí se necesita un aporte grande de energía, pero una vez en esa órbita, la energía necesaria para mantenerse es menor que en la segunda opción. Es lo que he llamado a menudo, “masturbación de masas”.

Lo que pretendo desarrollar durante estos meses, y dicho de otro modo es:

Las formaciones sociales son sistemas complejos en los que existen atractores. Generalmente existe un atractor muy poderoso que influencia al resto de atractores más pequeños. La fuerza principal de estos atractores es la Ideología. Pero como Sistema complejo, son multitud de fuerzas, variables y componentes las que lo mantienen. Por eso cuando hacemos zoom en una ciudad como Memphis vemos cierto “orden”, las cosas funcionan. Cuando nos acercamos un poco, el caos es absoluto: negros deambulando con la cabeza tapada por una estación de autobuses cochambrosa situada entre una “isla” del lujo y un hospital de caridad. Pero si nos acercamos un poco más, a una comunidad religiosa por ejemplo (de las que se anuncian por TV), el orden, la estabilidad es total…como en el centro del huracán.

Anuncios