Hacía años que no veía un partido de fútbol. No recuerdo el día que “decidí” que no me gustaba el fútbol, es más, lo odiaba. Creo que Gil ayudó a eso. Yo me preguntaba a una tierna edad cómo la gente podía ser del Atlético de Madrid si fomentaba el racismo, la violencia y la corrupción. O cómo podía ser del Madrid si era el equipo de Franco.

Cuando mi edad dejó de ser tan tierna además de ser consciente de la mafia que rodea al fútbol me di cuenta de que era el opio del pueblo.

Esta copa de Europa no sólo distrae a la gente de los problemas, sino que fomenta y legitima la violencia, la desigualdad, el enriquecimiento fácil e insultante. Cientos de miles de inmigrantes, muchos de ellos brasileños serán internados durante meses en nuestro país en campos de concentración de manera legal sin haber cometido delito alguno, mientras uno de los jugadores de la selección es brasileño, ¡y negro!. Me pregunto qué pensarán todos aquellos que llevaban banderas con el aguilucho:

Hay que reconocer que el juego de la selección tanto de la semifinal como de la final fue muy entretenido, me gustó hasta que Camacho abría la boca con: “Los españoles tienen que estar orgullosos”. Y ponían una y otra vez la repetición de los príncipes abrazándose. ¡qué naturalidad! Si es que son como el pueblo llano.

Pues eso, entre el patriotismo chauvinista, la legitimación del fascismo, la violencia, la corrupción, el enriquecimiento fácil, el encefalograma plano…

Este patriotismo es muy útil en periodos de crisis. Cuenta Galeano (video1 y video2) que en las olimpiadas de Hitler, las del ´36, Perú ganó a Austria en la final de fútbol, a pesar de que el árbitro había anulado dos goles, y que al final anularon el partido.

Durante la 1ª guerra mundial el patriotismo era usado para odiar a los hermanos a los que se masacraba en la trinchera de enfrente, en vez de odiar (y masacrar) a tu verdadero enemigo. Ahora, con esas imágenes ralentizadas del rey celebrando la victoria de nuestra selección se ve uno más cerca de ese malnacido, con estos “negocios“.

Y sí, la gran mayoría de los españoles vibraron, gritaron, disfrutaron…!eso es genial! El problema es que entre orgasmo y orgasmo nos meten un gol, el de identificarnos con una gente que no es igual que nosotros.

Esta parte que sigue empezó como un comentario, pero es tan largo, que mejor lo incluyo en el texto.

Es para responder a los comentarios.

Luzma!!! que te pierdes!.
Este post era una pequeña prueba, quería ver si la gente que lee y deja comentarios entra a través de mi lista de correo o que de vez en cuando echa un vistazo al blog. Y es que sólo en junio tuve 900 visitas, no está mal.
Por otro lado era una de mis paranoias que escribo sólo para desahogarme. Como veis el texto no tiene un hilo conductor, es demasiado corto y dice muchas cosas, es como un pensar en voz alta.
Pero voy a responderos…por partes:
Ender, los jugadores de fútbol no son iguales a nosotros, por muchas razones. La más importante. El trabajador, como mercancía que es tiene un valor, que se “cuantifica” mediante el salario. Yo soy investigador en oncología, se supone que trabajo para entender y encontrar una cura contra el cáncer. Y tengo una beca de 1000€ que apenas me permite sobrevivir. Un jugador de fútbol cobra millones de €, ¿es injusto?, pues no sé, lo que sí tengo claro es que el papel del jugador en la sociedad española es más importante que el mío. Y cuál es su papel, el mismo que el de los gladiadores, entretener, distraer, adormecer….En el 2º país con más paro de Europa es necesario tener calmada a la sociedad, tenerla “contenta”. Creo que me explico.
Los reyes. Uno de los “pilares” del capitalismo (la sociedad moderna, como lo quieras llamar), es la igualdad entre los seres humanos ante la ley (el derecho)(esta igualdad es “cierta” desde el punto de vista humanista, ya lo demostró Marx). Sin embargo en el país de “pepe el del bombo”, tenemos ciudadanos que constitucionalmente están fuera de la ley, esos son los reyes. Siempre repetimos eso que dijo Franco antes de morir, “lo dejo todo atado y bien atado”, y así es.
¿qué significa que algo es “antropológico”? Supongo que te refieres a “natural”, biológico…Eso no es así. El sentimiento nacional, chauvinista, surge con la formación de los estados-nación. Dime tú de qué nación eran los judíos que vivían en Granada en el siglo XI. Puff. Es cultural, es adquirido. Y lo aprendemos gracias a……”el deporte”. Para eso están las olimpiadas y la selección. Tengo una foto (Luz la habrá visto) de niño con un uniforme de la selección y un balón que me habían regalado. Monísimo. Con 4 añitos me quedó claro de qué país era, qué país tenía que defender.

Irene, siempre te agradezco tus comentarios, sobre todo en los que no estás de acuerdo, porque me encanta tu sinceridad y naturalidad, y porque me ponen los pies en el suelo.
Siento que no me hayas entendido, te he mandado un par de artículos que profundizan en el tema. Es un poco como la peli de 300. Difícilmente podremos estar de acuerdo, sencillamente porque lo vemos desde un prisma diferente. Pero no pasa nada, argumentemos.
Tú dices: “No creo que el futbol genere violencia”. Ni yo. Busca en mi texto, yo no he dicho eso. Yo he escrito: fomenta y legitima la violencia. Es muy diferente. Y ahí es donde Luz tiene razón, los clubes, me atrevería decir que todos, permiten, incluso financian a los grupos ultras. En Italia esto es mucho más exacerbado. La corrupción, Gil fue sólo un esperpento de la realidad del fútbol.
Por favor, vuelve a leer la última frase, me parece genial que se disfrute con un partido, incluso de que uno se alegre con la victoria de “tú” selección. (equipo semiprivado, que no depende de poderes públicos, por eso no es nuestra, pero bueno.) Lo entiendo. Lo que no puedes negarme es que se generan sentimientos irracionales de “identificación” con todo aquel que comparte tu alegría. Y por eso nos bombardearon con las imágenes del rey. Puede que a tí te de igual, los sistemas biológicos (como tú bien sabes) no son uniformes, y cada individuo responde de manera distinta. Pero sí hay una tendencia. De hecho Ender lo dice:”Yo me he sentido identificado con Xavi, con Puyol.” Y de hecho millones de chavales españoles.

Hay diferencias que están por encima de las diferencias nacionales, son las diferencias de clase. Yo tengo más cosas en común con un inmigrante en patera que con Emilio botín. Uno vive de su trabajo, el otro, del trabajo de los demás. No es una cuestión de sentirse o no de una nación, es cuestión de prioridades. Irene qué eres antes, Española o trabajadora?. El fútbol (y otras cosas) se encarga de cambiar el orden de esas prioridades. Se intenta que primero seas español, luego lo que quieras.

Y luz, no me ha gustado las formas de tu comentarios. Juzgas a una persona por unas pocas líneas. Independientemente de que esté de acuerdo contigo en algunos de tus argumentos. Hay que desmontar palabra por palabra, sólo los argumentos que estén escritos, no más allá. Porque Golem lucha más (y mejor) por un mundo mejor que muuuuucha de la gente que conozco que se dice de izquierdas.

gracias, este blog es de las pocas cosas que me impulsan a seguir para adelante.

 

 

Anuncios