¿os habéis preguntado de dónde sale la “riqueza”?  ¿Cómo se genera? Muchos de vosotros no sólo os lo habéis preguntado, sino que lleváis media vida obsesionados con esa pregunta, porque llega un día en el que la respuesta se te planta delante de tus narices y te dice aquí estoy, me llamo plusvalía. Hay una primera fase en que esa verdad se mete en tus pesadillas porque es tan obvia que no entiendes qué hace la gente que no la ve, que no se echa al monte a “recuperarla”, porque esa “plusvalía” fue mía y me la quitaron…

Con el tiempo me fui dando cuenta que hay determinados factores psicológicos (Ideológicos) que nos protegen de la explotación enmascarándola. Sí, nos protegen, porque se hace insoportable saber, ser consciente de que el despertador marca el comienzo del robo, y lo más insufrible es ser “consciente” de que no existe alternativa. Porque no existe si no está en la imaginación de la gente.

¿Cómo se materializan estos factores? Mediante las reglas, las leyes, la “normalización”. ¿O es que nadie se pregunta por qué hay ricos? Claro, todos lo hacemos pero se buscan miles de excusas: desde la suerte, el manido “esfuerzo personal” o el “riesgo” en la inversión que es la excusa que más me jode.

Marx decía que el salario es la parte de la riqueza que produce el trabajador que le permite “sobrevivir” (en un sentido amplio), el resto va al “empresario”.  Curiosamente dicen las malas lenguas que ya no hay “clase obrera”, pero lo que sí hay es muchos ricos, y cada vez lo son más. Y estos ricos lo son porque roban, legalmente mediante la explotación (son accionistas y/o empresarios) o “paralegalmente” mediante estos métodos:

Defraudando a Hacienda. Dentro de lo que llamamos salario están los impuestos, parte de la riqueza que nos quitan va al padre Estado y estos se utilizan para hacer carreteras y para hacer la guerra. Como sabéis nuestro padre está en números rojos porque no recauda, aquí podéis leer que no es por la crisis, sino por el fraude. Y vuelvo al principio, nos hacen creer (y nosotros lo necesitamos creer) que esto es algo ilegal, malo, que la justicia lo combate, que no es parte de la “norma”, que el capitalismo puede ser justo.

Lo que me ha hecho escribir este post ha sido esta carta. Por favor, leedla. Se podría escribir mucho sobre lo que dice. Me quedo sólo con lo que me sirve de ejemplo. Toda la argumentación gira entorno a la “ineficiencia”, a una “borrachera”, a gente con masters “USA”, incluso con un toque moralista, vamos, las cosas se están haciendo “mal”, cuando en realidad se está haciendo como “Dios manda”.

Aparte de la gravedad de lo que dice: “Esto está a punto de reventar ahora no me queda la más mínima duda.” Todo se queda dentro de un marco, el de la legalidad, apelando a una supuesta ética ignorando que ésta no puede existir dentro de este sistema, en cuyas entrañas está el máximo beneficio, el lucro.

Los que me conocen saben que no soy determinista, que no me creo la teoría darwinista de la evolución y por tanto no explico las cosas mediante una causalidad (relación causa efecto). Pero es un comienzo para explicar algo: Si el número de pobres aumenta en el mundo, si más de 3 millones de niños pueden morir de hambre en el cuerno de África, y los ricos son más ricos… ¡Eureka!

 

forbes
forbes
Anuncios