Me han mandado este vídeo.

Antes de entrar en el meollo aviso de que mucho de lo que voy a decir es “políticamente incorrecto”, y los que me conocéis lo vais a flipar. Este post está relacionado con un debate muy interesante que tuvimos aquí.

Lo que primero llama la atención es de que es un discurso totalmente político.  No religioso.  La Iglesia, especialmente la española, lleva siglos haciendo política, gestionando el poder, y difícilmente va a perder esos “hábitos”.

Vamos a analizar su discurso punto por punto.

“…y a eso se le llama progreso…”

Es la 1ª cosa en la que este monseñor tiene razón. ¿cómo se puede llamar progreso a algo que es un fracaso? ¿Conseguir curar el cáncer de pulmón es un progreso? Si siguiera aumentando el número de afectados aunque tuvieran cura sería un fracaso.  Porque no lo prevenimos.

Compara a nuestros médicos con el doctor mengele. Evidentemente es una barbaridad. Además de que ellos apoyaron el régimen nazi. Y su actual jefe (el papa) fue nazi.  Da risa cuando critica a “todas las dictaduras que han existido en el siglo XX”. Joe, si va a ser demócrata el tío este. Que sepáis, que en la pared principal de la catedral donde estaba dando el “meeting” el purpurado este hay escrita una frase homenaje a Primo de Rivera.

Es un crack, dice que las dictaduras (¿se referirá a la de Franco?) habían “legalizado” otros crímenes ¡menos repugnantes que el aborto! Lo suyo sería gasear a las mujeres adúlteras. O cuando dice “esa preciosa edad media”. Tendría que existir una máquina del tiempo que lo trasladara a la preciosa edad de la inquisición. No ardiera….

Pues eso. Un cínico, pero…

“es de cobardes matar al débil”, “matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre”, “los hombres tienen licencia de abusar del cuerpo de la mujer porque la tragedia se la traga ella…como si fuera un derecho”, “una chica engañada por…la propia imagen de sí misma” “estamos ya en una nueva dictadura”, “la libertad es una palabra vacía, porque el Estado tiene el poder de decidir para qué somos libres y para qué no…”

Estoy bastante de acuerdo con estas frases que el menda ha soltado. Siempre he estado a favor del aborto. Pero “alguien” me abrió los ojos, me racionalizó algo que ya intuía. El aborto es un “la llevas tú”. Es el traspaso de la opresión. Es el guantazo del padre/madre oprimido. La mujer no decide. La mujer es decidida. La mujer trabajadora no decidirá hasta que sea libre, no decidirá. Esto no es una nueva dictadura, es la dictadura de siempre con maquillaje de progreso. Con el perfeccionamiento de la opresión. Canaliza tu rabia: aborta. Saca tu frustración: aborta. El derecho a decidir de la mujer es dejarla sola ante una putada muy gorda, la de quedarse embarazada. Me gusta mucho cuando dice: “tendrá una madre”. Pero qué barbaridad es la de dejar a una chica de 16 años la capacidad de decidir abortar o no. Eso es ¡individualismo!, es un búscate la vida maja, habértelo pensado. Mientras las series de TV fomentan una sexualidad mercantilizada, sin decisiones personales. El que no folla, no es.

El aborto no libera a la mujer, la hunde más aún en la soledad, en la explotación, en la opresión. Una sociedad libre no aborta. El capitalismo necesita del aborto para huir de lo colectivo, de la solidaridad y por qué no del amor.

En una sociedad justa decidiría cuándo quedarse embarazada, en una sociedad injusta y con opresión la mujer tendrá que trasladar sus miserias, sus frustraciones, su opresión al siguiente en la cadena, al feto.

En nuestra sociedad de clase existe una cadena de transmisión de la opresión. El jefe putea al encargado, este grita y le hace la vida imposible al currela que llega a casa frustrado y como poco gritará a sus hijos y pareja. La mujer también descargará su frustración en el hijo. El hijo, dependiendo de su posición en la clase (de la escuela) será puteado o puteará. Yo hice ambas cosas, ¿y tú?. Al final de la clase estará el chico con gafas, empollón, que se llevará todos los golpes, como último eslabón de la cadena. Y entonces el chavea mira para atrás, no tiene a nadie. ¡Se lo come con papas! Eso es lo que hace una chica de 17 años embarazada, mira para atrás, pero sí tiene algo en quien descargar, el feto.

Olé por las mujeres que familiarmente, colectivamente, deciden enfrentarse a la opresión y no aceptan la soledad, el individualismo.

Es una pena que desde organizaciones que se autodenominan anticapitalistas se fomenten actitudes claramente anticomunistas como la del aborto en un mundo de opresión de clase y patriarcal.

y ahora me caerá la del pulpo….

PD: Me decía mi amigo Ale que en una mani contra el aborto en Madrid se gritaba: “abajo el capitalismo” y “sin justicia en el trabajo hay aborto a destajo”

Os dejo este documental sobre cómo las mujeres pueden enfrentar el capitalismo: http://video.google.com/videoplay?docid=-4475031367338475349&hl=es#

Anuncios