Fuente: IAP

He tenido la oportunidad de acompañar a una asamblea de Juntas de acción comunal. Es como una asamblea de alcaldes de 10 pueblos. La diferencia es que estos presidentes (alcaldes) son representantes de sus pueblos, no como en España, y lo que ellos llevan a esa reunión lo han consultado previamente con su comunidad en asamblea.

Uno de los temas que se han tocado y que han generado mucha discusión ha sido la decisión colectiva de recoger fondos provenientes del cultivo de la coca para o bien generar un mercado comunitario o para comprar maquinaria para el mantenimiento de las “carreteras”. Al final el discurso que ha ganado es que los gobiernos regional y central son los responsables del mantenimiento de las carreteras y que por eso debían luchar. Y por tanto era mucho más importante un mercado comunitario que bajara los precios de los productos básicos.

Sin embargo, el principal problema social de la región es el de la escasez de alimentos básicos. Todos coinciden, ahí y en distintas conversaciones que he tenido con campesinos, que el cultivo de la coca está llevando a una crisis social al campesinado colombiano. Y, ¿por qué?

El cultivo de la coca se expandió fuertemente durante la entrada del paramilitarismo “oficial” durante los ’90. Impulsado por diferentes factores: los paramilitares, la financiación ilegal del ejército mediante el narcotráfico, los desplazamientos y especialmente el neoliberalismo. Todas estas circunstancias llevaron a que los precios de los productos agrícolas bajaran muchísimo de precio por la entrada de productos subvencionados estadounidenses. El desplazamiento hizo que se abandonaran miles de hectáreas de fincas que junto al ganado pasaron a manos de los terratenientes (paramilitares). Al final la necesidad de dinero rápido y el impulso que el ejército nacional hizo al cultivo de coca, llevó a que el campesino sin tierra trabajara de “raspachín” (recolector de coca) o el pequeño campesino, abandonado del Estado, se vio obligado a sembrar una pequeña parcela de “mata”.

¿Cuáles son las consecuencias de la siembra de coca?

Quizás la más evidente para mí es la de la aparición del “dinero rápido”. Miseria y opulencia viven en la misma calle. Vías destrozadas, ausencia de servicios básicos, violencia e incluso desnutrición van de la mano de grandes coches, motos, equipos de sonido y discotecas donde cristo perdió el sombrero.

Donde había coca, ahora hay erosión
Fuente: IAP

Ambientales. La erosión. Como pueden ver en la foto, la ausencia de terrenos para cultivar lleva a los campesinos a deforestar laderas escarpadas para sembrarlas de mata. Después el ejército y los mercenarios gringos fumigan (glifosato) o erradican la coca, dejando el monte “pelado”, lo que genera erosión y avalanchas. Las grandes cantidades de abono que veo transportar y las fumigaciones con glifosato son otras causas de contaminación ambiental.

Conflicto. Se trata a los campesinos como narcotraficantes cuando lo único que hacen es sembrar una planta que es también utilizada para fines lícitos (¿cocacola?, farmacéuticas…). Vacunas: son el impuesto que cobran las distintas organizaciones armadas. Sin embargo aquí hay que matizar varias cosas. Según he oído en distintos ambientes, sólo el ejército y los paras cobran vacunas por el cultivo y venta de hoja (mediante sobornos y amenazas). Mientras que las guerrillas la cobran al comprador de la pasta base, la hoja ya procesada. En cualquier caso esto genera mucho conflicto, dependencia, riesgo y violencia; que no lo generaría cualquier otro cultivo. He podido conversar con algún adolescente que ayuda a la familia raspando coca. La guerrilla le pide la documentación cuando va a raspar, es ella la que asegura que en la región no trabajen muchachos de menos de 16 años. Si encuentran a algún niño trabajando le quitan la tierra al “patrón”.

puente destruido por la guerrilla obliga a cruzar el rio con barcaza
Fuente: IAP

Escasez. Este es la consecuencia para mí más importante y urgente. La escasez se da por dos razones principalmente. La 1ª porque la agricultura autosuficiente ha sido desplazada y todos los productos básicos tienen que ser importados. Eso hace que apenas se vea fruta y verdura, y que sea muy cara. Las manzanas son de las pocas frutas que se pueden encontrar y vienen de EEUU. ¡A unos 40ct de € la pieza! O el kilo de arroz a casi un €. La inflación es derivada de la escasez pero también del alto precio del petróleo, a pesar de que es traficado ilegalmente desde Venezuela en esta región.venta de gasolina de Venezuela

Por otro lado, y esto es algo que está agravándose en los últimos meses, la pasta de coca no está encontrando salida. Los campesinos no están pudiendo venderla y se están quedando sin dinero para comprar “mercado” (comida). Las deudas son muy grandes y los pequeños comerciantes no tienen recursos para seguir comprando productos perecederos. Esto está desabasteciendo las tiendas. Pueden ser dos las causas de que se esté acumulando pasta que no encuentra mercado. O realmente existe un excedente debido al control del narcotráfico o bajada de ventas de cocaína en el mundo. Lo que no coincide con la realidad. O lo que es más probable, las organizaciones paramilitares que se están reorganizando después de las desmovilizaciones están monopolizando todas las rutas de exportación, dejando a las zonas “rojas” (donde predominan las guerrillas) sin mercado.

Las organizaciones sociales vaticinan una crisis social muy grave en los próximos meses. Si a esto sumamos las campañas de erradicación del gobierno que dejan a los campesinos sin ningún tipo de ingreso, la cosa se pone fea para decenas de miles de familias.

Las organizaciones campesinas y las asociaciones de juntas de acción comunal piden al gobierno un plan de desarrollo que permita la sustitución del cultivo de coca por la de los productos agrícolas tradicionales. Pero esto necesariamente tiene que ir acompañado de ayudas, préstamos, arreglo de vías y sobre todo de la protección a los productos agrícolas nacionales. Esto último conlleva la abolición de los tratados de libre comercio y del neoliberalismo en general.

Sobra decir que los responsables del tráfico de cocaína en el mundo son EEUU y Europa, los principales consumidores. Que el plan Colombia que supuestamente pretende erradicar el cultivo de coca lo único que lleva a estas regiones es guerra, contaminación y desplazamientos. Ya que en realidad EEUU manda ese dinero para combatir cualquier tipo de resistencia, ya sea armada o pacífica.

Anuncios