Buscar

El blog de Moncadista

Nací un 26 de julio…

mes

marzo 2012

Las sorpresas que esconde una Iglesia Universalista en Carolina del Norte

Esta semana pasada ha sido muy rara e intensa. Dos magníficos documentales sobre la guerra y la esperanza en Colombia y una charla sobre Irán y la política internacional estadounidense. Es de esto último de lo que quiero escribir. El miércoles Ray McGovern, un antiguo miembro de la CIA habló en la Iglesia Comunitaria Universalista unitaria, o al menos es así como lo traduzco literalmente. El acto era organizado por la “Coalición por la Paz con Justicia”, “Acción por la paz de Carolina del Norte” y “Mayores por la Paz”. De hecho yo creo que por la media de edad la mayoría venían de la última organización. Pensábamos que iba a ser un rollazo, una iglesia, un ex-de la CIA, hablando sobre Irán. Será propaganda, pero bueno, nos atrevimos.

Cuando entramos no pude cerrar la boca de mi asombro. Mesas con información sobre Palestina, donde podías comprar pañuelos palestinos auténticos (no los de Zara) y libros sobre la ocupación israelí, panfletos, y uno de esos impresionantes mapas con la pérdida de territorio palestino con los años.

Lo que no sabíamos es que Ray McGovern además era un activista político, y la charla se titulaba:”Irán: amenazas y exageraciones – ¿Quién se está quedando con quién?. “La charla explora las decepciones y tergiversaciones en el discurso público sobre Irán, así como los potenciales peligros de una agresión de un aliado de EEUU a Irán”.

El tipo, un hombre mayorcete, empieza saludando a los miembros del FBI presentes en la sala, aunque ninguno saludó. Y empezó a hablar, paró casi dos horas y media después. Resumiré lo que dijo (y lo que entendí):

Cuando empezó en la CIA, una de sus primeras misiones fue cubrir el conflicto en Irlanda. Él se refirió a ello como hacerle el juego al imperio británico, que había maltratado, robado sus vacas y saqueado sus tierras, las de sus abuelos. Sí, es católico e irlandés.

Enseguida entra en materia, hace una breve exposición histórica de Irán, de cómo en el ’53 se produjeron las primeras elecciones democráticas en Irán y ganó un tipo al que no se le ocurrió otra cosa que “darle al pueblo el petróleo que estaba en manos de la BP”. Entonces la CIA organiza un golpe que puso en el poder al Sha, uno de “los dictadores más sanguinarios que se han conocido en medio oriente”. El Sha fue derrocado por otra revolución y hasta nuestros días.  Explica con todo lujo de detalles cómo tanto la inteligencia estadounidense como israelí han enseñado que Irán no está preparando armas nucleares, que antes “tendrían que echar a la agencia de la energía atómica de allí”. Sin embargo, tanto el gobierno israelí como sobre todo los medios se empeñan en la guerra.

Pero antes de hablar en detalle sobre la situación actual entre Irán e Israel cuenta cómo Truman sabía que Pearl Harbor iba a ser atacado, de cómo ciudadanos estadounidenses han sido asesinados con la complicidad del gobierno, por ejemplo Rachel Corrie, o USS Liberty. De esto último cuenta una anécdota muy interesante. Resulta que ese barco estadounidense fue atacado por Israel, de tal mala manera que no lo hundieron, y al darse cuenta los israelíes salieron por patas. Los supervivientes lanzaron el SOS y unos aviones fueron al rescate. El mando de esa operación de rescate recibió una llamada de Robert McNamara, secretario de defensa entonces, ordenando que los aviones se volvieran. El que estaba al mando se negó, “señor, hemos sido atacados, no abandonamos a nuestros hombres heridos en combate, pongame con su supervisor”. Y efectivamente, su superior, el presidente Lyndon Jhonson, ordenó que no se rescatara a esos hombres porque sería una vergüenza para la nación, atacados por “fuego amigo”.

Habló largo y tendido sobre “el genocidio palestino”, de cómo los palestinos viven en una cárcel al aire libre con el apoyo militar, económico y político del gobierno estadounidense. Y es que según él, el 50% de los impuestos de los contribuyentes estadounidenses va a la guerra.

La parte más interesante es cuando empieza a contar cómo los sionistas mandan en este país. Dice que los generales israelíes entran en el pentágono como si estuvieran en su casa. El sionismo está en todas las estructuras del Estado, pero donde más poder o influencia tienen es en los medios de desinformación. De hecho, Obama y Clinton, aunque muy tímidamente, se oponen a un ataque a Irán, pero según McGovern, se le teme tanto al sionismo que nadie se atreverá a contradecir lo que un presidente israelí diga y entrarán “inevitablemente” en guerra con Irán si Israel finalmente decide atacar. Cuándo será eso o si será es algo que nadie parece tener claro. Unos dicen que Israel esperará a después de las elecciones en EEUU, así Obama no le temblará el pulso para corresponder a su principal aliado. Otros que será antes porque así Obama no “le quedará otro remedio que entrar en la guerra” porque no hacerlo sería algo imperdonable por el electorado demócrata pro-sionista, pero sobre todo por los medios de comunicación que lo machacarían.

Preguntaba alguien en el público por qué los medios de desinformación  son tan pro-guerra, más que los mismos políticos. Él dio una respuesta clara y contundente: La General Electrics, una de las principales compañías de armamento, es una de las principales propietarias de los medios de comunicación que a su vez son controlados por los “halcones sionistas”. Se cierra el círculo.

Durante el debate alguien le pregunta sobre la National Patriot Act, o Ley patriótica nacional, que firmó Obama hace unos meses (de la que he publicado varias traducciones) y que permite al ejército detener indefinidamente y ejecutar incluso a ciudadanos estadounidense sin control judicial. Dice que es un despropósito, algo que no pasaba desde la Guerra Civil, y que fue el propio gobierno el que insistió en que se metiera esa enmienda que incluyera a ciudadanos estadounidenses. Según él, la ley se aprobó en plena efervescencia del movimiento Occupy (el15M estadounidense), al que temían se convirtiera en un movimiento tan poderoso que desbordara las capacidades represivas “normales” del Estado (policía) y necesitaran de un apoyo extra, como son las desapariciones y ejecuciones con un velo legal. Algo que siempre se ha hecho, pero ilegalmente. Y aquí es cuando empiezo a estar en desacuerdo con este grupo (como no podía ser de otra manera, ¿verdad?):

Los asistentes, como decía, son un grupo de veteranos y hippies setentones blancos, muy blancos. Sólo un negro en la sala (con alrededor de 40-50), el que llevaba la cámara. En una ciudad donde el 50% de la población es negra. La “progresía” estadounidense tiene un problema (entre otros muchos), la segregación racial política. El “1%” no está asustado de Occupy, sino de los que realmente representan a la mayoría de la población, los pobres: blancos, negros y latinos. Esas 3 comunidades no sólo no se hablan entre ellas, ni se reconocen como iguales, pero es que ni siquiera hablan los mismos idiomas (en un sentido literal y metafórico). Y hasta que no se miren y comuniquen, hasta que la “intelectualidad” no sea capaz de integrar las reivindicaciones populares con las del fin de la guerra y el imperialismo, nada cambiará a mejor en este país. Eso, y que son unos chovinistas, por muy progres que sean no son capaces de mirar más lejos de su ombligo, lo que realmente les fastidia de la Ley Patriótica es que afecta a compatriotas.

Os dejo un vídeo fantástico (en inglés) donde McGovern se enfrenta a Donald Rumsfeld durante una conferencia. Simplemente le llama de mentiroso para arriba. Hay que echarle “cojones“.

[youtube http://youtu.be/v1FTmuhynaw]

Mariano, cocinero deconstructivo

En el programa de Seres sin rostro de esta semana hacemos un análisis de la reforma laboral, que no es una reforma, sino una contra-reforma, una deconstrucción.

[audio http://seressinrostro.files.wordpress.com/2012/02/1c2ba-programa-21-3-2012.mp3]

Pincha y descarga el archivo.

Este vídeo explica muy bien en qué consiste la reforma:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=IJyoGFmZCWQ]

El Fiscal General Holder defiende las ejecuciones sin cargos

6 de marzo de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
20 de marzo de 2012

Ayer, en un discurso en la Universidad del Noroeste, Eric Holder, Fiscal General de los EEUU, dió la explicación más detallada hasta ahora de porqué la administración Obama cree que tiene la autoridad para seleccionar en secreto a ciudadanos estadounidenses para ser ejecutados por la CIA sin ni siquiera acusarlos de un crimen, notificarles las acusaciones o darles la oportunidad de responder. Por el contrario los condenan a muerte sin una chispa de transparencia o vigilancia judicial.

La administración sigue manteniendo en secreto el memorandum legal que obtuvo para justificar estos asesinatos, y, como Charlie Savage del New York Times anotó, el “discurso de Holder no tenía notas a pie de página o específicas referencias legales, y estaba muy por debajo del nivel de detalle contenido en el memorandum de la Oficina del Consejo Legal.”

Pero el punto crucial del argumento de Holder tal como se expresa en el discurso de ayer es esto:

Algunos han argumentado que el presidente necesita obtener permiso de una corte federal antes de tomar acción contra un ciudadano de los Estados Unidos que sea un veterano líder de operaciones de Al Qaeda o fuerzas aliadas. Esto sencillamente no es exacto. “El debido proceso” y “el proceso judicial” no son una cosa y la misma, especialmente cuando se refiere a seguridad nacional. La Constitución garantiza el debido proceso, no el proceso judicial.

Cuando los oficiales de Obama (como los de Bush antes de ellos) se refieren a alguien como “un veterano líder de operaciones de Al Qaeda o fuerzas aliadas,” lo que realmente quieren decir es esto: alguien al que el Presidente ha acusado y a continuación decretado en secreto que es un terrorista sin ni siquiera presentar ninguna prueba. El “proceso” usado por la administración Obama para seleccionar a estadounidenses para ser ejecutados por la CIA es, como informó Reuters el pasado octubre, como sigue:

Militantes estadounidenses como Anwar al -Awlaki son metidos dentro de una lista para capturar o asesinar por un panel secreto de oficiales veteranos del gobierno, que después informan al presidente de sus decisiones… No hay ningún registro público de las operaciones o decisiones del panel, el cual es un subgrupo del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca… Ni hay ninguna ley que establezca su existencia o exponga las reglas por las que se supone que esta gente actúa.

Como Leon Panetta confirmó recientemente, el presidente toma la última decisión en cuanto a si el estadounidense será asesinado: “[El] presidente de los Estados Unidos obviamente revisa los casos, revisa la justificación legal y al final dice si se hace o no.”

O sea, este es el “proceso” el cual Eric Holder argumentaba ayer constituye el “debido proceso” como requería la Quinta Enmienda antes de que el gobierno pueda privar a alguien de su vida: el presidente y sus subordinados son tu acusación, tu juez, tu jurado y tu ejecutor. Todos convertidos en uno, actuando en total secreto y sin ni siquiera tú saber que te ha acusado y sentenciado a muerte, y no tienes ni la oportunidad de saberlo, sin hablar de enfrentar o enfocar sus acusaciones; ¿no es eso suficiente proceso para ti? En Esquire, Charles Pierce, escribiendo sobre el discurso de Holder, describió esto mejor: “una inmensa montaña de tonterías que debería avergonzar a cualquier Demócrata que haya dicho una palabra descortés sobre John Yoo.”

* * * * *

Obviamente he escrito sobre el programa para asesinar de Obama muchas veces ya pero hay algunos puntos que merece la pena examinar a la luz del discurso de Holder y la reacción al mismo:

(1) La disposición de los Demócratas para abrazar y defender esta potestad es especialmente reprobable debido a que sin duda está total y deslumbrantemente en desacuerdo con todo lo que clamaban bien alto creer durante los años de Bush. Recordemos dos de los “escándalos” más significativos de la Guerra de Bush contra el Terror: el poder que se confirió para meramente espiar y detener a acusados de terrorismo sin una revisión judicial de ninguna clase. ¿Recordáis aquello? Los progresistas no dejaron de acusar a Bush de “asaltar nuestros valores” y “destrozar la Constitución” sólo porque los oficiales de Bush querían escuchar y detener a sospechosos de terrorismo – no matarlos, sólo espiarlos y detenerlos – sin primero ir a una corte y probar que hicieron algo mal. Y aquí tenemos a una administración Demócrata haciéndose valer no solamente el derecho a vigilar o detener a ciudadanos sin cargos o revisión judicial, sino a matarlos sin nada de eso: un acto mucho más extremo, permanente e irreversible. Y encima, con algunas justas excepciones, el silencio es ensordecedor, o peor.

¿Cómo puede nadie que condenara abiertamente las meras escuchas ilegales y los poderes para detener de Bush sin una revisión judicial justificar de ninguna manera las ejecuciones sin revisión judicial de Obama? ¿Cómo puede el predecesor (de lejos con menos potestad) haber sido tal asalto a “todo por lo que nos mantenemos en pie” mientras que con este es una aceptable y tolerable utilización de los poderes de guerra? Si Barack Obama tiene el derecho a ordenar a acusados de terrorismo a ser ejecutados por la CIA porque “Estamos En Guerra”, entonces seguramente George Bush tenía el derecho de ordenar que se hicieran escuchas y se detuviera a acusados de terrorismo en el mismo ámbito.

Que el mismo partido y facción política que chilló sin parar sobre las escuchas de Bush y los programas de detención ahora toleren el programa de ejecuciones de Obama es uno de los actos más extremos, cobardes y deshonestos que hemos visto en bastante tiempo. Al extremo opuesto, los líderes del ala derechaexpertos ybloggers están siendo encomiablemente consistentes: ellos alabaron las escuchas y los programas de detenciones sin el debido proceso de Bush y ahora, basándose exactamente en el mismo razonamiento,alaban profusamente al presidente Obama por extender esa mentalidad a los asesinatos.

(2) No es el mero hecho de que el Partido Demócrata en general y sus hordas de seguidores hayan realizado un giro de 180º sobre estos asuntos desde el 20 de enero de 2009. Sino que es también verdad que el mismo Barack Obama y Eric Holder lo han hecho.

Durante los años de Bush, el entonces senador Obama a menudo hablaba en público muy elocuentemente sobre la “vital importancia del debido proceso incluso para los acusados de terrorismo”. Como ejemplo, él se levantó en el Senado y denunció las detenciones del Guantánamo de Bush en el ámbito de que “un individuo inocente podría ser mantenido y no podría rebatir el caso del gobierno y no tiene ninguna manera de demostrar su inocencia.” Habló del “terror que sentiría si un miembro de mi familia fuera rodeado en medio de la noche y enviado a Guantánamo sin ni siquiera tener la oportunidad de preguntar por qué estaba siendo retenidos o de ser capaces deprobar su inocencia.” Se burló de la afirmación del ala derecha de que “la investigación judicial es un lujo antiguo, trivial y dispensable.” Reconoció que es inevitable que el gobierno a veces cometa errores al acusar a gente inocente de ser terroristas, pero entonces dio la solución obvia: “lo que es evitable es rechazar que ni siquiera se permita que nuestro sistema legal corrija esos errores.”¿Cómo conmueve eso? Qué conmovedor tributo a la urgencia de permitir a los acusados de terrorismo un día en la corte antes de castigarlos.

Y luego tenemos a Eric Holder, que en 2008 dio un discurso a la Sociedad por la Constitución Americana denunciando lo radical del poder ejecutivo de Bush y haciendo un llamamiento a un “juicio público”. Específicamente se refería a la afirmación del ala derecha de que se debería permitir que los presidentes hicieran escuchas a acusados de terrorismo sin un control judicial para “mantenernos a salvo”. A la luz de lo que el fiscal general dijo y justificó ayer, sólo sorprende con lo que dijo hace apenas 3 años:

A aquellos en el ejecutivo que dicen “sólo confía en nosotros” cuando se refiere a secretos y a vigilancia de comunicaciones domésticas sin garantías yo les digo recuerda tu historia. A lo largo de mi vida, los oficiales del gobierno federal han espiado, acosado y chantajeado a Martin Luther King y otros líderes de los derechos civiles en el nombre de la seguridad nacional. Uno de los más grandes héroes de América a quien hoy honramos con un día festivo nacional, innumerables calles, escuelas y pronto un monumento en su nombre, fue tratado como un criminal por aquellos que en nuestro gobierno federal poseían demasiado criterio y un retorcido sentido del patriotismo. Watergate reveló abusos similares durante la administración Nixon.

Para recapitular la visión de Barack Obama: es una forma de “terror” detener a alguien “sin que ni siquiera tenga la oportunidad de probar su inocencia,” pero es bueno y noble para ellos ser ejecutados bajo las mismas circunstancias. Para recapitular la visión de Eric Holder: no debemos aceptar cuando la administración de Bush decía “sólo confía en nosotros” cuando se trata de espiar las comunicaciones de los acusados de terrorismo, pero debemos aceptar cuando la administración de Obama dice “sólo confía en nosotros” cuando se trata de señalar a compatriotas para ser ejecutados. Por lo que se ve, no es el 9 de septiembre del 2001 lo que “cambió todo”. Es el 20 de enero del 2009.

(3)La Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) dijo ayer que el discurso de Holder “es a fin de cuentas una defensa de una amplia, horrible y aclamada autoridad del gobierno para llevar a cabo asesinatos selectivos de civiles, incluyendo a ciudadanos estadounidenses, lejos de cualquier campo de batalla sin control judicial o sin escrutinio público.” La ACLU después añadió:

Pocas cosas son tan peligrosas para la libertad de EEUU como la proposición de que el gobierno debería ser capaz de matar a ciudadanos de cualquier sitio del mundo en base a normas y evidencias legales que nunca son llevadas a una corte, ya sea antes o después del hecho.

Cualquiera capaz de confiar en el presidente Obama con la potestad de declarar secretamente a un ciudadano estadounidense un enemigo del estado y ordenar su asesinato extrajudicial debería preguntarse si sería capaz de confiar en el siguiente presidente con esa peligrosa potestad.

Esto es de señalar por tres razones: Primero, la ACLU no está apenas diciendo que esto es una mala política; están sin embargo señalando lo obvio: que hay “pocas cosas tan peligrosas” como tener a tu propio gobierno tomándose el derecho a mandar a ciudadanos a morir sin un proceso judicial, y eso es exactamente lo que la administración Obama está haciendo sin ninguna repercusión negativa. Segundo, la ACLU está retando a defensores progresistas del presidente a hacer lo que ninguno hará: explicar por qué confiarían no sólo en Barack Obama, sino también en Sarah Palin, Newt Gingrich o Michele Bachmann para tener la potestad de señalar a ciudadanos de EEUU para ser asesinados en secreto y sin vigilancia judicial. Tercero, que la ACLU está condenando una política de Obama tan “peligrosa para la libertad de EEUU” como una política puede ser – también conocida como: máximo distintivo de tiranía – demuestra el inmenso abismo que se ha abierto bajo la presidencia Obama entre el Partido Demócrata y la ACLU (un grupo totalmente elogiado por demócratas cuando gobierna un presidente republicano), aunque esta brecha ha sido obvia por bastante tiempo.

(4) Lo que es tan impactante es ver cómo los oficiales de Obama y sus defensores suenan idénticos cuando se les compara a los teóricos legales del ala derecha que justificaban los programas más controvertidos de Bush. Incluso los lemas centrales que los justifican son los mismos: Estamos en guerra; el campo de batalla está en todas partes; los presidentes tienen el derecho de espiar, detener y matar combatientes sin permiso de una corte; el brazo ejecutivo es el único órgano para la guerra y ninguna corte puede interferir en las decisiones del presidente, etc. Pasé años escribiendo y refutando esas teorías legales y son idénticas a las que oímos ahora. Sólo considerad qué parecidas suenan una a otra las dos facciones.

Cuando se trata de las controversias de la Guerra contra el Terror, os oficiales de Bush decían todo el tiempo exactamente lo que los oficiales de Obama y sus defensores dicen ahora: sólo usamos estos poderes contra los terroristas – “la gente mala” – no contra buenos, normales y regulares estadounidenses; por lo que si tú no eres un terrorista, no tienes nada por lo que preocuparte. Aquí está lo que Trent Duffy el portavoz de la Casa Blanca dijo en diciembre del 2005, defendiendo el programa de escuchas sin garantías de Bush:

Este es un programa limitado. Esto no es para monitorear llamadas telefónicas destinadas a reservar un entrenamiento o qué llevar a una cena ordinaria. Estas están diseñadas para monitorizar llamadas de gente muy mala a otra gente muy mala que tienen un historial de reventar trenes de cercanías, bodas e iglesias.

Parecido a cuando George Bush se presentó ante las cámaras en diciembre de 2005 para admitir con orgullo y defender su programa de espionaje sin garantías, aseguró a la nación que todo eso estaba justificado porque se dirigía sólo a “las comunicaciones internacionales de gente con conocidos lazos con al Qaeda y organizaciones terroristas relacionadas.”

Encuentra a un defensor del programa de asesinatos de Obama y oirás exactamente lo mismo: esto está sólo dirigido a los terroristas como Awlaki, por lo que no necesitamos ninguna revisión de una corte o debido proceso. Aquí está lo que Holder dijo ayer: “es imperativo para el gobierno contrarrestar las amenazas planteadas por experimentados líderes operacionales de al Qaeda, y proteger a gente inocente cuyas vidas podrían perderse en esos ataques,” y las órdenes para asesinar son sólo enviadas una vez que “el gobierno de los EEUU lo ha determinado, después de una meticulosa y cuidadosa revisión, que el individuo supone una amenaza inminente de un ataque violento contra los Estados Unidos.”

Esto no es nada más que un ejercicio de supremo razonamiento circular y con pregunta retórica: si determinar que alguien es de hecho un terrorista puede ser determinado sólo cuando la prueba de su culpabilidad es presentada y ellos tienen la oportunidad de responder, justo como Holder y Obama decían durante los años de Bush. El gobierno asegura que ellos sólo seleccionan terroristas – ya sea dicho por Bush o Obama – no debería tranquilizar a nadie: eso es lo que aseguran siempre los que abusan de su poder, y es por eso precisamente por lo que no confiamos en que los oficiales del gobierno castiguen a gente basándose en acusaciones no probadas. Aquí está lo que John Mitchell, el Fiscal General de Nixon, dijo para apaciguar el creciente temor a nuevos poderes del gobierno para hacer escuchas, tal como se informó en este artículo del Time Magazine del 25 de julio de 1969:

Mitchell rechazó revelar ninguna figura, pero indicó que el número era mucho más bajo de lo que la mayoría de la gente podría pensar. “Cualquier ciudadano de los Estados Unidos que no esté envuelto en ninguna actividad ilegal,” añadió, “no tiene nada que temer.”

Se supone que aprendimos importantes lecciones de los abusos de poder de la administración Nixon, y después de la administración Obama: a saber, que no confiamos en los oficiales del gobierno que ejerzan el poder en la sombra, sin vigilancia judicial, sin obligación de probar sus acusaciones. Y todavía ahora escuchamos exactamente esta misma mentalidad saliendo de Obama, sus oficiales y defensores para justificar una potestad mucho más extrema que tanto Nixon como Bush ni soñaron en tener: él sólo está matando a los “malos ciudadanos”, ¡por lo que no hay ninguna razón que objetar!

Aquí está una crítica que escribí en enero de 2006, sobre el documento oficial de 42 páginas del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) de Bush donde se justifica las escuchas ilegales sin garantías a acusados de terrorismo. Si lo leéis veréis: la esencia de la visión del mundo de Bush era esa cuando se trataba de la guerra, es el presidente el que tiene la única responsabilidad y la potestad y las cortes no deben revisar o interferir con lo que él decide sobre quién es un terrorista y qué se le debería hacer. El presidente es “el único órgano para la nación en asuntos internacionales,” declaró el Departamento de Justicia de Bush, y “entre las tareas constitucionales básicas del presidente es la de proteger a la nación de un ataque armado” y así, “la Constitución le da toda la autoridad necesaria para desempeñar esa responsabilidad.” O, como Holder señaló ayer: “La conducción y el manejo de las operaciones de seguridad nacional son funciones cruciales del brazo ejecutivo, como las cortes han reconocido a lo largo de la historia” y por tanto “el presidente no necesita obtener permiso de una corte federal.” Uno no puede rechazar el punto de vista legal de Bush utilizado para justificar aquellos programas mientras se apoya el punto de vista de Obama expresado aquí – al menos no con un ápice de coherencia intelectual o dignidad.

(5) Las dudosas o categóricamente falsas afirmaciones hechas por Holder son demasiado numerosas para repasarlas todas, pero hay un par que merece la pena subrayar. Dijo, por ejemplo, que “la Corte Suprema ha dejado claro que la “clausula del debido proceso” no impone que sirva para todos los requerimientos, sino que en cambio mandata salvaguardas de procedimiento que dependen de circunstancias específicas.” Esa parte es verdad: en el caso del 2004 de Hamdi contra Rumsfeld, la Corte Suprema rechazó el argumento de la administración de Bush de que podía detener ciudadanos estadounidenses acusados de terrorismo sin ningún proceso en el que se pudieran defender de las acusaciones contra ellos, aunque la Corte sostuvo que algo menos que un juicio completo podría satisfacer la cláusula del Debido Proceso. Pero como apunta Marcy Wheeler, la Corte impuso requerimientos “del debido proceso” que son exactamente lo contrario a lo que la administración Obama está haciendo con sus asesinatos. La corte dijo (negrita añadida):

Es durante nuestros momentos más desafiantes e inciertos cuando nuestro compromiso como Nación al debido proceso es puesto a prueba más severamente; y es en estos momentos es que debemos perseverar en nuestro compromiso en casa a los principios por los que luchamos en el extranjero….

Por tanto nosotros mantenemos que un ciudadano detenido buscando poner a prueba su clasificación como un combatiente enemigo debe recibir noticia de las bases objetivas para esa clasificación, y una oportunidad justa para rebatir las alegaciones ante un órgano decisorio neutral…

En suma, mientras que la total protección que la acompaña pone a prueba a las detenciones en otros ámbitos puede hacer inoperable e inapropiado en el ámbito del combatiente enemigo, las amenazas a las operaciones militares planteadas por un sistema básico de revisión independiente no son argumentos tan de peso como deshacerse de los derechos básicos de un ciudadano para poner a prueba con toda razón el caso del gobierno y ser oído delante de un juez imparcial.

¿Cómo puede Eric Holder ni siquiera citar las decisiones de la Corte Suprema sobre el Debido Proceso en el contexto de la “guerra contra el terror” cuando la Corte ha decidido que ciudadanos -meramente detenidos, no digamos asesinados – tienen derecho a exactamente lo que la administración Obama rechaza dar: “ una oportunidad justa para rebatir las alegaciones ante un órgano decisorio neutral” y “ los derechos básicos de un ciudadano para poner a prueba con toda razón el caso del gobierno y ser oído delante de un juez imparcial”? Es precisamente porque Obama rechaza cumplir con las obligaciones impuestas por la Corte antes de ordenar ejecutar a ciudadanos por lo que este comportamiento es tan reprobable.

Si, como Holder argumenta, la “cláusula del debido proceso” permite matar a un ciudadano basándose en acusaciones del presidente que son hechas en total secreto y las cuales él no tiene ni la oportunidad de escuchar, no digamos refutar, entonces la salvaguarda central de la Constitución no tienen ningún sentido. Y la sentencia de la Corte Suprema que tanto Holder referencia no deja ninguna duda al respecto, como requería una vista procesal ante un juez neutral incluso para alguien acusado de ser un “combatiente enemigo” en plena Guerra contra el Terror.

Después está la dependencia de Holder en el viejo truco neocon: citar lo que Lincoln hizo en la guerra civil o lo que Franklin D. Roosevelt hizo en la Segunda Guerra Mundial – como si fueran comprables a la Guerra contra el Terror – para justificar lo que está haciéndose ahora. Así oímos esto de Holder: “durante la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos localizaron el avión en el que volaba el Almirante Isoroku Yamamoto – el comandante de las fuerzas japonesas en el ataque a Pearl Harbor y en la Batalla de Midway – y lo derribó específicamente porque él iba a bordo.” Oficiales de la administración han recurrido a este argumento antes cuando respondían a mis críticas al programa de asesinatos de Obama.

Incluso dejando de lado la enorme diferencia entre guerras que presentaban una amenaza real (La Guerra Civil, la Segunda Guerra Mundial) y la llamada Guerra contra el Terror, la diferencia entre el asesinato de Yamamoto y los asesinatos de ciudadanos de Obama es evidente en sí misma. No había ninguna duda de que el Almirante Yamamoto era de hecho un comandante de un ejército enemigo en guerra con los EEUU: vestía el uniforme del ejército y se identificaba a sí mismo como tal. Por el contrario, hay considerables dudas de si Anwar Awlaki u otros acusados de ser miembros de Al Qaeda son de hecho culpables de planear ataques terroristas contra EEUU. Eso es cierto por exactamente la razón que Holder, en otra parte de su discurso, explicó: los miembros de Al Qaeda “no se comportan como militares tradicionales – vistiendo uniformes, llevando armas abiertamente, o reclutando fuerzas para preparar un ataque.”

Por eso es por lo que aplicar una doctrina tradicional de guerra a acusados de terrorismo (que no se encuentra en un campo de batalla sino en sus coches, sus casas, en el trabajo, etc) es tan inapropiado, y por qué una revisión judicial es tan urgente: porque el riesgo de falsas acusaciones es mucho más alto que cuando se capturan a soldados uniformados en un campo de batalla. Sólo volver a señalar qué dudosas terminaron siendo muchas acusaciones de terrorismo del gobierno una vez que las cortes federales empezaron a mirar con detenimiento esas acusaciones como apoyo probatorio. De hecho, los expertos en Yemen como Gregory Johnsen han señalado repetidamente en respuesta a las afirmaciones de que Awlaki planeó ataques terroristas: “sabemos muy poco, demasiado poco cuando se trata de su papel operacional”“nosotros no sabemos esto, lo sospechamos pero no lo sabemos.” Dado el vergonzoso registro en la Guerra contra el Terror, ¿qué persona racional “confiaría” en el gobierno para hacer determinaciones sobre quién es y quién no es un terrorista en la sombra, sin límites o controles sobre lo que pueden hacer?

(6) El intento de Holder de justificar estos asesinatos en el ámbito de que la “captura no es factible” no consigue nada. Primero, los EEUU nunca se han molestado en acusar a Awlaki para que voluntariamente se entregara o para que respondiera a los cargos (aunque en un momento, mucho después de que ordenaran su asesinato, “consideraron” incriminarlo); en cambio, simplemente lo mataron sin demostrar que había ninguna evidencia que apoyara esas acusaciones. ¿Qué justifica eso? Además, el hecho de que el gobierno es incapaz de detener y procesar a un criminal no justifica su asesinato; aparte de alguna resistencia violenta durante la captura, el gobierno no es libre de ir simplemente por ahí matando fugitivos que no han sido condenados a nada. Además, que Awlaki no podía haber sido capturado en un país donde el gobierno es poco menos que un cliente estadounidense es dudoso como poco; si los EEUU podían localizar y entrar en la casa de Osama bin Laden sin la cooperación del gobierno paquistaní, ¿por qué no podían hacer lo mismo con Awlaki in Yemen?

Pero el punto más importante es que Holder no está confinando esta potestad para asesinar a las circunstancias donde la “captura no es factible”. Al contrario, específicamente dice que asesinar “sería legal por lo menos en las siguientes circunstancias”: lo que quiere decir que la potestad declarada del presidente no está confinada a esas condiciones. Como escribió Charlie Savage: “Es significativo que el Sr. Holderno dijo que tal situación es la única en la que sería legal matar a un ciudadano. Más bien dijo que sería legal “al menos” bajo esas condiciones.” No tenemos ni idea de qué lejos la administración Obama cree que su potestad para asesinar se extiende porque rechaza publicar el memorándum legal que lo justifica; no hay marco legal gobernándolo; y no hay transparencia o rendición de cuentas para las órdenes de ejecución del presidente.

* * * * *

En suma, el intento de Holder para hacer parecer todo esto normal y común debería ser un insulto a cualquiera con los más básicos conocimientos de la ley estadounidense. Como el New York Times indicó cuando se confirmó por primera vez el programa de asesinatos en abril del 2010: “La administración Obama ha dado el paso extraordinario de autorizar asesinatos selectivos de ciudadanos estadounidenses… Es extremadamente raro, si no sin precedentes, que un estadounidense sea señalado para ser asesinado, dijeron los oficiales. Un antiguo oficial legal veterano de la administración de George W. Bush dijo que no sabía de ningún caso en el que un presidente aprobara el asesinato selectivo de un estadounidense.” Al día de hoy, ni un sólo ciudadano ha sido identificado.

Como siempre, el punto más importante que hay que señalar de todo el debate es lo perverso y retorcido que es que ni siquiera tengamos este “debate”. Debería ser negado en sí mismo, marginado, para afirmar que el presidente, actuando sin verificar o sin transparencia, puede ordenar que ciudadanos estadounidenses sean ejecutados lejos de cualquier campo de batalla y sin ninguna oportunidad de saber ni siquiera sobre, no digamos refutar, las acusaciones. Que esta política está siendo implementada y defendida por el mismo partido político que pasó la última década tan de boquilla y con oportunismo objetando por potestades mucho menos extremas lo hace a todo lo más repulsivo. Ese hecho lo hace más peligroso, porque -como uno puede ver – el hecho de que es un presidente demócrata el que lo está haciendo, y los oficiales del Partido Demócrata lo justifican, significa que es mucho más fácil de normalizar: muy poco de los seguidores del Partido, especialmente en un año de elecciones, son capaces de hacer mucho alboroto de todo ello.

Y así la potestad presidencial para asesinar se asentará como un consenso bipartidista por lo menos por una generación. Ese será sin duda uno de los aspectos más significativos del legado de Obama. Vamos a no dejar que ningún demócrata que ahora apoya o incluso calla sea oído objetar cuando el siguiente presidente republicano ejerza su poder en el modo que a ellos no les gusta.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com

Moncadista en la capi

Si no os gusta cómo ha quedado este post tanto en la estética como en el contenido poned una reclamación que la eliminaré con estilo democrático.

El viernes me pasé como el que no quiere la cosa por la capital del imperio haciendo una breve parada por territorio español. Dos guardias civiles me abren amablemente la puerta y como en una parodia discuten entre ellos si se atiende o no los viernes. En el consulado estaban muy ocupados y me dijeron que me tomara un café y volviera en media hora. Ese rato me lo pasé en la cafetería de enfrente escuchando la conversación de dos ejemplares ciudadanos patrios. Aprendí que las violaciones a los derechos humanos que sucedieron en Valencia no fueron otra cosa que un montaje del diario Público. Y que la huelga general es un despropósito, vergonzosa. Entre otras lindeces como que no hay derecho que una mujer se quede embarazada y la empresa no pueda despedirla.

En ese momento veo una cara conocida, con un par de escoltas. La cara me resultaba familiar y sabía que la había visto en más de una portada de “El Jueves”. !Ahh, la infanta¡. Cuando volví adentro vi a los del consulado alborotados porque a la lista se le había olvidado dejar una foto. Se ve que la pobre no gana ni para fotomatones.

Pero bueno yo venía aquí a enseñaros algunas fotos de mi paseo por la capital de EEUU, Washington DC.

La de la izquierda no es más que una bonita calle de la ciudad, la de la derecha es la del edificio donde se aloja el Instituto de Paz de los Estados Unidos. Lo primero que le viene a uno a la cabeza es el trabajín que tienen que tener ahí dentro viendo qué país invaden al que puedan llevar la paz.

La de la izquierda no sé muy bien qué representa, un misil, un lápiz o “dime de lo que presumes….”. No, en serio, es un obelisco que le hicieron al primer presidente del país, George Washington. Es la estructura de piedra más grande del mundo. No se puede decir que no empezaron con aires de grandeza estos yanquis. No os digo por dónde se podrían meter semejante monumento. El de la derecha es donde está sentado Lyncoln, otra monstruosidad que me recuerda a esta.

Sabes que no me gusta la esclavitud y totalmente admites lo erróneo que es desde un punto de vista abstracto.

Al lado de los baños, por eso lo vi, había una exhibición con citas de Lyncoln, ese presidente que ganó la guerra civil y que supuestamente liberó a los esclavos. No me voy a entretener mucho, pero Lyncoln fue un esclavista hasta el último momento. Los negros no fueron liberados totalmente hasta los años 60 y aún hoy en mi universidad se dedican a limpiarnos la mierda a los blancos. Si queréis saber más sobre el tema leeros La otra historia de los Estados Unidos de Howard Zinn.

Pero si os fijáis en la foto de la derecha, no en la estatua, veréis un ranger que está adoctrinando al personal sobre lo bueno que fue el de la estatua.

La siguiente parada es el memorial a la guerra de Corea. En la misma tónica, una guerra de invasión (todavía hay más de 40.000 soldados de EEUU en Corea del Sur) se convierte por arte de magia en una liberación.

Y es que como dice una placa justo al lado: La libertad no es libre. Que es como decir que el agua moja. Pero yo lo que entiendo que están diciendo es mira lo buena gente que somos que vamos a liberar países. Que ya que estaban se hubieran atrevido a liberar toda la península, pero se quedaron a mitad. Y ahora tenemos una panda de piraos vestidos de rojo arriba y otra panda de salvajes abajo. Ambos en el gobierno me refiero. Sus pueblos demasiado tienen. Y si no, no os perdáis la libertad que los EEUU llevaron a Corea del Sur en el vídeo de abajo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=QgB9P83r7Mk]

El memorial de la Segunda Guerra Mundial es más de lo mismo. Nos venden la moto con que liberaron Europa del fascismo, y “Los americanos (véase estadounidenses) vinieron a liberar no a conquistar, a restaurar la libertad y terminar con la tiranía“. Claro, por eso tienen bases militares en Italia y Alemania. O participaron cuando ya habían hecho el agosto comerciando con los nazis. Y la pena es que se quedaron sin fuelle cuando se trataba de restaurar la libertad en España, y no les importó reconocer al tirano Franco y aceptar a España en la ONU a cambio de un par de bases militares y buenos negocios.

Los primeros cerezos donados a la ciudad de Washington por la ciudad de Tokio como gesto de amistad y buen futuro fueron plantados aquí el 27 de marzo de 1912.

Los japoneses, muy majos ellos, en 1912 les regalaron unos cerezos para que los sembraran al lado del río. Se ve que las cerezas tenían que estar amargas porque unos años después les mandaron de vuelta un par de pepinos con el culo amargo a Hiroshima y Nagasaki .

Para rematar me encuentro en la casa de las Américas a Isabel la guarra. ¿No podrían haber elegido a otro personaje para representar a América? Bolívar, Martí….No, a la genocida a la que no le tocaba el agua.

El marxismo es el ángel guardián del capitalismo
Cultiva la paz y el comercio con todos

Después me fui al museo del holocausto, donde no se fiaban del agua que llevaba y me hicieron beber de mi botella…menos mal que no llevaba mi pañuelo palestino si no me lo hacen tragar.

Había una exposición muy buena sobre la propaganda nazi con cartelería y proyecciones de mucha calidad. Me di cuenta que Hitler y su cuadrilla no eran unos mindundis. Igual que no lo son los que gobiernan (en todos los sentidos) este país. La exposición criticaba cuestiones como la violencia, la censura o la falta de libertad. En la parte de la historia de la 2ª guerra mundial España y el franquismo no existen. Y solo los judíos fueron masacrados. En más de un comentario se decía que el nazismo era una reacción a la revolución bolchevique. Por eso el cartel de la izquierda.

Que el museo era sionista estaba claro, que en todo el museo se obviaron los genocidios cometidos por los EEUU, también. Lo que no me esperaba es que la exposición terminara con una foto de Ahmanideyah, en la que se advierte del peligro de un nuevo genocidio judío por el antisemitismo árabe, y se cita al presidente de Irán cuando dijo aquello de “Las grandes potencias han creado el régimen sionista para extender su soberanía en la región… todos los días este régimen masacra a los palestinos, pero como es contrario a la naturaleza, pronto asistiremos a su desaparición y a su destrucción

Concluyendo, Washington DC es evidentemente la capital del imperio. Es una ciudad de monumentos al cinismo. Es parte de la propaganda necesaria para que el pueblo estadounidense siga tragándose barbarie tras barbarie, como la de esta semana por ejemplo. Porque no hay matanzas en Afganistán, son actos de liberación, que tendrán su bonito memorial recordando cómo EEUU liberó a otro país más.

¡Qué se retiren todos los cargos contra Bradley Manning!


24 de febrero de 2012
Publicación de Veteranos por la Paz:

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
8 de marzo de 2012

Jueves, 23 de febrero.

¡Que se retiren todos los cargos contra Bradley Manning!

Veteranos por la Paz le dice al ejército de EEUU: Parad la persecución contra el soldado informante.

Una organización nacional que representa a miles de veteranos militares está llamando al ejército de los EEUU a abandonar los procedimientos de corte marcial contra el soldado raso Bradley Manning, acusado de ser informante de Wikileaks. El joven soldado, que lleva en prisión 21 meses, será acusado formalmente hoy (jueves 23 de febrero) en Fuerte Meade, Maryland. La acusación del ejército dice que el recluta Manning será acusado de 22 cargos, incluyendo “ayudar al enemigo”, un crimen que puede ser castigado con la pena de muerte o cadena perpetua.

“¿Dónde está la justicia?” pregunta Gerry Condon, un miembro del comité de Veteranos por la Paz. “El ejército está eludiendo sus responsabilidades al castigar a soldados que han cometido violación o asesinatos. Y aún así están intentando destrozar la vida de Bradley Manning, que no le ha tocado un pelo a nadie.”

En mayo de 2010, el ejército arrestó en Irak al recluta Manning, que tenía 22 años, donde estaba trabajando como analista de inteligencia de bajo rango. Está acusado de filtrar información clasificada, incluyendo un vídeo del ejército que enseña a soldados de EEUU disparando desde un helicóptero Apache contra civiles desarmados, incluyendo a dos trabajadores de Reuters. El vídeo, apodado “Asesinato colateral”, se ha visto millones de veces en YouTube.

La fiscalía también ha acusado a Manning de dar a Wikileaks miles de diarios del ejército sobre la ocupación de Irak y Afganistán. Los informes del propio ejército revelan que el asesinato de civiles era un acontecimiento frecuente y que el ejército mentían regularmente sobre ello. Los diarios también enseñan que el ejército mentía a la población estadounidense sobre el progreso de las guerras tanto en Irak como Afganistán.

“No es un crimen revelar pruebas de crímenes de guerra, pero es un crimen esconder pruebas de crímenes de guerra, como al parecer ha hecho el ejército,” dijo Leah Bolger antigua comandante de navío, que hace poco ha sido elegida la primera mujer presidente de Veteranos por la Paz. “El pueblo estadounidense merece conocer la verdad sobre las guerras que se emprenden en nuestro nombre,” continuaba Bolger. “No se debería pedir a nuestros soldados morir por una mentira, y los que nos dicen la verdad no deberían ser los castigados.”

Bradley Manning lleva detenido 21 meses, de los que 8 han sido en aislamiento en la base militar de la marina en Quantico, Virginia, donde los informes de los abusos que rozaban la tortura causó un clamor internacional. Manning está ahora en otra prisión militar en el Fuerte Leavenworth, en Kansas, y la prisión de Quantico se ha cerrado. El gobierno de EEUU ha rechazado repetidas peticiones por parte del relator especial contra la tortura de las Naciones Unidas, Juan Méndez, para entrevistar en privado al recluta Manning sobre su trato.

El abogado personal de Manning, David Coombs, se ha quejado en su blog de que la mayoría de los testigos que él ha pedido han sido rechazados por el juez del ejército, mientras que todos los testigos de la acusación han sido permitidos.

“Esto es una corte marcial amañada”, dijo Gerry Condon de Veteranos por la Paz. “Ahora es obvio que el ejército de EEUU no dará al recluta Manning un juicio justo. Por eso Veteranos por la Paz hacen un llamado al jefe de la plana mayor del ejército Ray Odierno, al secretario de defensa Leon Panetta y al comandante en jefe Barack Obama a retirar los cargos contra Bradley Manning.”

Veteranos por la Paz, en su convención nacional del 2010, premiaron a Bradley Manning por su coraje. “Si realmente hizo aquello por lo que es acusado, entonces es un héroe,” dijo Mike Ferner, Director interino de Veteranos por la Paz.

Veteranos por la Paz es una organización creada hace 26 años cuya misión es abolir la guerra a través de métodos no violentos, y cuidad de las necesidades de los veteranos y las víctimas de guerra. Para más información visite http://www.veteransforpeace.org/ http://www.bradleymanning.org/.

Bradley Manning, el aislamiento, y Ocupar por los prisioneros.

“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar mentalmente a la gente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.”

27 de febrero de 2012.
Bill Quigley

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
6 de marzo de 2012

Hoy el soldado raso del ejército de los EEUU Bradley Manning es acusado formalmente en Fort Meade, Maryland, de numerosos crímenes. Manning, que ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz por miembros del parlamento de Islandia, está acusado de sacar a la luz cientos de miles de documentos que exponen secretos del gobierno de los EEUU a través de la página web Wikileaks. Estos documentos exponen mentiras, corrupción y crímenes cometidos por los EEUU y otros países. El equipo de defensa de Bradley Manning señala con acierto que mucho de lo que se ha publicado en Wikileaks o no era de hecho secreto o no debería serlo.

El proceso judicial contra Manning es una injusticia. Los oficiales de EEUU están muy avergonzados de lo que Manning sacó a la luz y están disparando al mensajero. Como el excelente escritor de Salon, Glen Greenwald, observó, el presidente Obama ha enjuiciado más informantes por espionaje que el resto de presidentes juntos.

Una de las partes más indignantes del trato a Bradley Manning es que los EEUU lo tienen en unas condiciones ilegales y de tortura al estar confinado en aislamiento durante meses en la base de la Marina en Quantico, Virginia. Mantener a Manning en aislamiento provocó condenas de muchos grupos entre los que están Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Centro para los Derechos Constitucionales, la Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) y el New York Times.

“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar a la gente mentalmente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.” Las condiciones y prácticas de aislamiento son una violación de la declaración universal de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra contra la tortura, y la Convención de NNUU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación.

Expertos médicos dicen que después de 60 días en soledad el estado mental de la gente empieza a quebrarse. Eso significa que esa persona empezará a experimentar pánico, ansiedad, confusión, dolores de cabeza, palpitaciones, problemas de sueño, introversión, rabia, depresión, desesperación y exceso de sensibilidad. Con el tiempo esto puede llevar a un trauma psiquiátrico severo y síntomas como psicosis, distorsión de la realidad, alucinaciones, ansiedad y confusión agudas. Básicamente, la mente se desintegra.

Por eso el relator especial contra la tortura de las Naciones Unidas pidió investigar el confinamiento en aislamiento de Manning y reprendió a los EEUU cuando el Ejército no permitió que tuviera una visita sin vigilancia.

La Historia probablemente juzgará a Manning como un héroe igual que a Daniel Ellsberg, quien filtró los documentos del Pentágono.

Es importante darse cuenta de que decenas de miles de personas además de Manning son mantenidos todos los días en aislamiento en los EEUU. Los expertos estiman que como mínimo 20.000 personas son mantenidas en aislamiento solo en prisiones de super máxima seguridad, sin contar los miles que están en prisiones locales y estatales que también son mantenidos en aislamiento. Y el confinamiento en solitario es a menudo forzado a los prisioneros musulmanes, incluso personas antes del juicio que se suponen inocentes, bajo Medidas Administrativas Especiales.

En 1995, el Comité por los Derechos Humanos de la ONU manifestó que las condiciones de aislamiento en ciertas prisiones de máxima seguridad de los EEUU son incompatibles con los estándares internacionales. En 1996, el relator especial contra la tortura de la ONU informó de trato cruel, inhumano y degradante en las prisiones de super máxima seguridad. En mayo del 2006, el mismo comité concluyó que los Estados Unidos deberían “revisar el régimen impuesto a los detenidos en prisiones de super máxima seguridad, en particular, la práctica de aislamiento prolongado.”

John McCain dijo que los dos años que pasó en aislamiento fueron una tortura. “Quiebra tu espíritu y debilita tu resistencia tan efectivamente como ninguna otra forma de maltrato.” La reacción de McCain y muchas otras víctimas de tortura por aislamiento fueron descritas en un artículo excelente de Atul Gawande sobre aislamiento del New Yorker en el 2009. Gawande concluyó que el aislamiento prolongado es objetivamente horrible, intrínsecamente cruel y más extendido en los EEUU que en ningún otro país del mundo.

Esta semana cientos de miembros del movimiento Ocupar unieron fuerzas con personas defensoras de derechos humanos en manifestaciones en California, Nueva York, Ohio y Washington DC. Se llaman a sí mismos Ocupar por los prisioneros. Los activistas están trabajando para crear un movimiento social que luche por cambios serios y fundamentales en el sistema penal de EEUU.

Una de las principales quejas de los activistas por los derechos humanos de los prisioneros es el abuso que se hace del confinamiento en solitario a lo largo de las prisiones de EEUU. El activista en prisión Mumia Abu-Jamal dijo que la justicia reclama el fin del aislamiento, “significa la abolición del confinamiento en solitario, que no es otra cosa que las modernas cámaras de tortura para los pobres.” La prisión de la Bahía Pelícano en California, el sitio en el que cientos de prisioneros hicieron una huelga de hambre el año pasado, alberga alrededor de 1000 internos en confinamiento en solitario, algunos llevan 20 años.

En la marcha de Ocupar por los prisioneros a las afueras de la prisión de San Quentin, los tres montañistas de EEUU que estuvieron detenidos un año en Irán hablaron del impacto psicológico que tiene estar 14 meses de confinamiento en solitario. Sarah Shourd dijo que el tiempo que pasó sin contacto humano le llevó a golpear las paredes de su celda hasta que sus nudillos sangraban.

Cuando Manning fue mantenido en solitario estuvo en su celda durante 23 horas al día durante meses seguidos. El gobierno de EEUU lo torturó para enviar un mensaje a otros que podrían estar considerando “tocar la flauta” con secretos de EEUU. Al mismo tiempo, decenas de miles de otros en los EEUU son mantenidos en celdas 23 horas al día durante meses, incluso años. Esa tortura también está enviando un mensaje.

Miles se levantaron por Bradley Manning y consiguieron que se le liberara del aislamiento. La gente debe de la misma manera levantarse por los otros miles que también están en aislamiento.

Así que levántate en solidaridad con Bradley Manning y lucha contra su persecución. Y también levántate contra el confinamiento en solitario de decenas de miles en cárceles y prisiones de EEUU. Échale un vistazo a la red de apoyo a Bradley ManningSolitary Watch y Ocupar por los prisioneros como maneras para participar.

Bill Quigley es director legal del Centro por los Derechos Constitucionales y profesor de derecho en la Universidad Loyola de Nueva Orleans. Lo puedes encontrar en quigley77@gmail.com.

Este artículo apareció originalmente en nationofchange.org el sábado 25 de febrero de 2012.


El Andamio en marcha

 

Estamos en una estructura de hierro con trozos de madera… no es muy estable, tenemos miedo, sentimos el miedo dentro, angustia, no nos podemos mover, de lo contrario caeremos, ¿pero dónde? ¿Dónde podemos caer si perdemos nuestro trabajo? ¿Dónde podemos caer si nos explotan extrayendo cada gota de nuestros sesos?

 

Inseguridad, sentimos la inestabilidad en nuestros cuerpos, queremos salir, ¿queremos saltar del andamio que nos sujeta o realmente queremos reforzarlo?, ¿queremos vivir siempre en la inestabilidad o estamos dispuestos a luchar, construir con otros… a hacer de este andamio ese espacio de justicia y solidaridad con el que soñamos?

 

Todo está en nuestras manos…. El Andamio, la realidad, el mundo… no nos queremos bajar de él, lo vamos a llenar de esperanzas… súbete con nosotros.

 

Arranca la emisión de El Andamio. Un programa en el que profundizaremos en el trabajo, en los trabajadores. Hablaremos con optimismo sobre la realidad laboral local, estatal e internacional, hablaremos de cómo combatir esta realidad y sobre todo de experiencias de lucha que incluso siendo chiquitas nos abren todo un mundo de esperanza… que otro mundo es posible y que tenemos que aportar para construirlo.

 

Desde el barrio obrero del Zaidín en Granada, pero también desde cualquier parte de la geografía española e internacional.

 

Nos podrás oir en Radioactividad, el 106.9 FM si estás en Granada, o desde cualquier punto del planeta pinchando en la página de El Andamio.

 

Y aquí podréis descargar y oír el primer programa donde hablamos de la reformal laboral y entrevistamos a los trabajadores de Clece en Granada y de Eulen en Córdoba.

Y este es el programa si lo preferís escuchar aquí. [audio http://www.ivoox.com/andamio-3-marzo-2012_md_1085491_1.mp3]

Subir ↑