“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar mentalmente a la gente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.”

27 de febrero de 2012.
Bill Quigley

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
6 de marzo de 2012

Hoy el soldado raso del ejército de los EEUU Bradley Manning es acusado formalmente en Fort Meade, Maryland, de numerosos crímenes. Manning, que ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz por miembros del parlamento de Islandia, está acusado de sacar a la luz cientos de miles de documentos que exponen secretos del gobierno de los EEUU a través de la página web Wikileaks. Estos documentos exponen mentiras, corrupción y crímenes cometidos por los EEUU y otros países. El equipo de defensa de Bradley Manning señala con acierto que mucho de lo que se ha publicado en Wikileaks o no era de hecho secreto o no debería serlo.

El proceso judicial contra Manning es una injusticia. Los oficiales de EEUU están muy avergonzados de lo que Manning sacó a la luz y están disparando al mensajero. Como el excelente escritor de Salon, Glen Greenwald, observó, el presidente Obama ha enjuiciado más informantes por espionaje que el resto de presidentes juntos.

Una de las partes más indignantes del trato a Bradley Manning es que los EEUU lo tienen en unas condiciones ilegales y de tortura al estar confinado en aislamiento durante meses en la base de la Marina en Quantico, Virginia. Mantener a Manning en aislamiento provocó condenas de muchos grupos entre los que están Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Centro para los Derechos Constitucionales, la Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) y el New York Times.

“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar a la gente mentalmente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.” Las condiciones y prácticas de aislamiento son una violación de la declaración universal de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra contra la tortura, y la Convención de NNUU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación.

Expertos médicos dicen que después de 60 días en soledad el estado mental de la gente empieza a quebrarse. Eso significa que esa persona empezará a experimentar pánico, ansiedad, confusión, dolores de cabeza, palpitaciones, problemas de sueño, introversión, rabia, depresión, desesperación y exceso de sensibilidad. Con el tiempo esto puede llevar a un trauma psiquiátrico severo y síntomas como psicosis, distorsión de la realidad, alucinaciones, ansiedad y confusión agudas. Básicamente, la mente se desintegra.

Por eso el relator especial contra la tortura de las Naciones Unidas pidió investigar el confinamiento en aislamiento de Manning y reprendió a los EEUU cuando el Ejército no permitió que tuviera una visita sin vigilancia.

La Historia probablemente juzgará a Manning como un héroe igual que a Daniel Ellsberg, quien filtró los documentos del Pentágono.

Es importante darse cuenta de que decenas de miles de personas además de Manning son mantenidos todos los días en aislamiento en los EEUU. Los expertos estiman que como mínimo 20.000 personas son mantenidas en aislamiento solo en prisiones de super máxima seguridad, sin contar los miles que están en prisiones locales y estatales que también son mantenidos en aislamiento. Y el confinamiento en solitario es a menudo forzado a los prisioneros musulmanes, incluso personas antes del juicio que se suponen inocentes, bajo Medidas Administrativas Especiales.

En 1995, el Comité por los Derechos Humanos de la ONU manifestó que las condiciones de aislamiento en ciertas prisiones de máxima seguridad de los EEUU son incompatibles con los estándares internacionales. En 1996, el relator especial contra la tortura de la ONU informó de trato cruel, inhumano y degradante en las prisiones de super máxima seguridad. En mayo del 2006, el mismo comité concluyó que los Estados Unidos deberían “revisar el régimen impuesto a los detenidos en prisiones de super máxima seguridad, en particular, la práctica de aislamiento prolongado.”

John McCain dijo que los dos años que pasó en aislamiento fueron una tortura. “Quiebra tu espíritu y debilita tu resistencia tan efectivamente como ninguna otra forma de maltrato.” La reacción de McCain y muchas otras víctimas de tortura por aislamiento fueron descritas en un artículo excelente de Atul Gawande sobre aislamiento del New Yorker en el 2009. Gawande concluyó que el aislamiento prolongado es objetivamente horrible, intrínsecamente cruel y más extendido en los EEUU que en ningún otro país del mundo.

Esta semana cientos de miembros del movimiento Ocupar unieron fuerzas con personas defensoras de derechos humanos en manifestaciones en California, Nueva York, Ohio y Washington DC. Se llaman a sí mismos Ocupar por los prisioneros. Los activistas están trabajando para crear un movimiento social que luche por cambios serios y fundamentales en el sistema penal de EEUU.

Una de las principales quejas de los activistas por los derechos humanos de los prisioneros es el abuso que se hace del confinamiento en solitario a lo largo de las prisiones de EEUU. El activista en prisión Mumia Abu-Jamal dijo que la justicia reclama el fin del aislamiento, “significa la abolición del confinamiento en solitario, que no es otra cosa que las modernas cámaras de tortura para los pobres.” La prisión de la Bahía Pelícano en California, el sitio en el que cientos de prisioneros hicieron una huelga de hambre el año pasado, alberga alrededor de 1000 internos en confinamiento en solitario, algunos llevan 20 años.

En la marcha de Ocupar por los prisioneros a las afueras de la prisión de San Quentin, los tres montañistas de EEUU que estuvieron detenidos un año en Irán hablaron del impacto psicológico que tiene estar 14 meses de confinamiento en solitario. Sarah Shourd dijo que el tiempo que pasó sin contacto humano le llevó a golpear las paredes de su celda hasta que sus nudillos sangraban.

Cuando Manning fue mantenido en solitario estuvo en su celda durante 23 horas al día durante meses seguidos. El gobierno de EEUU lo torturó para enviar un mensaje a otros que podrían estar considerando “tocar la flauta” con secretos de EEUU. Al mismo tiempo, decenas de miles de otros en los EEUU son mantenidos en celdas 23 horas al día durante meses, incluso años. Esa tortura también está enviando un mensaje.

Miles se levantaron por Bradley Manning y consiguieron que se le liberara del aislamiento. La gente debe de la misma manera levantarse por los otros miles que también están en aislamiento.

Así que levántate en solidaridad con Bradley Manning y lucha contra su persecución. Y también levántate contra el confinamiento en solitario de decenas de miles en cárceles y prisiones de EEUU. Échale un vistazo a la red de apoyo a Bradley ManningSolitary Watch y Ocupar por los prisioneros como maneras para participar.

Bill Quigley es director legal del Centro por los Derechos Constitucionales y profesor de derecho en la Universidad Loyola de Nueva Orleans. Lo puedes encontrar en quigley77@gmail.com.

Este artículo apareció originalmente en nationofchange.org el sábado 25 de febrero de 2012.


Anuncios