1 de junio de 2012
Andy Worthington

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
24 de junio de 2012

Ayer me llamó un periodista de Press TV para pedirme que hablara sobre mi reciente artículo “Juez estadounidense dictamina contra la detención militar de sospechosos de terrorismo estadounidenses. ¿Pero qué pasa con los extranjeros en Guantánamo?

Los 3 minutos y medio que dura mi comentario están disponibles aquí, ahí reitero que, mientras que entiendo totalmente la indignación en los Estados Unidos acerca de las disposiciones que demandan la detención militar obligatoria de presuntos sospechosos de terrorismo (incluyendo a ciudadanos estadounidenses) y que fueron incluidas en el Acta de autorización de la Defensa Nacional (NDAA por sus siglas en inglés) por legisladores o bien cínicos o peligrosamente engañados. Sin embargo, lo que no ha salido en la conversación es un reconocimiento a que este asalto a los derechos de los estadounidenses a no ser encarcelados arbitrariamente por su propio gobierno no habría sido posible sin la existencia de Guantánamo.

En Guantánamo, extranjeros (pero no estadounidenses) han sido detenidos arbitrariamente durante 10 años y opositores a la NDAA también tienen que reconocer que la legislación que apuntala todas esas indignantes disposiciones para llevar a cabo detenciones (tanto en Guantánamo como en la NDAA) es la “Autorización para el uso de la Fuerza Militar” (AUMF por sus siglas en inglés), que necesita ser revocada urgentemente, tal como expliqué en un artículo el año pasado: Después de 10 años de la “Guerra contra el Terror”, es momento para abolir la ley de Autorización para el uso de la Fuerza Militar.

Así es como Press TV describió mi comentario:

“Lo interesante sobre las disposiciones para el Acta de autorización de la Defensa Nacional (NDAA) que regula la custodia de gente que supuestamente es sospechosa de terrorismo es que causó un enorme alboroto en los Estados Unidos, lo cual encuentro obviamente muy comprensible. Fue interesante que gente de la izquierda, libertarios, e incluso algunos republicanos se ofendieran por el derecho de, o el derecho percibido por los legisladores para demandar que cualquiera, incluidos ciudadanos estadounidenses, puedan ser puestos bajo custodia militar por vida sin cargos o juicio en base a una alegación de haber estado relacionado con el terrorismo,” dijo Worthington.

Continuó diciendo que lo que mucha gente omitió en sus reflexiones acerca de la sensación de que sus propios legisladores los estaban señalando como objetivo, fue que los legisladores no habrían sido capaces de venir con esas nociones de la detención militar obligatoria a sospechosos de terrorismo, incluyendo a ciudadanos estadounidenses, si no fuera por el hecho de que eso es lo que precisamente han estado haciendo en Guantánamo durante los últimos 10 años.

Worthington añadió que muchos de los ciudadanos estadounidenses que se oponen a las disposiciones en la NDAA no se han dado cuenta de que “el problema es Guantánamo, y que sin Guantánamo y la ley que se aprobó justo después de los ataques del 11 de septiembre que autorizaba la detención de prisioneros, a la que se llamó la Autorización para el uso de la fuerza militar (AUMF) y que está todavía vigente y de hecho sostiene todas los argumentos de las detenciones en la guerra contra el terror, sin la AUMF y Guantánamo, estas horribles disposiciones en la NDAA no habrían sido posibles.”

Andy Worthington es el autor de Los archivos de Guantánamo: Las historias de los 774 detenidos en la prisión ilegal de EEUU (publicado por Pluto Press, distribuido por Macmillan en los EEUU, y disponible en Amazon (pincha para EEUU y UK).

Anuncios