4 de junio del 2012.
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
6 de julio de 2012

En febrero, el Buró de Periodismo de Investigación documentó que después de que EEUU mate a gente con aviones no tripulados en Paquistán, entonces ataca y mata a aquellos que aparecen en la escena para rescatar a los supervivientes y recuperar los cuerpos, así como a aquellos que se reúnen para asistir a los funerales de las víctimas:”la campaña de aviones no tripulados de la CIA en Paquistán ha matado a decenas de civiles que habían ido a ayudar a rescatar a las víctimas o estaban atendiendo a los funerales.

Así es como The New York Times resumió esos descubrimientos: “por lo menos 50 civiles habían sido asesinados en diversos ataques aéreos después de que se apresuraran a ayudar a aquellos alcanzados por un misil lanzado por un avión no tripulado” mientras “el buró contó más de 20 civiles más asesinados en ataques durante los funerales.”

Esta práctica repelente continúa.

Durante los últimos 3 días, los EEUU han lanzado tres ataques separados con aviones no tripulados en Paquistán: uno al día. Como señala The Guardian, los EEUU han asesinado entre 20 y 30 personas en esos ataques, el último de los cuales, esta mañana, mató entre 8 y 15. Fue el segundo ataque, el domingo, el que alcanzó los funerales que iban a enterrar a aquellos asesinados en el primer ataque:

En el momento del ataque, sospechosos de ser militantes se habían acercado a ofrecer sus condolencias al hermano de un comandante asesinado el sábado durante otro ataque con aviones no tripulados de EEUU. El hermano fue uno de los que murieron en el ataque del domingo por la mañana. Los oficiales paquistaníes dijeron que dos de los muertos eran extranjeros y el resto paquistaníes.

Quiero señalar que no hay ninguna insinuación, ni siquiera de los “oficiales” en los que se basan (como siempre) estos informes de los medios, de que el hombre muerto fuera un terrorista o ni siquiera un “militante.” Simplemente estaba recibiendo condolencias por su hermano muerto. Pero conforme con los estándares seguidos por el Presidente Obama, el hermano (sin saber nada sobre él) es intrínsecamente considerado un “combatiente” y por tanto un objetivo legítimo para ser asesinado sólo por la razón de ser un “hombre de edad militar en una zona de ataques.” Desde luego, asesinar a miembros de familias víctimas de bombardeos no es nada nuevo para este presidente: vamos a recordar la cuestión todavía no resuelta de por qué el hijo estadounidense de Anwar Awlaki, de 16 años de edad, Abdulrahman, fue asesinado por un ataque aéreo estadounidense en Yemen dos semanas después de que su padre fuera asesinado.

Yo pregunto esto sinceramente: ¿qué clase de país ataca rescatadores, funerales, y gente reunida en ellos? Si una película de Hollywood recreara a un rey malvado ordenando ataques letales a los rescatadores y a los que asisten a los funerales (a aquellos que están dando atención médica o enterrando a las primeras víctimas) cualquier miembro de una audiencia decente estaría, por definición, furioso y despreciaría a semejante tirano inhumano. Pero esta es la política estándar y las prácticas bajo el presidente Obama y continúa hasta hoy. Recordemos el escándalo que se desató cuando WikiLeaks publicó su vídeo con los asesinatos colaterales enseñando un helicóptero Apache de EEUU durante la era Bush disparando a rescatadores desarmados, que habían llegado a rescatar a las víctimas iniciales que habían sido disparadas y dejadas heridas en el suelo. La táctica continúa con el presidente Obama, aunque ahora se ha expandido incluyendo ataques a funerales.

Esto explica por qué Obama ahora encuentra apoyo por su conducta entre las facciones más radicales de los EEUU. Tened en cuenta el debate que tuvo lugar el pasado fin de semana en “Up with Chris Hayes” en la MSNBC con respecto a la lista de la muerte del presidente Obama. En oposición a la política de aviones no tripulados de Obama (y una fuerte crítica a él) estuvieron el director del proyecto nacional de seguridad de la Unión de libertades civiles americana (ACLU por sus siglas en inglés), Hina Shamsi (quien dijo: “No hay ninguna política de seguridad nacional que ponga en más grave peligro los derechos humanos y las libertades civiles que” las listas de la muerte de Obama), y Jeremy Scahill de The Nation (quien causó una importante controversia al denunciar los ataques con aviones no tripulados de Obama como “asesinato”). Así de duras fueron las críticas de la ACLU y The Nation a Obama.

Pero la tarea de defender a Obama recayó en uno de los militantes de derechas más extremistas en EEUU: Josh Treviño, el que escribía los discursos de George W. Bush y cofundador del blog de extrema derecha RedState.com. Su ideología y carácter se comprueban en pasados comentarios tales como este y este. Este es al que MSNBC tiene que recurrir para defender el militarismo de Obama. Junto al fundador de RedState.com defendiendo a Obama estaba Col. Jack Jacobs, uno de los oficiales militares claves en el programa de propaganda del Pentágono de la era Bush desenmascarado por David Bastow.

Además, defendiendo el militarismo de Obama esta semana estaba otro antiguo encargado de escribir los discursos de Bush que escribió un libro totalmente lleno de mentiras defendiendo la tortura: Marc Thiessen del The Washington Post.

Él celebró lo que con precisión llamó “la doctrina Obama-Bush” y escribió: “las políticas antiterroristas de ambos hombres son literalmente indistinguibles (excepto en la reacción liberal a ellas)” (aunque Thiessen, como suele acostumbrar, distorsiona la realidad cuando afirma que puestas en escena como la de la página editorial The New York Times y Amnistía Internacional han fallado en condenar duramente a Obama: ambas lo han hecho). Mientras tanto, citado como un vocal defensor de Obama en el artículo del The New York Timesde esta semana estaba el General Michael Hayden, el que implementó el programa de espionaje ilegal de Bush mientras era jefe de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) que después fue nombrado director de la CIA por Bush: “El señor Hayden, el antiguo director de la CIA y ahora consejero del rival republicano de Obama, el señor Romney, elogió el agresivo registro antiterrorista del presidente, del que dijo tenía una calidad de “Nixon hasta China”. Esto no es nuevo: mientras la ACLU y otros han denunciado duramente a Obama numerosas veces, las facciones más duras de la derecha estadounidense han pasado un par de años acumulando elogios a su persona por su comportamiento en este asunto.

Cuando se trata de su militarismo, su obsesión por el secretismo, y los continuos asesinatos, esa es la compañía que el Presidente Obama guarda. A muchos progresistas les gusta fantasear con que los conservadores rechazan dar crédito al Presidente Obama con lo que sea que haga, pero eso es totalmente falso. Mientras la ACLU y los grupos de derechos humanos han demandado a la administración y denunciado a Obama mismo en los términos más duros, mientras los investigadores de las NNUU lo han condenado formalmente, los neoconservadores y los militaristas que fueron una vez tan despreciados en los círculos progresistas han visto cómo ha reivindicado su posición, y a cambio se han convertido en los defensores más entusiastas. Hay una razón obvia que esto revela, la escisión en contra de lo que uno puede esperar es muy aguda, incluso si es algo que muchos progresistas prefieren ignorar.

Este artículo apareció primero en el blog de Glenn Greenwald en Salon.

Anuncios