Buscar

El blog de Moncadista

Nací un 26 de julio…

Etiqueta

guerra

Obama, el Congreso y Siria

Glenn Greenwald. 1 de septiembre de 2013

Traducido de inglés por El Mundo no Puede Esperar 5 de septiembre de 2013

Se celebra que el presidente busque el voto en su última guerra incluso cuando sus asistentes han dejado claro que no es vinculante

Es un poderoso signo de lo bajos que están los estándares de la política estadounidense cuando se expresa gratitud porque un presidente de los EEUU diga que pedirá al Congreso votar antes de que empiece a bombardear otro país que no está ni atacando ni amenazando a los EEUU. El que los EEUU no se verán envueltos en guerras en el extranjero por decisión propia sin el consentimiento del pueblo estadounidense a través de sus representantes en el Congreso es un mandato central de la Constitución de los EEUU, no una innovación liberal y progresista del siglo 21.

Por supuesto, George Bush buscó aprobación del Congreso para la guerra de Irak (aunque lo hizo una vez que estaba claro que el Congreso la garantizaría: Recuerdo perfectamente ver al entonces Jefe de relaciones exteriores del Senado Joe Biden prácticamente rogando a la Casa Blanca de Bush “permitir” al Congreso votar sobre el ataque a la vez que prometía con antelación que lo aprobarían).

Pero lo que hace particularmente extraño de las celebraciones de reacción al anuncio de ayer es que el voto del Congreso que Obama dijo que pediría, parece, en su cabeza, no tener ningún poder vinculante. No hay razón para creer que un rechazo del Congreso a autorizar la guerra contendría a Obama de alguna manera, otro que quizás políticamente. Al contrario, hay pruebas sustanciales en la propuesta que indican que la Casa Blanca ve el voto como meramente consultivo, o sea, sin sentido.

Recordemos cómo, en uno de las peores y más ignoradas acciones de la administración Obama, la Casa de Representantes votó mayoritariamente en contra de autorizar la guerra de EEUU en Libia, y aún así Obama simplemente ignoró el voto y procedió a seguir adelante con la guerra de todas maneras (tal como Clinton hizo cuando la Casa rechazó la autorización que quería para bombardear Kosovo, aunque, por lo menos ahí, el Congreso más tarde apoyó financiar la campaña de bombardeos). ¿Por qué la Casa Blanca ve que el poder del presidente para lanzar una guerra en Libia es imparable por el Congreso, mientras ve su potestad para desatar la guerra en Siria como dependiente de la autorización del Congreso?

Para añadir más a este punto, sus auxiliares han dejado claro que Obama no considera el voto vinculante, tal como informa Time:

“Para hacer las cosas más complicadas, los auxiliares de Obama dejaron claro que la búsqueda del presidente del apoyo del Congreso no sería vinculante. Aún podría atacar Siria incluso si el Congreso plantea un rechazo.”

Es verdad que antes de meter a los EEUU en otra guerra en Medio Oriente es preferible que el presidente busque apoyo del Congreso que no lo haga, pero esto sólo es cierto si el voto se considera algo más que un ritual vacío y simbólico. Declarar antes de tiempo que el debate que el presidente ha pedido y que el voto del Congreso que quiere no son nada más que gestos no vinculantes (sólo importarán si el resultado es el que el presidente quiere que sea) es mostrar un desprecio bastante fuerte tanto por la democracia como por la Constitución.

Bombardeo

Hay pocas cosas más raras que ver a gente defender el bombardeo de otro país incluso reconociendo que no tendrá consecuencias positivas otras que salvar la “credibilidad” de aquellos que bombardean. Y relacionado, es difícil de imaginar un signo más potente de debilidad, de un imperio decadente que la “credibilidad” de la nación dependa del bombardeo periódico de otros países.

Actualización

Según Spencer Ackeman del Guardian, el Secretario de Estado John Kerry, esta mañana en la CNN, dijo esto cuando le preguntaron sin el voto del Congreso sería vinculante: “(Obama) tiene el derecho a hacer esto no importa lo que haga el Congreso.”

Este artículo se publicó en The Guardian UK el 1 de septiembre de 2013.

La guerra de la NBC por diversión y beneficio

 

14 de agosto de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
29 de octubre de 2012

Esta noche en la NBC empieza un nuevo reality televisivo de temática militar titulado “Las estrellas se ganan los galones”. El programa “combina con entusiasmo la guerra y la fama,” tal como lo describía una revisión del Washington Post hoy. Muestra a 8 famosos (por utilizar la definición más floja del término); tales como al marido de Sarah Todd Palin, el antiguo Superman Dean Cain, y el que fuera miembro de una banda de música de chicos Nick Lachey; haciendo pareja con “veteranos militares y de fuerzas del orden, incluyendo a Green Beret, un oficial del Equipo de operaciones especiales (SWAT por sus siglas en inglés), dos sargentos de la Marina, un miembro retirado de la Fuerza Delta y dos de las fuerzas especiales de la marina” a los que la NBC denomina “Operativos de tipos duros (Badass en inglés).” Todos ellos están bajo el mando del General Wesley Clark, que de hecho una vez pensó que sería presidente, que presenta este reality junto con la que formó parte de Bailando con las estrellas, Samantha Harris (si uno se someten a ver los dos previos del programa más abajo, uno se pregunta cuándo tuvo que pagar NBC para comprar toda la dignidad del General Clark: probablemente más de lo que pagó el grupo Terror para convertirse en su leal cómplice).

Dice el LA Times citando a NBC, que las “estrellas” y los Operativos de tipos duros participarán juntos en “misiones de contrainsurgencia que recuerden a otras que hayan tenido lugar en cualquier parte del mundo,” con “balas reales” y “peligro real.” Sólo en el primer episodio, dice el Post, “tienen que saltar de un helicóptero a un lago mientras van cargados de armas automáticas y toda la equipación; nadar hasta una lancha motorizada; llegar hasta la arena bajo fuego enemigo; destruir una torre de observación con una granada; disparar con fuego real a objetivos del enemigo; caminar a través de barro para apoderarse de la reserva de munición del enemigo y después, finalmente, hacerlo saltar todo por los aires.” En este episodio piloto, uno de los tipos duros del operativo, maravilla a Todd Palin con la habilidad al llevar a cabo una de estas tareas, y exclama: “¡(él) es un animal! ¡Por Dios!… ¡Es igualito a Rambo!” El tipo duro entonces añade: “La próxima vez que vaya a la guerra, quiero a Todd Palin a mi lado.” Otro tipo duro del operativo jura coger a “Nick Lachey, el tipo de la banda juvenil, y convertirlo en Nick Lachey, el tipo malo con una pistola.”

No hace falta decir que todo esto se está haciendo en honor a las tropas. El ganador recibirá 100.000$ para donar a la organización caritativa relacionada con lo militar de su elección. En referencia a las declaraciones de la NBC sobre el propósito del programa, el Post dice que todo se hace “para tomar conciencia sobre lo duro que nuestras fuerzas armadas trabajan, cuánto se sacrifican, y todo eso, hasta que empieza a sonar como unas alabanzas imprecisas.” Reflejando realidades culturales más amplias, los tipos duros del operativo del show son tratados como deidades (uno de ellos “empieza a sentirse cohibido cuando Cain, su compañero de equipo, no para de adularle”). Me pregunto qué sienten tropas de verdad que se enfrentan a peligros a su vida reales sobre que la NBC utilice al ejército y convierta a sus cargas de combate en un divertido reality con “peligro” simulado.” Y, por supuesto, el sustancial beneficio que la NBC espera hacer de vender anuncios no serán de ninguna manera donados a organizaciones de veteranos sino que serán contabilizados como beneficios corporativos, pero todo esto es sólo secundario al objetivo que motiva todo esto, el honor de las tropas.

Las razones por las que todo esto es tan ruin, repulsivo y propagandístico son tan evidentes en sí mismo que no requieren mucha más discusión. Sin embargo, hay un valor real: aquí tenemos una gran cadena televisiva siendo relativamente sincera sobre la manera que ven la guerra y el militarismo, primero y más importante, como una fuente de entretenimiento y beneficio. Recordar el increíble discurso dado en abril del 2003 por Ashleigh Banfield, el corresponsal de guerra estrella de la MSNBC con respecto a cómo la NBC y la MSNBC, entonces propiedad del suministrador armamentístico General Electric, beneficiario de la cobertura de guerra propagandística en Irak, un discurso que (como ella anticipó claramente cuando lo dio) causó su posterior descenso y desaparición de la MSNBC y las noticias:

Supongo que veis suficiente televisión para saber que el gran espectáculo televisivo se ha acabado y que la guerra está ahora prácticamente terminada – por lo menos las mayores operaciones de combate se han terminado, según el Pentágono y los oficiales de defensa – pero es mucho lo que se ha dejado atrás…

Dicho esto, ¿qué es lo que no viste? No viste dónde aterrizaron esas balas. No viste lo que pasaba cuando el mortero tocaba tierra. Una nube de humo no es lo que hace un mortero cuando explota, creedme. Hay horrores que fueron completamente dejados fuera de esta guerra. ¿Entonces fue aquello periodismo o fue cobertura informativa?

Hay una gran diferencia entre periodismo y cobertura, y tener acceso no quiere decir que estés consiguiendo la historia, sólo significa que estás consiguiendo un brazo o una pierna más de la historia. Y eso es lo que conseguimos, y fue una grandiosa y maravillosa imagen que tuvo a mucha gente observando y muchos publicistas contentos con los cables de noticias.

Pero no era periodismo, porque no estoy segura de que en EEUU vacilemos al hacerlo otra vez, luchar en otra guerra, porque parecía un esfuerzo glorioso, valiente y tan exitoso, y nos deshicimos de un horrible líder: nos deshicimos de un dictador, de un monstruo, pero no vimos lo que supuso hacerlo.

Cuando dije que la guerra había terminado en cierto modo quería decir que en el sentido de que se están sacando las cartas de la baraja de los 55 más buscados, y están en cierto modo cayéndose de la baraja a la misma velocidad de como caían las cifras de audiencia de las agencias de noticias. La semana pasada tocamos fondo. Pasamos de tener millones de televidentes a sólo unos pocos miles en tan sólo unos pocos días…

Creo que había muchas voces disidentes antes de esta guerra sobre los horrores de la guerra, pero estoy muy preocupada sobre este programa de televisión de 3 semanas y de cómo puede haber cambiado la opinión de la gente. Ya de por sí muy manipulada…

Este programa televisivo que te acabamos de dar fue extraordinariamente entretenido, y realmente espero que el legado que deja no es el de enseñar la guerra como algo glorioso, porque no hay nada más peligroso para una democracia que piensa que hacer esto es una cosa gloriosa.

La guerra es fea y peligrosa, y en este mundo la manera en que somos discutidos en las calles árabes, alimenta y echa más gasolina a su odio y a su deseo de matarse para llevarse por delante a algunos americanos. Difundir esto es algo peligroso…

Espero tener un futuro en las noticias por cable, pero no de la manera en la que lo hacen algunas agencias de noticias que se envuelven con la bandera estadounidense y de patriotismo y persiguen a un cierto objetivo demográfico, el cual es muy lucrativo. Ya puedes ver los efectos, ya puedes ver grandes contratos en otras compañías, contratos del ala derecha para perseguir este objetivo, y ya puedes ver la bandera ondeando en las esquinas de esas estaciones de noticias donde tienen animada música estadounidense acompañando a su cobertura de guerra.

Lo que esta despreciable chapuza de la NBC realmente revela es la manera en la que la reverencia por todo lo militar se ha convertido en la religión nacional estadounidense, integrada sin problemas en literalmente cada evento cultural. Llamo la atención de este correo electrónico que recibí de un amigo del sur de Florida en septiembre después de haber asistido a un partido de fútbol de la Liga de Fútbol Nacional (NFL por sus siglas en inglés) en Miami:

Permíteme describir la exhibición patriótica de la apertura del partido de anoche. Hombres con metralletas en todas las entradas, para asustar a los terroristas. Cacheos al entrar, para asegurarse de que mi esposa y yo no lleváramos explosivos plásticos. Un emocionante himno nacional con soldados en el campo deletreando U.S.A. Un tributo emotivo a los miles que perdieron la vida el 11 de septiembre y la valiente respuesta de nuestra nación a esa atrocidad (que fue, por supuesto, lo peor que ha sucedido nunca en la historia del mundo). Se gritaron consignas de USA, USA. Después, un avión bombardero “invisible” (o furtivo) sobrevoló el estadio, seguido de fuegos artificiales. Durante el descanso, un escuadrón de paracaidistas del Ejército estadounidense saltó de un avión y cayó en el campo. A lo mejor la semana que viene lancen algunos misiles desde aviones no tripulados (drones).

Venerar a los militares es algo tan común en los rituales de la cultura estadounidense que uno apenas ya no lo nota cuando pasa. Esta mañana, Jake Tapper en las noticias de ABC señaló un divertido vídeo de broma, de su colega de las noticias de ABC, Luís Martínez, corresponsal en el Pentágono, saltando de un avión militar con los Golden Knights, el equipo del ejército de los EEUU que salta frecuentemente a los estadios de fútbol durante el descanso mientras el aclamado público lo vitorea. En el minuto 4 del vídeo, Martínez hace el papel de payaso sin suerte, actuando como un bobo y nervioso con su guía militar varonil y estoico, el sargento Aaron Figel, al que Martínez abiertamente babosea y al que está simbólicamente atado mientras salta.

El que estos juegos alocados, divertidos y aduladores con los militares de los EEUU podría no ser la actividad más apropiada para alguien que se supone es un reportero antagonista cubriendo al Pentágono no se le habría ocurrido a ninguno de ellos porque, como la NBC, están practicando la religión nacional estadounidense (adoración militar) y ¿quién haría una objeción a esto? Martínez fue el reportero que dio anonimato a oficiales militares para calumniar a Michael Hasting sobre su artículo en Rolling Stone que terminó con la carrera del general Stanley McChrystal, permitiendo al oficial anónimo afirmar (falsamente) que las citas utilizadas por Hasting fueron hechas extraoficialmente. Martínez hizo lo mismo cuando dio anonimato a un oficial militar para atacar falsamente una historia de Jeremy Scahill que exponía la red de prisiones secretas en Somalia que efectivamente los EEUU tienen. Nadie practica esta adoración militar como los perros guardianes del Pentágono que trabajan en las televisiones más grandes de la nación.

Experimentar diversión y vibrante entretenimiento al enviar a nuestros militares a la guerra no es único de nuestro tiempo. Adam Smith lamentaba esta pervertida dinámica ya en 1776 en su libro La riqueza de las naciones:

En los grandes imperios la gente que vive en las capitales, y en las provincias lejanas del escenario de la acción, muchos de ellos, apenas sienten ningún inconveniente con la guerra; más bien disfrutan, fácilmente, del entretenimiento de leer en los periódicos las explosiones de sus propias flotas y ejércitos. Para ellos esta diversión compensa la pequeña diferencia entre las tasas que pagan a cuenta de la guerra, y aquellas a las que se acostumbraron a pagar en tiempos de paz. Típicamente no están satisfechos con la vuelta de la paz, que pone fin a su entretenimiento, y a mil esperanzas visionarias de conquista y gloria nacional si la guerra continuara por más tiempo.

De hecho es necesario que EEUU tenga un reality que empareje a grandes y musculosos soldados con adorados famosos de serie B (presentados por un ex-general del ejército junto con a uno que solía estar en Bailando con las Estrellas) jugando asépticos juegos de guerra para el entretenimiento de los espectadores, todo entre anuncios de las empresas más grandes de la nación. De alguna manera para nosotros este es un símbolo demasiado perfecto de la cultura y la política estadounidense para no tenerlo.

* * * * *

Este fin de semana, en Con Chris Hayes de la MSNBC, Rachel Maddow denunció la campaña de Romney por usar un barco de guerra en desuso como apoyo para el anuncio de su vicepresidente, condenando tales actos como el utilizar a los militares para fines políticos como “ofensivo,” especialmente dado que Romney y Paul Ryan no hicieron el servicio militar. Poco después, literalmente, la presentadora del fin de semana de MSNBC Melissa Harris-Perry habló efusivamente sobre todas las políticas militares agresivas de Obama que le habían dado una ventaja política incondicional; explicaba que tiene “un record impresionante en la política exterior para los halcones,” incluyendo “continuar las guerras de persecución, los ataques con drones, la muerte de Osama bin Laden.” Guerras, drones, y el asesinato de un acusado de terrorismo desarmado y el lanzamiento de su cuerpo al océano: observad lo que es ahora alabado en la MSNBC como activos políticos impresionantes, todo en medio de la condena al uso de los militares para ventaja política por alguien que nunca ha servido.

ACTUALIZACIÓN: Nueve premiados con el Nobel de la paz han llamado a la NBC para que se cancele el programa, apuntando que la “guerra no es un entretenimiento” y que “gente (militares y civiles) mueren de manera que son todo menos entretenidos,” añadiendo: “Intentar de alguna manera maquillar la guerra equiparándola a una competición deportiva más bien llama a preguntarse la moralidad y la ética de equiparar lo militar en cualquier parte con la industria del entretenimiento son apenas escondidos esfuerzos para hacer la guerra y sus múltiples costos más agradables al público.” La lista de los laureados con el Nóbel de la paz que firman la carta incluye al ganador en 1984 arzobispo Desmond Tutu, al presidente Óscar Arias Sánchez ganador en 1987, al Dr. Shirin Ebadi ganador del 2003, a Barack Obama (el cual, según Harris-Perry de la MSNBC, tiene “un impresionante récord de políticas exteriores para los halcones”: un extraño atributo para un Nobel de la paz). Numerosos grupos contra la guerra también han hecho circular una petición contra el programa y la “guerra como entretenimiento”, que puede ser firmado aquí.

ACTUALIZACIÓN II: Numerosos comentarios predicen lo que mostrarán futuros episodios, incluyendo este de 2millionlightyearstoandromeda:

El famoso con menos puntos hará girar una ruleta gigante y tendrá que soportar la “técnica de interrogación mejorada” (NT: eufemismo para tortura) que toque. (La NBC ha asegurado a sus socios que si la ruleta cae en “electroshocks en los genitales” todas las partes desnudas serán censuradas.)

Los famosos con más puntuación pasarán al episodio de la semana siguiente. En él atravesarán el centro de Hollywood liderando una caravana de Humvees (Vehículos de alta movilidad) disparando a cualquiera que parezca que alguna vez haya abierto un Corán.

El famoso que más “militantes” mate se bañará en una celebración de confeti de uranio empobrecido y recibirá 100.000$ que serán donados al contratista de defensa de su elección.

Los espectadores en casa que manden un mensaje de texto con la palabra BICHOESPACHURRADO (NT: Bugsplat es como se denomina a las víctimas de los drones) a la NBC entrarán en el sorteo para ¡ganar un día con un piloto de aviones no tripulados de la CIA!

¡Allí aprenderás cómo lanzar un misil con precisión desde un drone y matar a un militante (además de a su entera familia, amigos y a todos sus animales de granja)!

Nadie debería dar ideas a los ejecutivos de la competencia.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 13 de agosto de 2012.

Nota de Editor (El Mundo no Puede Esperar)

Vea: Felicitaciones a todos por una victoria sobre el programa de juegos bélicos de la red NBC

Las mil caras del capitalismo en EEUU

Uno de los objetivos de mi “estancia” en EEUU es conocer en profundidad su cultura, sus valores, idioma, sus luchas e historia, etc. Esta semana ha sido muy fructífera en ese aspecto. Con mi intérprete cultural a mi lado he asistido al festival “Full Frame“, que se traduciría algo así como encuadre completo.

Haré comentarios sobre los documentales-películas relacionados con el capitalismo en EEUU (aunque en ningún momento sea algo explícito en las pelis), y a ver qué sale.

La primera película de la que quiero hablaros es Matewan, 1987, de John Sayles. Se ha convertido en una de mis películas favoritas. Es una historia de trabajadores humildes que gracias a una teoría revolucionaria sencilla, respetuosa e inteligente logra unir a hombres y mujeres, estadounidenses e italianos, negros y blancos por un mismo objetivo, y contra un mismo enemigo: “el que no trabaja”. La Batalla de Matewan como es conocida sucedió en 1920. Me llama la atención que apenas tiene referencias en español, aquí y en wikipedia podéis leerlo en inglés.

Quiero centrarme en tres aspectos de la historia y la película que me interesan mucho: la democracia, la unidad y la violencia.

Al pueblo donde los mineros están en huelga llega un tipo del sindicato que se reúne con lo que sería el comité de huelga y dice esto: (debajo está la transcripción)

¿Queréis que se os trate como a hombres? ¿Tratados justamente? No sois hombres para esta empresa. Sois material como las palas, las vagonetas, o los barrenos. Os utilizan hasta que os largáis, no servís o morís en un deslizamiento de tierras, y entonces cogerán a otros. Poco importa el color o de dónde vengan. Poco importa el carbón que podáis sacar o desde cuándo vuestras familias viven aquí. Pero si os quedáis aislados les estáis haciendo el juego. ¿Creéis que este hombre es vuestro enemigo? (señalando al negro). Es un obrero. Un sindicato que rechaza a este hombre no es ya un sindicato. ¡Es un puto “club”! Estáis luchando blancos contra negros. Los nacidos aquí contra los extranjeros. Mineros contra mineros. ¿Cuándo os enterareis de que solo hay dos grupos en este mundo? Los que trabajan y los que no trabajan. Vosotros trabajáis…y ellos, no… Es lo único que debería contar. Habéis dicho que teníais fusiles. Sé que sois todos muy valientes. Y sé que estáis listos para luchar contra la empresa, si es necesario. ¡Pero la empresa no quiere este sindicato! ¡El gobierno estatal tampoco lo quiere, y el gobierno federal, tampoco ¡Y lo que esperan es una razón para intervenir! Señores, estamos sobre un barril de pólvora. Una chispa en el momento equivocado, y todo habrá acabado para nosotros! Por eso debemos actuar despacio y con cautela. Debemos organizarnos establecer las bases. Debemos trabajar todos juntos. ¡Unidos! Hasta que ya no puedan sacar su carbón sin nosotros. ¿Cómo se pueden cerrar las minas sin dinamitarlas? Los mineros deben ir a la huelga. ¡Todos!

Para vencer al enemigo que te considera otro elemento de la maquinaria hace falta unidad entre todos los trabajadores. La unidad no es fácil, porque el enemigo trata en todo momento de dividir a esos que trabajan, por raza, origen, género o religión. Y la película muestra todas esas dificultades, y cómo en las necesidades de la lucha se superan las diferencias. Esa unidad no está libre de esquiroles, traidores, contradicciones y violencia, sobre todo violencia. En nuestros días, tanto en España como en EEUU observamos cómo el Capital y su representante en la Tierra, el Estado, monopolizan la violencia. Pero no siempre ha sido así. Los huelguistas asturianos en el ’34, o las huelgas de principios de siglo XX en EEUU, entre ellas esta que ocurrió realmente en Matewan, han utilizado la violencia directa para defenderse. Al final de la película el responsable del centro de estudios documentales (o algo así) dio una pequeña charla sobre las huelgas mineras y su evolución. A este hombre lo entrevistaré dentro de poco, pero comentaré algo muy interesante. En los años 80 en el mismo Estado de Matewan, Virginia Occidental, hubieron huelgas mineras. En una de ellas se generó todo un movimiento de resistencia noviolenta con cajas de resistencia.

El que la unidad es necesaria es obvio, pero a qué me refiero con la democracia. Tanto el Sheriff como algo que vendría a ser el “alcalde”, que en este país ambos son normalmente electos, están con los trabajadores. Pero también lo están los que tienen pequeños comercios, hostales, etc. El que da el discurso en el vídeo es un sindicalista enviado por el sindicato para apoyar y organizar la huelga. A pesar de hacer todo lo posible para evitar la violencia visceral, irracional, y de luchar por la unidad, acata las decisiones de la asamblea y no deja de trabajar por los intereses de los trabajadores. La violencia directa ejercida por parte de los trabajadores no puede ser juzgada externamente, aplicando juicios morales abstractos, ajenos a las condiciones reales de esos trabajadores. Y lo que es más importante, tal como se refleja en la peli, la violencia es legítima cuando es una decisión tomada de manera puramente democrática.  Otra cosa es que sea acertada por sus consecuencias.

La describiré con adjetivos: actual, imprescindible, solidaridad, honor, unidad, humildad, contradicción, sufrimiento, esperanza,

El jueves vino “una de arena” con el documental “La guerra invisible“. En él se retrata el escandaloso dato de que miles de mujeres son violadas en el ejército estadounidense por sus compañeros y superiores. Sólo en el 2011 se calcula que 19.000 mujeres sufrieron abuso sexual en el ejército. Un tema que prometía. Sin embargo, toda la película es pura propaganda del Sistema llena de sentimentalismo, individualismo y patriotismo. Como las pelis de Hollywood donde a pesar de que hay polis y jueces malos, al final el sistema es el que gana. Las mujeres, a pesar de ser violadas por el ejército, y obviadas por el Sistema, sin pensión, sin seguridad social, abandonadas, siguen,  en su mayoría, pensando que estaban sirviendo (defendiendo) a su país, que era un trabajo que les llenaba.

El documental no saca ni una sola imagen de lo que es el ejército, una máquina para hacer la guerra. No hay combates o campos de batalla. En toda la película de dos horas se menciona una sola vez Irak, y es cuando cuenta que el padre de una de las mujeres violadas en total impunidad y soledad, pasó un año combatiendo en Irak después de que su hija fuera violada por un comandante y después expulsada por denunciar. A él le hacen una entrevista, donde entre lágrimas, no entiende cómo una institución tan ejemplar como el Ejército de los EEUU puede permitir que criminales sigan impunes. Todo es cuestión de que una organización buena como el ejército de los EEUU, no es perfecta. Necesita retoques, para que esos criminales no queden impunes. Curioso el hecho de que el porcentaje de violadores dentro del ejército es del 10% (cifras del gobierno), ¡el doble que en la sociedad! Ojo: el 5% de los hombres en la sociedad estadounidense han cometido una violación.

Inciso. Me comentaba al salir  mi compi que las chicas solían sufrir violaciones en las fiestas universitarias y de instituto, especialmente si se emborrachaban. O sea, que es algo que las chicas tienen muy presente en este país. ¡Algo insólito para mí! ¿habéis escuchado algo semejante en España? La propaganda contra el abuso sexual del ejército no puede ser más ridícula: “Espera a preguntarle cuando esté sobria“.

La sala estaba llena, más de cien personas que no paraban de murmurar, rechistar y menear la cabeza. ¡Estaban escandalizados! Todos esos blancos liberales estaban enfadadísimos porque su insignia tenía una mancha intolerable. No amigos, no es hipocresía, por desgracia es ingenuidad. La organización más criminal que la Humanidad nunca tuvo, el ejército de los EEUU, y resulta que sus ciudadanos se escandalizan porque los soldados “violan” más que la media. No les preocupa que las violaciones sean a los Derechos Humanos en países lejanos e incluso que ejecuten sin juicio a conciudadanos. ¿qué esperan de esos soldados? Chavales de origen humilde sometidos a un entrenamiento y unas presiones (tal como se testimonia en este artículo que acabo de traducir) que los llevan a cometer los crímenes más atroces.

Y es que ¡ay que ver!, no hay justicia dentro del ejército de los EEUU. La solución que se da es que se creen tribunales civiles para tratar los casos de violaciones, nada se habla de los casos como el de Bradley Manning, que será “juzgado” por un tribunal militar, por confesar los crímenes de guerra que le ordenaban cometer.

Sin embargo la mañana del sábado fue soleada y primaveral. El documental “La casa en la que vivo” me impresionó. Trata la guerra contra las drogas dentro del país. Compara muy acertadamente el nazismo con esa guerra. EEUU es el país con más porcentaje de presos del mundo. Las tasas de encarcelamiento de negros es el doble que de blancos. La ley obliga a los jueces a encarcelar como mínimo a 5 años de cárcel, 10 si se es reincidente, sin derecho a apelación, por posesión de unos gramos de crack. Lo curioso es que si te pillan con 1 gramo de crack es la misma condena que si te pillan con 100 gramos de coca. El crack era la droga de los negros, no la coca, cuando se hizo la ley.

Uno de los entrevistados en el documental es David Simon. Y es que Simon dice explícitamente cuando habla, lo que transmite sutilmente mediante el arte: La guerra contra la droga es una guerra de clases contra los pobres, ya sean negros y ahora también blancos pobres.  Como dicen Simon, ya que no nos sirven y tenemos que eliminarlos, por lo menos que den dinero: policías, jueces y sobre todo prisiones. Uno de los negocios más lucrativos en este país. Con celdas comunes que “alojan” a decenas de presos en condiciones inhumanas.

A diferencia de “La guerra invisible”, este documental es capaz de llevar ese sentimentalismo estadounidense al terreno de la política, para criticar feroz y radicalmente al sistema. No tiene desperdicio el testimonio del guardia de prisiones que dice que la guerra contra las drogas es como el holocausto judío, pero este es un holocausto en cámara lenta.

Para terminar, y no me enrollo más, una película documental sobre el neoliberalismo y la industrialización del campo, aunque ninguna de esas dos palabras aparece en toda la película. Se llama “Troublesome Creek“, algo así como el riachuelo problemático. Trata sobre una familia, campesina por varias generaciones, que es desahuciada por los bancos al ser incapaz de pagar las deudas debido a la continua caída de los precios. Sin la garra de Las Uvas de la Ira, pero con una cinematografía preciosa, la película refleja de nuevo la ingenuidad  (naïve), pero también la humildad y solidaridad del campesino estadounidense, especie en extinción.

Las clases populares de EEUU sufren la lucha de clases como el resto del mundo. Tenemos la imagen de una sociedad egoísta, conservadora, pasiva y engreída. Es verdad que la situación digamos “ideológica”, la correlación de fuerzas actual, debida a la derrota que vienen sufriendo desde los años 60, hace que parezca imposible el surgimiento de movimientos populares y obreros de los años 20 o los años 60. Si a esto sumamos la ingenuidad, cuando no cinismo, que impregna a buena parte de la sociedad, la esperanza parece quedar en un movimiento pequeñoburgués y sectario que no será capaz de organizar a las masas populares de este país. Sin embargo la Historia me dice que las clases populares de este país todavía tienen mucho que decir.

LA GUERRA DE LOS AVIONES NO TRIPULADOS: LA INMENSA OPERACIÓN ASESINA DE OBAMA

29 de diciembre del 2011
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
12 de enero de 2012

Pretendía escribir esporádicamente o nada esta semana, y todavía ese es mi plan, pero hay un artículo nuevo en el Washington Post que contiene tres pasajes cortos que quiero realmente subrayar porque recojen muy gráficamente su esencia.

Al artículo, de Greg Miller, el “Post” lo está anunciando de esta manera: “En 3 años, la administración de Obama ha creado una inmensa operación de matanzas con aviones no tripulados”; describe el completo secreto con el que esto está siendo llevado y anota: “nunca ningún presidente ha confiado tan ampliamente en el asesinato en secreto de individuos para promover los objetivos de seguridad de la nación”.

Aquí está el primer pasaje, bonito y revelador:

Los Demócratas veteranos ni siquiera pestañean ante la idea de que un presidente de su partido monte una maquinaria tan eficiente para matar sospechosos de terrorismo. Esto denota lo incómoda que se ha hecho la campaña con aviones no tripulados, un secreto a voces en Washington, que incluso aquellos que tendían a expresar sus dudas ahora sólo puedan aludir a un programa que, oficialmente, no se les permite discutir.

En definitiva: el Presidente puede matar a quien le de la gana en cualquier parte del mundo (incluyendo a ciudadanos de EEUU) sin el más mínimo control o vigilancia, y ha incrementado masivamente esos asesinatos desde que llegó al despacho (en el momento de la investidura de Obama, los ataques de los aviones no tripulados sólo se usaban en un país (Pakistán); bajo el mandato de Obama, esos ataques se han dado en al menos seis países musulmanes). Y como es un demócrata el que hace esto (y no un gran y malvado George W. Bush), literalmente ningún miembro del Partido dice ni pío (unos pocos se atreven a expresar sólo tibiamente, abstractas “inquietudes” sobre la posibilidad de un abuso en el futuro). E incluso aunque estos asesinatos encubiertos y sistemáticos son ampliamente conocidos y discutidos en periódicos de todo el mundo – especialmente en los sitios donde continúan apagando las vidas de docenas de personas inocentes, incluyendo niños – Obama designa la existencia del programa como un secreto, lo que significa que nuestros representantes democráticos y todos los funcionarios de Washington tienen totalmente prohibido por ley comentar algo o incluso reconocer que el programa de aviones no tripulados de la CIA existe (una prohibición impuesta por una administración que ha perseguido las filtraciones que no gustan con más severidad que ninguna administración con anterioridad). Después tenemos esto:

Otra razón para la falta de un debate extenso es el secretismo. La Casa Blanca ha rechazado divulgar detalles sobre la estructura del programa de aviones no tripulados o, con raras excepciones, quién fue asesinado. Los funcionarios de la Casa Blanca y la CIA rechazaron hablar públicamente para este artículo.

Dentro de la Casa Blanca, de acuerdo con funcionarios que discutieron sobre el programa de aviones no tripulados sólo a condición de mantener el anonimato, el programa es visto como una herramienta de crítica cuya evolución fue acelerada incluso antes de que Obama fuese elegido.

La Administración Más Transparente que Nunca Ha Habido TM no sólo previene el debate público envolviendo el programa entero en secretismo – incluyendo a los que han matado y el por qué, e incluyendo sus aclamadas bases legales para esos asesinatos (lo que los abogados demócratascondenaban durante los años de Bush como la tiranía de la “ley secreta”) -pero entonces ellos envían a sus propios funcionarios para defender lo que están haciendo, solamente que cubriéndose con el anonimato de manera que no haya responsabilidad alguna. Y, por supuesto, el Post (Washington Post) (artículo que es bueno aunque imperfecto) diligentemente les permite hacer esto. En otras palabras: si nos preguntas sobre nuestra sistemática operación de asesinatos, rechazaremos responder o incluso reconocer que existe y legalmente evitaremos las críticas al prohibir hablar de ello en público; nadie en el gobierno puede comentar nada de esto excepto nosotros, lo cual haremos sólo haciendo públicas sentencias declarándolo Bueno y Correcto. Al final tenemos esto:

Miembros clave del equipo de seguridad nacional de Obama tomaron el cargo más inclinados a apoyar los ataques de los aviones no tripulados que sus predecesores con Bush, dijeron actuales y antiguos funcionarios en el cargo.

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, el antiguo director de la CIA y actual Secretario de Defensa Leon E. Panetta, y el consejero antiterrorista John O. Brennan parecían siempre listos para pisar el acelerador

El único miembro del equipo de Obama, que se sepa, que ha levantado la voz para objetar la campaña en expansión de aviones no tripulados es Dennis Blair, que sirvió como director de inteligencia nacional.

Durante un encuentro del Consejo de Seguridad Nacional en noviembre del 2009, Blair apuntó a hacer caso omiso a la agenda y forzar un debate sobre el uso de los aviones no tripulados, según dos participantes.

Desde entonces Blair ha expresado sus inquietudes en público, llamando a la suspensión de los bombardeos unilaterales por aviones no tripulados en Pakistán, lo cual él argumenta daña las relaciones con ese país y mata principalmente a militantes de medio nivel. Pero ahora habla como un ciudadano normal. Su opinión contribuyó a su aislamiento del círculo más cercano a Obama, y fue despedido el año pasado.

A los funcionarios de Obama les encanta los asesinatos secretos y seleccionados mucho más que a los funcionarios de Bush. “Siempre están listos para pisar el acelerador” (y, por supuesto, fueron mucho más lejos que Bush al poner como objetivo a ciudadanos estadounidenses muy lejos de cualquier campo de batalla). Sólo el almirante Blair puso objeciones, y lo despidieron, y ahora es relegado a explicar en las cartas de opinión del New York Times que esos asesinatos, a este punto, no sólo hacen poco daño a Al Qaeda, sino más bien al contrario: incrementan el riesgo de Terrorismo al alimentar el odio anti-americano, algo que inevitablemente despertará de los cadáveres de hombres, mujeres y niños inocentes amontonados por el programa de Obama.

A los americanos les encanta pensar que están muy bien informados como resultado de la robusta libertad de prensa de la que disfrutan, mientras esos primitivos e ignorantes musulmanes están trágicamente manipulados y sujetos a propaganda por sus gobiernos. Sin embargo, aquí tenemos una trascendental y extraordinaria “amplia operación de asesinatos mediante aviones no tripulados”, y mientras esos en el mundo musulmán son muy conscientes de lo que es y lo que hace y debaten todo eso abierta y enérgicamente, los americanos son mantenidos sobre ello en gran parte en la oscuridad. Eso es porque: (a) el gobierno de EEUU lo blinda todo en secreto (sin esconderlo a nadie excepto a sus ciudadanos); (b) los medios de EEUU generalmente evitan subrayar las víctimas inocentes de la violencia americana; y – sobre todo – (c) todo esto está consagrado al consenso bipartidista, con el Comité Nacional republicano (GOP por sus siglas en inglés) aprobando de manera consistente cualquier agresión gubernamental cubierta que mate extranjeros, y los Demócratas permaneciendo callados porque es su líder quien lo está haciendo. Eso es por lo que este artículo del Post proporciona tal gráfica instantánea de lo que es Washington y cómo trabaja.

Este artículo apareció originalmente en la página Salon.

La mentalidad del ¡Estamos en Guerra!

A partir de ahora voy a hacer traducciones de artículos en inglés. Se irán publicando en diferentes páginas a las que enlazaré. En este blog sólo he publicado escritos originales míos, pero a partir de ahora también pondré traducciones.

Publicado originalmente en español aquí.

Glenn Greenwald
15 de diciembre de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
23 de diciembre de 2011

Dos cosas importantes pasaron el jueves: (1) el Senado liderado por los Demócratas rejuveneció y expandió la Guerra contra el Terror mediante, entre otras cosas, la aprobación de una ley autorizando las detenciones por parte de militares en territorio estadounidense y expandiendo el objetivo principal de la guerra; y (2) los abogados de Obama, por primera vez, justificaron publicamentela insistencia del Presidente en que él tenía el poder (y lo tomó) para decidir que ciudadanos estadounidenses sean objetivo de asesinato sin transparencia o el debido proceso. Yo escribí ampliamente sobre el primer episodio el jueves, y ahora tengo una pregunta para aquellos que apoyan las teorías de asesinato que acaban de darnos los abogados del Presidente.

Para plantear esta pregunta, me gustaría volver por un momento a la controversia sobre el sistema de detención de Guantánamo. Los demócratas afirmaban estar consternados porque la administración de Bush estaba deteniendo a gente de manera indefinida sin cargos o el debido proceso. Barak Obama, como Senador de Illinois, denunció “el intento de la Administración de Bush para crear un agujero negro legal en Guantánamo” – por ejemplo, que se metiera a personas en celdas, quizás para siempre, sin cargos. Pero los abogados de Bush ofrecieron una teoría de por qué el encarcelamiento, sin el debido proceso, era justificable.

La Teoría tenía estas cuatro premisas razonablemente sencillas:

(1). El terrorismo no es en principio un delito criminal. Es un acto de guerra. Por lo que: Nosotros estamos en guerra con los Terroristas.

(2). Aquellos que intenten hacer daño a los EEUU como parte de esta Guerra son combatientes y Terroristas – no criminales – por lo que no se les tiene que reconocer el debido proceso o cualquier otro derecho que se le reconoce a cualquier otro criminal. Son los militares de EEUU (liderados por el Comandante en jefe) – no las cortes – quien decide quién es o no un combatiente o un terrorista.

(3). El que alguien sea un combatiente o un terrorista lo decide una sóla cosa: el decreto unilateral del Presidente. Una vez que el Presidente decreta que alguien es un combatiente o un Terrorista – incluyendo a uno de sus ciudadanos – esa persona por definición se convierte en uno, y entonces puede ser tratado como tal sin ningún proceso judicial posterior o protección constitucional. Una vez que el decreto acusatorio presidencial entra en vigor, la protección de la Constitución y la ley desaparecen. En definitiva, la acusación presidencial de que alguien es un Terrorista es considerada prueba y un veredicto de culpabilidad.

(4). A diferencia de cualquier otra guerra nunca librada jamás, el “campo de batalla” de esta Guerra no está donde las fuerzas enfrentadas se disparan unas a otras, sino que más bien se define como: donde sea que un acusado de terrorismo es encontrado en cualquier parte del mundo. De esta manera, los poderes del Presidente en el campo de batalla – que son ilimitados: señalamiento unilateral para dar muerte, prisión indefinida sin cargos, espionaje en las comunicaciones sin ninguna vigilancia – no están confinados a ninguna localización geográfica, sino que pueden ser aplicados en cualquier sitio. Donde sea que el acusado de combatiente o terrorista exista físicamente – durmiendo en una cama, conduciendo un coche con sus niños, a miles de kilómetros de hecho de cualquier tiroteo – estará el “campo de batalla.”

Esas eran las controvertidas premisas teóricas ofrecidas una y otra vez por los juristas de Bush y otros defensores para justificar el sistema de detención de Guantánamo. En general, esas teorías eran (y todavía lo son) el corazón y el alma de la visión neocon de la Guerra contra el Terror. Una vez que aceptas esas cuatro premisas, no hay una manera coherente de oponerse a Guantánamo. Por lo que aquí va mi pregunta:

A este punto, ¿rechazan los defensores de Obama cualquiera de estas teorías? Me refiero a esto literalmente: No puedo contar cuántas veces he oído exactamente esta misma teoría por los defensores de Obama justificando sus poderes para asesinar (el Presidente está facultado para señalar a ciudadanos para matarlos porque estamos en Guerra, y una vez que tomas las armas contra EEUU (que quiere decir: una vez que el Presidente te acusa de hacerlo). De hecho, simplemente no hay una manera de defender los poderes para asesinar reivindicados por Obama sin apoyar cada una de estas teorías. Y por tanto, aquí está lo que juristas de Obama dijeron el Jueves:

Los ciudadanos estadounidenses son objetivos militares legítimos cuando toman las armas con Al-Qaeda, dijeron el jueves los máximos juristas de seguridad nacional de Obama. A los abogados se les preguntó en una conferencia nacional de seguridad sobre el asesinato por la CIA de Anwar al-Awlaki, ciudadano estadounidense y figura líder de al-Qaida…

Los abogados del gobierno, Stephen Preston abogado de la CIA y Jeh Johnson abogado del Pentágono, no mencionaron directamente el caso de al-Awlaki. Pero dijeron que los ciudadanos estadounidenses no tienen inmunidad cuando están en guerra con Estados Unidos.

Johnson dijo que sólo el brazo ejecutivo, no las cortes, está preparado para tomar decisiones de objetivos militares en el campo de batalla así como a quién se califica como un enemigo.

Cuando los juristas de Obama se refieren a “ciudadanos estadounidenses que toman las armas con al-Qaeda,” lo que quieren decir es esto: aquellos a los que el Presidente acusa (en secreto, sin el debido proceso o prueba presentada) de haber tomado las armas con al-Qaida. Cuando se refieren a “decisiones de objetivos en el campo de batalla,” no se refieren a un lugar donde hay un combate activo, sino más bien: a cualquier sitio en el mundo donde un acusado de terrorismo se encuentre (sin dejar dudas sobre eso, Johnson sentenció que la distinción fuera o dentro del “campo de batalla se ha vuelto anticuada”). En otras palabras: el mundo entero es el campo de batalla, una afirmación que los oficiales de Obama han adoptado desde hace tiempo, y que alguien es un Terrorista en el momento que el Presidente declara que lo es: el Presidente es juez y jurado, y ahora incluso el único verdugo.

Por lo que mi pregunta a los defensores de los poderes para asesinar de Obama es esta: ¿cuál de las cuatro principales premisas de la guerra contra el terror de Bush/Cheney rechazas, si acaso alguna? Dadas las teorías para justificar los poderes de Bush/Cheney – que fueron repetidas casi al pie de la letra por los juristas de Obama cuando se les preguntaba por el asesinato de Awlaki – ¿cómo puede nadie coherentemente haber objetado al sistema de detención de Bush/Cheney en Guantánamo pero apoyar ahora los poderes para asesinar de Obama? Es más, incluso, los poderes para asesinar de Obama son más extremistas que el sistema de detención de Guantánamo; esto es verdad por dos razones: (1) Bush/Cheney encarcelaron a extranjeros en Guantánamo, mientras que Obama ha hecho objetivos para matar a ciudadanos estadounidenses (extranjeros capturados en terreno foráneo tienen – según la Corte suprema – muchas menos protecciones constitucionales (si acaso alguna) que los ciudadanos estadounidenses, que conservan las protecciones constitucionales no importa dónde estén); y(2) las muertes por los aviones no tripulados (drone) de la CIA son obviamente una pena más draconiana que el encarcelamiento en Guantánamo. En definitiva, ¿cómo es posible apoyar los poderes para asesinar de Obama sin hacer propias aquellas cuatro teorías utilizadas para justificar Guantánamo?

Una vez has hecho propias esas teorías ofrecidas por los juristas de Obama, por definición has adoptado la guerra contra el terror de Bush/Cheney (de hecho, como los documentos de Marcy Wheeler, los abogados de Obama incluso defendían explícitamente muchas de las teorías utilizadas por los abogados del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) para justificar el programa de escuchas ilegales de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) y los exagerados poderes secretos; el abogado del DOJ Marty Lederman, por ejemplo, anunció: a raíz de los amplios poderes secretos, “estamos en conflicto armado con algunos grupos del público americano que no saben que estamos en conflicto armado con ellos”). Durante la presidencia de Bush, pasé años discutiendo -literalmente sin la oposición de un sólo progresista – que las dos más radicales y peligrosas premisas llevadas a cabo por Bush/Cheney fueron estas: (1) el mundo entero – incluyendo sitios donde no se dispara o combate – se considera ahora campo de batalla (lo que significa poderes de guerra ilimitados para el Presidente en cualquier parte); y (2) acusaciones del Presidente de ser un Terrorista son consideradas el equivalente a vinculantes veredictos de culpabilidad. ¿Hay alguna manera de apoyar los poderes para asesinar de Obama sin adoptar ambas ideas? Estoy realmente interesado en escuchar respuestas a esta pregunta.

* * * * *

Hay que hacer otra puntualización sobre lo que solía ser un punto básico de controversia entre progresistas y neocons – el mantra de que ¡Estamos en guerra con los terroristas!” y que debemos tratar a los acusados de terrorismo como combatientes, no como criminales – pero que se ha convertido ahora, en la era Obama, también en un dogma común para los Demócratas (tú no tendrás un debate con un defensor de los poderes para asesinar de Obama o cualquier otra política de la Guerra contra el Terror suya sin oír estas consignas de guerra). No es exagerado decir cómo de central es esta mentalidad de “Estamos en Guerra” para todos esos poderes reclamados en nombre del Terrorismo.

Pero más que una creencia política o legal, es una necesidad psicológica – una necesidad entusiasta y arraigada – para creer que estamos en Guerra. Realmente es una adicción. Por ejemplo, Lindsey Graham – fácilmente uno de los belicistas más radicales de la nación – está tan resueltamente dedicado a insistir en que ¡Estamos en Guerra! que durante años se ha convertido en su obsesión todo el tiempo. Constantemente compara la Guerra contra el Terror a la guerra contra los Nazis (la manera en que los neocons, y ahora los defensores más incondicionales de Obama, han invocado por mucho tiempo la Guerra Civil para justificar los abusos de la Guerra contra el Terror), e incluso una vez fue tan lejos como para declarar: “La libertad de expresión es una gran idea, pero nosotros estamos en guerra.”

Pero esta necesidad de adoptar la idea de que ¡Estamos en Guerra! es llevada más por deseos psicológicos y emocionales que por una visión legal o política. Todo esto va de sentirse fuerte y decidido – somos Guerreros por una gran causa como nuestros nobles ancestros que ganaron la Guerra Civil y derrotaron a los Nazis – y virtualmente no tiene nada que ver con combatir el Terrorismo. Esta obsesión con ordenar detenciones militares para terroristas – cuando los juicios civiles han tenido más éxito que los militares en mantener a los terroristas en prisión – esconde su propósito real: nada tiene que ver con contrarrestar el Terrorismo sino con arrimarse al propósito psicológico otorgado por la Guerra. Como se puede leer en un informe reciente de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU en inglés):

Esta dinámica de nuestro discurso político ha sido en parte llevada por un “debate” totalmente artificial sobre si la amenaza del terrorismo necesita una respuesta “militar” o por los “aparatos legales”, con la primera descrita como musculosa y la otra como anémica. De acuerdo a este punto de vista, castigar a los terroristas como los criminales que son es ridiculizado como una reflexión de la mentalidad “pre-11 de septiembre”, mientras que enaltecerlos como los combatientes que ellos claman ser es celebrado como tomar la amenaza con seriedad. Pero este debate dice más de la imagen propia de los llamados combatientes que lo hace sobre ninguna realidad del anti-terrorismo.

Lo que es más asombroso para mí sobre esta necesidad de parte de muchos americanos de ambos partidos en insistir en que ¡Estamos en Guerra! es lo similar que es a la mentalidad que impulsa a los miembros de Al Qaeda. Los miembros de Al Qaeda son tan insistentes como los “pequeños guerreros americanos” de Lindsey Graham, que aunque no son meros criminales, sí son combatientes involucrados en una guerra gloriosa. Así es cómo Richard Reid, culpable de intentar explotar un zapato bomba en un avión civil se describía a sí mismo en su audiencia durante el juicio:

Estoy en guerra con tu país. Estoy en guerra con ellos no por razones personales sino porque ellos han asesinado a más, muchísimos niños y han oprimido mi religión y han oprimido a la gente sin otra razón excepto que dicen que nosotros creemos en Allah.

Como respuesta, la sentencia del juez decía esto – dirigiéndose primero al gobierno de EEUU y después al acusado:

Se ha hablado demasiado de guerra aquí. Y lo digo a todo el mundo con el mayor respeto…[A Reid:] Eres un tipo grande. Pero no eres tan grande. No eres un guerrero. Conozco a guerreros. Tú eres un terrorista. Una especie de criminal culpable de muchos intentos de asesinato. Tenía mucha razón el soldado Santiago cuando te sacaron del avión y te llevaron en custodia y tú preguntabas dónde estaba la prensa y dónde estaban los equipos de TV y dijiste que no eras importante. Tú no eres importante.

La gente envuelta en meras actividades criminales – cometiéndolas o atrapándolas – no son “importantes”. Eso es precisamente por lo que los miembros de al Qaeda y los americanos obsesionados con la guerra tienen el mismo objetivo: elevar su conflicto, y por tanto a ellos mismos, para verse a sí mismos en guerra, como guerreros.

Sólo hay que escuchar lo vital que era para Khalid Shiekh Mohammed ver que lo que estaba haciendo era  un acto de guerra más que un mero crimen, diciendo lo mismo que Lindsey Graham y esos que insisten en EEUU que ¡Estamos en guerra! El cerebro del 11 de septiembre se aferraba desesperadamente al mismo pretexto: que él era  un guerrero y un combatiente en una atroz guerra, exactamente como George Washington y los miembros de los militares americanos él apuntaba a su encargo militar. Como resultado, argumentaba, ellos deberían entender que las bajas civiles del 11 de septiembre de las que Mohammed fue acusado son simplemente parte de lo que todo “militar” hace:

Lo que escribí aquí, no es que me esté poniendo como un héroe, cuando dije que era responsable de esto o aquello. Pero tú eres un militar. Sabes muy bien que hay lenguajes para cualquier guerra. Entonces, hay, nosotros cuando admito estas cosas no estoy diciendo que no lo hice. Lo hice pero este es el lenguaje de cualquier guerra. Si America quiere invadir Irak no enviarán rosas y besos a Sadam, sino que enviarán un bombardeo. Esta es la mejor manera si quiero. Si estoy luchando por cualquiera lesadmito que soy enemigo de los americanos. Seguro, soy enemigo americano. Usama bin Laden, hizo su mejor rueda de prensa en los medios americanos. El señor John Miller estaba allí cuando hizo la declaración contra la Jihad, contra América. Y él dijo, no es necesario que explique lo que dijo, pero básicamente lo que dijo sobre la presencia militar americana en la península de Arabia y ayudando a Israel y otras muchas cosas. Por lo que cuando nosotros hacemos cualquier guerra contra América nosotros somos como chacales en la noche.

Entonces, venimos de líderes religiosos que consideramos que nosotros y George Washington hacemos lo mismo. Cuando se considera a George Washington como un héroe. También muchos de los musulmanes consideran así a Usama bin Laden. Está haciendo lo mismo. No hace otra cosa que luchar. Necesita su independencia. Incluso nosotros pensamos eso, o no sólo yo. Muchos musulmanes, que están haciendo al Qaida o los Talibanes. Ellos han oprimido América. Este es el sentimiento del profeta. Por lo que cuando nosotros decimos que somos enemigos combatiendo, así es. Nosotros lo estamos haciendo.

Lo que nos encontramos aquí es que los extremos de ambos lados de un conflicto en muchas ocasiones son un perfecto reflejo en el espejo. Los colonos israelíes y Hamas tienen el mismo deseo de prevenir un acuerdo de paz y por las mismas razones. Los neocons americanos y los extremistas en Irán tienen el mismo deseo de inflamar el conflicto entre EEUU e Irán y al finalpiensan exactamente del mismo modo. Y los miembros de Al Qaeda y los extremistas de ¡Estamos en Guerra! en los EEUU tienen a converger en su forma de pensar también (ver aquí para entender cómo Lindsey Graham está tan trastornado y sediento de sangre como nadie en el mundo). El historiador Richar Hofstadter, en su relevante ensayo de 1964 en Harper titulado “El estilo paranoico en los políticos americanos,” describía perfectamente cómo los extremistas en ambos lados de un conflicto son casi siempre idénticos (y, al hacer eso, enfatizó, con precisión, que esta dinámica “no está confinada a nuestro propio territorio y tiempo; es un fenómeno internacional”):

El portavoz paranoico ve el destino de la conspiración en términos apocalípticos – transita entre el nacimiento y la muerte de mundos enteros, enteros sistemas políticos, completos sistemas de valores humanos…Él no ve el conflicto social como algo que tenga que ser mediado y de acuerdo mutuo, de la manera que lo hace un político. Como lo que está en juego es siempre un conflicto entre el bien y el mal absoluto, lo que hace falta no es un compromiso sino pelear hasta el final.

Como se cree que el enemigo es totalmente malvado e insaciable, debe ser totalmente eliminado – si no del mundo, al menos del teatro de operaciones al que la paranoia dirige su atención. Esta demanda de victoria total lleva a la formulación de objetivos irreales y sin esperanza, y como esos objetivos no son alcanzables ni de lejos, el fallo constantemente agudiza el sentido de frustración de la paranoia.Incluso éxitos parciales le dejan con la misma sensación de impotencia con la que empezó, y esto a cambio sólo refuerza su consciencia de lo inmensas y aterradoras cualidades de su oponente.

El enemigo está claramente definido: es un modelo perfecto de malicia, una especie de superhombre amoral – siniestro, omnipresente, poderoso, cruel, sensual, lujurioso. A diferencia del resto de nosotros, al enemigo no se le encuentra en las empinadas cuestas que conforman la historia, o como una víctima del pasado, de sus deseos o limitaciones. Él dispone, de hecho construye, el mecanismo de la historia, o intenta desviar el curso normal de la historia de un modo diabólico… Es duro resistirse a la conclusión de que este enemigo es en muchos aspectos una proyección de su yo; ambos aspectos, lo ideal y lo inaceptable del yo son atribuidos a él.

El enemigo – al que los guerreros americanos mantienen y glorifican con su interminable fijación de que ¡Estamos en Guerra!  y en cuyo nombre se hace una Guerra interminable y las libertades civiles son destruidas – es, de hecho, “en muchos aspectos la proyección de él mismo.” Hay una buena razón por la que los miembros de Al Qaeda y los que serían los guerreros americanos están ambos igualmente desesperados por mantener la mentalidad del ¡Estamos en Guerra!: es lo que les da un propósito y justifica todo lo que hacen.

* * * * *

Un último punto sobre estos defensores del ¡Estamos en Guerra!: Jeffrey Goldberg en The Atlantic agrupó informes de noticias oficiales de los diversos actos de guerra dirigidos contra Irán: explosiones, asesinatos de sus científicos, guerra cibernética, y preguntó: ¿Está Irán ya siendo atacada por una alianza de EEUU e Israel? Yo escribí sobre la misma cuestión en el contexto de la columna de Roger Cohen en el New York Times en la que básicamente se argumentaba (y celebraba) que EEUU e Israel ya estuvieran haciendo una guerra encubierta contra Irán (Cohen escribió “sería tremendamente inocente creer que esos eventos no son resultado de acciones americano-israelitas encubiertas). Sólo tener en cuenta lo alucinante que es: los políticos y los medios americanos están tan obsesionados con la guerra que les parece indiscutiblemente claro que el gobierno de los EEUU – en total secreto, sin una remota base legal – está envuelto en un grado desconocido en varios actos de guerra contra Irán, y nadie se da cuenta o le importa, o ni siquiera quiere saber lo que el gobierno de los EEUU está haciendo al respecto. Si crees que necesitas atacar países en total secreto, Señor Comandante en jefe, siga adelante: no es necesario ni que nos lo diga. Esto es lo que esta mentalidad de ¡Estamos en guerra! produce.

Este artículo apareció originalmente en Salon.

Manual de prensa de las guerras imperialistas

Nadie escapa del Gran Hermano. He estado unos días desconectado de internet en Portugal, observando con mis propios ojos los estragos del capitalismo en el país vecino, cuando vi en la CNN y la BBC internacional el “conflicto” en Georgia. Yo alucinaba en colores con lo que estaba haciendo Rusia. ¿Es que están locos? Pero como siempre, yo muy mal pensado, me olí que había gato encerrado en todas esas noticias. Incluso nada más volver a España leía en la portada de Público: “Rusia, el imperio ha vuelto“.

Cuál fue mi sorpresa cuando empecé a leer otras fuentes, y me enteré de que los Georgianos no tenían tropas en Osetia, y que atacaron Osetia del Sur matando a más de 1000 civiles. Una población de mayoría rusa.

Aquí ya no hay diferencias religiosas, culturales o de otro tipo a las que echarles la culpa del conflicto.  Pero sí a los “ex-comunistas”, a esos coloraos que tenían rabo y cuernos, venidos del infierno, pero que ahoran proporcionan más del 20% de la energía que Europa gasta.  Es bastante divertido escuchar a algunos medios “tachar” a los rusos de capitalistas, de imperialistas (como Público). Pero es que los niveles de mentira, desfachatez y armonía entre todos los medios de desinformación son de los más altos que recuerde. Utilizan imágenes tomadas por el ejército ruso de tropas georgianas atacando y dicen que son rusos. Entrevistan a una niña que había tenido que huir de los ataques, y la niña tiene que dejar claro que de quien huían eran de los georgianos y va el entrevistador (de la FOX) y la censura. Están obviando que algunos prisioneros del “ejército” georgiano ¡eran negros!, o sea, estadounidenses.

Dicen que la Historia la escriben los vencedores, pero ¿quién escribe el presente? Preguntad a vuestro alrededor, ¿quién ha empezado y quién es el culpable de la guerra en Georgia? La respuesta será alta y clara: Rusia. Ya se ha impreso la Historia, la verdad según la CNN.

Aquí tenéis algunos ejemplos de manipulación fotográfica. Y aquí sobre el conflicto.

Quien piense que las guerras mundiales imperialistas son cosa de los libros de Historia que eche un vistazo a un mapa del mundo, señale las regiones productoras y de transporte de energía o de agua. Que marque las regiones productoras de manufactura. Y ahí encontrará la guerra, la del saqueo, la del expolio, la de siempre.

Quién piense que la ocupación de Palestina es un problema religioso que se pregunte qué hacen los israelitas en Georgia y Colombia como instructores militares.

Cuando oí que habían “dado de baja” a 10 soldados franceses en un combate en Afganistán esperaba oir lo del “ataque terrorista”, pero no, tuvieron un poco de decencia, lo llamaron ataque, sin más. No dijeron que estuvieron más de 3 horas combatiendo, y que la coalición militar más poderosa de la historia de la humanidad no pudo con los “terroristas” afganos.

Si bien es verdad que en los últimos años se han dado contradicciones entre los imperios de EEUU y Europa, por ejemplo con la invasión de Irak; en general los dos “coalicionan” bien a la hora de repartirse el mundo. Y a EEUU se le está complicando la cosa, América Latina ha dejado de ser su patio trasero, porque no es Venezuela y Cuba, sino Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, ahora Paraguay, etc. Independientemente de que la política de cada país sea más o menos “progresista” lo que es verdad que están por la integración latinoamericana. Pero mientras EEUU y Europa estén entretenidos en Afganistán e Irak, con Rusia o China, no se podrán meter en más berenjenales.

Por lo que aunque repudiemos la política saqueadora de Rusia, hay que reconocer que su presión ayuda que los pobres de latinoamérica tengan una oportunidad, que esperemos sepan aprovechar.

¿Y nosotros qué?, pues bastante tenemos con los juegos olímpicos, después vendrá la liga…

Niños soldado españoles

Los titulares: “TRISTEZA” POR LA MUERTE DE LOS ESPAÑOLES”, “Zapatero, la Casa Real y la comunidad internacional, apesadumbradas ante el asesinato de soldados españoles en Líbano”, “Seis soldados españoles mueren en un atentado en Líbano”, Seis ‘cascos azules’ españoles mueren en un atentado con bomba, Cinco soldados españoles fallecen al sur del Líbano… así decenas de titulares.
QUE NO, que no eran españoles, la mitad de ellos eran españoles. Y tampoco eran de “origen colombiano” como decía El País, 3 de ellos eran de nacionalidad colombiana. Lo que pasa es que les da vergüenza (si es que la tienen) de reconocer que los mercenarios han vuelto al ejército español.
Según la CNN, el ejército español tiene un 9% de soldados latinoamericanos, mientras que de los soldados en misiones en el extranjero, un 30% es latinoamericano. (eso se llama carne de cañón). A veces CNN me sorprende. Es un dato escalofriante, indignante… vuelve a ser válido el concepto “soldado: a sueldo”. Pero es que el sueldo de un soldado es de unos ¡800€!.
Esto es lo que dice la página http://www.soldados.com, portal de reclutamiento del ejército español: “Si eres hispanoamericano o ecuatoguineano y quieres aprender una profesión mientras trabajas, tu futuro está en las Fuerzas Armadas Españolas. Aquí puedes encontrar un empleo estable y mejorar tu grado de integración en la sociedad española” Estos lemas, unidos a la imagen de aventura, diversión, etc. que muestra el ejército (incluso con videos porno), anima a las clases populares e inmigrantes a alistarse en busca de un salario mísero y un poco de…integración.

ALQAEDA se ha convertido en el comodín. Cuando no tengo carta que jugar, ALQAEDA al canto. Pero es que lo único que falta es que Grande-marlaska, en su investigación, vea indicios de que ETA estuvo implicada…
¡son soldados, niños, pero soldados! y no van de colonias o campamentos, sino A LA GUERRA. El problema es que los grandísimos hijos…de cínicos lo llaman misiones de paz. CARAJO! antes acudían al patriotismo barato, en USA todavía lo hacen, por lo menos es más “decente”, pero es que los gobiernos españoles mienten como bellacos.
¿por qué Aznar quitó el servicio militar obligatorio? para que solo fueran a la guerra los hijos de los trabajadores. Porque antaño existían maneras de que los ricos no fueran a la mili, pagando vaya, o si iban lo hacían directamente como mando. Pero con la “falsa-democracia” se inventaron el ejército “pofecional”, donde nada más que los que pudieran vivir (y se conformaran) con 800€ al mes se alistaran. Pero si es que la precariedad llega hasta al tema de la seguridad. Van en misión de paz, pero sin seguridad. El grado de cinismo, hipocresía y falsedad del ministro de defensa llega a los extremos de decir que es que los inhibidores de frecuencia no estaban porque la empresa encargados de hacerlos se retrasó. Ay! perdone porque su hijo de 19 añitos, que apenas se afeita haya muerto, es que la empresa que tenía que hacer los cinturones de seguridad se ha retrasado.
Y los españoles, en casa, convencidos de que “el dimonio” (versión Alqaeda), que como Dios, está en todas partes, ha sido el culpable. Porque nosotros somos los buenos.

Lo que no dicen los medios de comunicación es la labor “humanitaria y pacifiquísima” que realiza nuestro ejército en el Líbano. Pues en los últimos meses han desarrollado un corredor “humanitario” entre la capital y los campos de refugiados palestinos, para que el ejército libanés, a las órdenes de Israel, masacre y bombardee ciudades repletas de civiles. Sin que dejen entrar a periodistas y casi ayuda humanitaria.
Esa es la labor de nuestros niños soldado, nuestros mercenarios, que como en todas las guerras mueren para que los poderosos, explotadores, burgueses, imperialistas, empresas multinacionales, políticos corruptos, cínicos… sigan enriqueciéndose con la sangre de los trabajadores, españoles o extranjeros.

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. GENOCIDIO DE CLASE


Se llenan los escritos de opinión de cifras. El empirismo de nuestros tiempos nos hace creer que la verdad está en los datos, y en los telediarios nos mienten a diario con cifras verdaderas.
Me apetecía escribir brevemente mi opinión sobre la Guerra Civil Española, y extrapolarla a mi situación de explotación cotidiana. Pero lo voy a hacer sin “datos”, porque soy incapaz de retenerlos un rato, vamos, unos segundos, por lo que ni siquiera lo he intentado.
Se tiende a ver la Guerra Civil Española (GCE) como una “guerra entre hermanos” donde todos sufrieron y todos cometieron atrocidades. Una guerra utilizada para despachar viejas rencillas de pueblo. Algo remoto, “histórico”, que ya no nos afecta más que para conocer nuestra historia, desde un punto de vista “cultureta”.
Otros, como la Asociación para la recuperación de la memoria histórica, quieren dejar constancia de lo que supuso el alzamiento, quieren hacer justicia con los que aún viven, pero se quedan ahí, en el pasado, consideran “superada” esa fase, la dictadura. El “foro por la memoria”, intenta hacer una investigación crítica del alzamiento y de la represión. Y la extrapola a la situación del capitalismo actual en España, o al menos lo intenta.

¿Fue una guerra entre hermanos?
Cuando se formó el frente popular (ejército regular republicano) y se aniquilaron a las milicias, el número de voluntarios que acudían al frente republicano bajó muchísimo, por lo que la república acudió al reclutamiento obligatorio, tal como se hacía en el bando nacional desde el alzamiento militar. Ahí es donde surgen las historias bucólicas, del tipo “norte y sur”, donde hermanos se enfrentan en una guerra estúpida con líderes sanguinarios. Eso es una falacia, una mentira. Las guerras tienen siempre tienen causas, más o menos sencillas o explícitas. Siempre tienen un trasfondo económico y político. ¿Por qué eran menos hermanos los soldados alemanes y franceses que los españoles?
Un ejemplo lo pone Orwell en su libro “Homenaje a Cataluña”:

En esa época se sumó a nosotros una sección de andaluces. No sé cómo llegaron hasta este frente (estaban en Aragón). La explicación aceptada era que habían huido de Málaga a tal velocidad que se habían olvidado de detenerse en Valencia; pero esta explicación se debía a los catalanes, que despreciaban a los andaluces como a una raza de semisalvajes.
Hermanos sí, poco más o menos como ahora…

La GCE fue una guerra de clases internacional, preludio de la 2ª guerra mundial, pero con la peculiaridad de que TODOS los países capitalistas de Europa y EEUU se posicionaron en contra de la república de la guerra, que no es la misma que la República de pre-guerra. Básicamente ni Francia ni Inglaterra querían apoyar un “ejército” que luchaba por la justicia social, contra el fascismo, por la liberación de la mujer, contra la explotación del ser humano, por el reparto de las riquezas…
Por ello apoyaron entre bastidores el envío de tropas y material bélico de la Italia de Mussolini. Y más tarde se aliarían con Hitler en Holanda para que los “rusos”, pero sobre todo los comunistas holandeses, no avanzaran. De esto dice algo una peli reciente, “el libro negro”. Pero si hay sinvergüenzas que ahora nos venden a Churchill como un demócrata, pero ¡si admiraba a Franco!.
Para colmo Stalin, que aparte de anticomunista era bastante lerdo, se le ocurre pensar que era mejor no mosquear a Francia e Inglaterra (sus aliados contra el fascismo, sic) con una revolución en España. Y manda a filas a sus cachorros españoles para que liquiden la revolución puesta en marcha, y lo consiguen, vaya que si lo consiguen.
Ahí está la 2ª guerra civil, la de la burguesía “moderna”, la que quiere una democracia “a la francesa”, guay, donde cualquiera puede decir lo que quiera siempre que no te escuche nadie, pero si hay más de 5 ó 6 te saco a pasear los tanques por los campos Elíseos, como en el 68.
Eso más o menos hasta que se formó el Frente popular y se echaron abajo las esperanzas que los trabajadores y jornaleros españoles habían puesto en la República.
Fue la guerra de clases “perfecta”, donde TODAS las clases estaban implicadas, oligarquía (Franco), Burguesía industrial-pequeño burguesía comercial (PSOE, Izquierda republicana, PCE!…) y trabajadores (CNT, POUM, y…). Todas contra todas, pero solo una perdió, la trabajadora.
¡“En 1951 los jornales se situaban en el 60% del nivel de 1936”!
Pero cómo sobrevivió el franquismo, con el apoyo de los países “aliados”.

La GCE AHORA:

Me sucedió una cosa hace unos años, una de las primeras veces que visualicé claramente a las “2 españas” y que utilicé esa expresión. Estábamos en una reunión “informal” con el decanato de Ciencias, y miembros de comisiones docentes, etc. También se nos invitó a los claustrales de Ciencias, yo entre ellos. Los claustrales gamberros, de la CUDE, pedíamos más participación de los estudiantes en las decisiones de los órganos de poder, entre otras cosas de gamberros. Más democracia vaya! Más de un “vice-loquesea” había presumido de correr delante de los grises. En una de mis pocas intervenciones, con mi pelo largo bastante despeinado, y me apuesto lo que sea que con chándal de algodón, delante de bastantes corbatas dije algo así como “todavía están las 2 Españas”. Una falsa ilusión óptica me hizo ver que las caras de los excelentísimos se ponían ¡rojas!, una vasodilatación pasajera.

Estoy viviendo en uno de los barrios obreros emblemáticos durante la GCE, Poble Sec, a unos cientos de metros de las Ramblas y de la Telefónica. Donde la 2ª GCE estalló.
A unos cien metros más arriba, en la misma calle, todavía hay un refugio que han rehabilitado, mirar lo que dicen en su página web:
La rehabilitación ha intentado ser lo más fiel posible a la realidad de la época: se han reparado las paredes, se han repuesto los bancos, se ha instalado una nueva red de alumbrado respetando los puntos de luz originales, también se ha realizado un montaje sonoro que reproduce el sonido de los bombardeos tal como se oían dentro del refugio… La recuperación del refugio pretende ser una denuncia a la crueldad de las guerras y sus consecuencias, y al mismo tiempo un homenaje a todos los ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo que han sufrido o sufren bombardeos.
Es como port-aventura, pero solidarios. Ohhhh!
De esto se trata, de obviar, de esconder que la GCE tuvo vencedores y vencidos, que se produjeron cientos de miles de asesinatos SELECTIVOS, sí, murieron los de una clase, la trabajadora (¡en ambos bandos!), sobre todo aquellos que tenían unos ideales, los de libertad, justicia e igualdad, reales. Esos millones de jornaleros que “no querían llevar el nombre de sus carceleros” y se rebelaron por ello.

Los “teóricos” del franquismo decían cosas como estas:
“Todos nuestros males vienen de las alcantarillas. Las masas de este país no son como sus americanos, ni como los ingleses. Son esclavos. No sirven para nada salvo para hacer de esclavos, y solo son felices cuando se les hace trabajar como esclavos. Pero nosotros, las personas decentes, cometimos el error de darles casas nuevas en las ciudades en donde tenemos nuestras fábricas. En esas ciudades construimos alcantarillas, y las hicimos llegar hasta los barrios obreros. No contentos con la obra de Dios, hemos interferido en Su Voluntad. El resultado es que el rebaño de esclavos crece sin cesar. Si no tuviéramos cloacas en Madrid, Barcelona y Bilbao, todos esos líderes rojos hubieran muerto de niños, en vez de excitar al populacho y hacer que se vierta la sangre de los buenos españoles. Cuando acabe la guerra destruiremos las alcantarillas. El control de natalidad perfecto para España es el que Dios nos quiso dar. Las cloacas son un lujo que debe reservarse a quienes las merecen, los dirigentes de España, no el rebaño de esclavos”.
Capitán Gonzalo Aguilera, conde de Alba (¿os suena?) de Yeltes.
Con este párrafo se resume la GCE, los 40 años de franquismo, pero sobre todo nuestra farsa-democracia. Parece que estoy viendo al cerillita al lado de la Duquesa de Alba.
Esto es lo que se decía, y esto lo que se hacía:
El Alcalde de Sevilla, impuesto por Queipo de Llano (estos datos los estoy copiando), llegó con su columna a una villa de Sevilla, donde habían quemado una iglesia, pero los socialistas habían protegido al párroco que dijo esto: “ustedes creerán que por mi calidad de sacerdote voy a decir palabras de perdón y de arrepentimiento. Pues no. ¡Guerra contra ellos hasta que no quede ni la última raíz! A continuación, numerosos hombres y mujeres fueron detenidos, a las mujeres les afeitaron la cabeza y una fue arrastrada con un burro por las calles antes de ser asesinada. 60 fueron asesinados en unos días, el párroco, padre Martínez Laorden, se quejó oficialmente de que la represión había sido demasiado suave.

Estos fueron los que durante la dictadura exterminaron cualquier vestigio de lucha por justicia social, la igualdad, contra la explotación.
Dice una canción que las armas no matan las palabras, en nuestro caso las palabras yacen en una cuneta. Igual que en Latinoamérica o Italia. ¡Joder si las mataron!
Carrillo fue uno de los cachorros de vanguardia a los que me refería antes, y se comportó como tal, como vanguardia, igual que Piqué o Pilar del Castillo, liderando la transición con vaselina, asegurándose de que todo quedase “atado y bien atado”. Sí, Carrillo (y todo el PCE) luchó contra el fascismo, hubo ejemplos heróicos, los maquis, las mujeres del PCE…pero sabiéndolo o no, representaban a una de las partes y no era la trabajadora, sino a los empresarios alemanes, aquellos que dieron los marcos al PSOE para que ganara las elecciones y para que les devolviera el favor (y los marcos) regalándole y subvencionándole la SEAT, que produce coches alemanes, con tecnología alemana, para enriquecimiento alemán, pero con el sudor de españoles. Eso es la GCE ahora. Los aviones que bombardean Irak repostan en nuestra tierra, gracias a eso ¡Franco vive!

“Er moncadista”

CONTRA LA INVASION EN EL LIBANO – GRANADA

El 19 y el 26 de agosto en Granada el Foro Social convocó a concentraciones contra la invasión israelí del Líbano.
En la del 19, convocada en apenas 2 días, asistieron más de 400 personas y en la del 26, menos, ¿300?.



Ahí mismo convocamos para el miércoles siguiente, donde queríamos que hubiera sorpresa, alguna acción más. Y nos pusimos manos a la obra…


El plan, desplegar una bandera palestina de 17 metros de largo de la torre de la vela de la Alhambra.
Todo parecía preparado:

Pero el viento nos pudo y tuvimos que “hizar” la bandera. Otra vez será.
Abajo nos esperaban, bajé la bandera volando, y la pusimos en el suelo, con signos evidentes de su lucha, esta vez por llamar la atención de más de un pueblo que sufre y resiste:

La tristeza y un poco de decepción se ha apoderado de parte del grupo banderil. A veces es más importante la lucha en sí que sus objetivos, esta vez la lucha era imprescindible, es necesaria, y hay que seguir.
La pregunta es, ¿qué hay que hacer para vencer al imperialismo, ya sea sionista que europeo? Materializado este último en desidia, pereza, pasotismo, individualismo, precariedad, mucha precariedad.

Los medios de desinformación, siervos del Capital, NO, herramientas del capital, no dijeron nada, aunque currelas no faltaban:

El Foro Social de Granada seguirá luchando, dentro de sus limitaciones, por la Paz, eso sí, con dignidad.

Mientras visita esta página, y aunque lucho contra los actos individuales, a veces…
http://www.nodo50.org/csca/palestina/campanya_boicot-2002.html

Subir ↑