Buscar

El blog de Moncadista

Nací un 26 de julio…

Etiqueta

tortura

EEUU, el paraíso de los psiquiatras

Extremismo normalizado

Cómo los estadounidenses están eficientemente entrenados para aceptar ideas que una vez se consideraron demasiado radicales para ser ni siquiera pensadas

2 de agosto de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
3 de septiembre de 2012

¿Recuerdan cuando, en la vigilia del ataque del 11 de septiembre, la Ley Patriótica era controvertida, mostrada como la cara simbólica del radicalismo de Bush/Cheney y ampliamente lamentada como una amenaza al corazón de las libertades estadounidenses y al control de los poderes federales de detención y vigilancia? Y sin embargo ahora, la Ley Patriótica es renovada discretamente cada cuatro años por abrumadoras mayorías de ambos partidos (a pesar de abundantes pruebas de serios abusos), y casi nadie se molesta por ello nunca más. Así es como poderes extremos se normalizan: se convierten en una especie de accesorio en nuestra cultura política que estamos entrenados a darlo por hecho, ver lo deformado como normal. Aquí hay numerosos ejemplos de los dos últimos días que ilustran esta misma dinámica; ninguno parece abrumadoramente significativo en sí mismo, pero ese es el punto:

Después de que Dick Cheney criticara a John McCain el pasado fin de semana por haber escogido a Sarah Palin como candidata a la Vicepresidencia, esta fue la réplica de MacCain:

Mira, yo respeto al vicepresidente. Tuvimos fuertes diferencias como la de si deberíamos torturar a la gente o no. Yo no creo que debamos hacerlo.

¿No es alucinante que la primera frase (“Yo respeto al vicepresidente”) pueda preceder a la siguiente (“Tuvimos fuertes diferencias como la de si deberíamos torturar a la gente o no. Yo no creo que debamos hacerlo”) sin ninguna crítica o controversia? Me doy cuenta de que expresiones no sinceras de respeto son un ritual rutinario entre las élites políticas estadounidenses, pero aún así, la declaración de McCain lleva a este pronunciamiento: Dick Cheney autorizó la tortura (es un torturador) y lo respeto. ¿Cómo puede ser ese un sentimiento aceptable para expresar? Desde luego, es incluso más notable que los oficiales políticos, que todo el mundo sabe autorizaron la tortura estén libres, respetados y prósperos, blindados totalmente de toda responsabilidad criminal. “La tortura” ha sido transformada para siempre de un tabú del que no se podía hablar en una controversia política como cualquier otra, donde permanecerá por mucho tiempo.

Igualmente notable es este artículo de opinión del fin de semana de Los Angeles Times, condenando la lista de la muerte del Presidente Obama y los asesinatos secretos:

Editorial

Cuando el gobierno mata

La garantía al debido proceso de la Constitución significa que el presidente no puede actuar como un juez, jurado y verdugo de sospechosos de terrorismo, especialmente cuando son ciudadanos de los EEUU.

Permitir que el presidente de los Estados Unidos actúe como juez, jurado y verdugo para sospechosos de terrorismo, incluyendo a ciudadanos de los EEUU, basándose en el secreto de las pruebas no se puede reconciliar con la garantía de la Constitución de que no se tomará una vida sin el debido proceso legal.

Bajo la ley, el gobierno tiene que conseguir una orden judicial si pretende poner a un ciudadano de EEUU bajo vigilancia electrónica, y sin embargo no hay una orden judicial comparable sobre una decisión de matar a un ciudadano. Ni siquiera una corte puede revisar las políticas generales para tales asesinatos….

Pero si los Estados Unidos van a seguir por el camino de asesinatos patrocinados por el Estado, el Congreso debería, por lo menos, pedir que una corte juegue algún papel, como la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera hace con la vigilancia electrónica de sospechosos de terrorismo extranjeros. Incluso una mínima vigilancia judicial podría hacer que el presidente y sus asesores se lo pensaran dos veces el que un ciudadano estadounidense supusiera un peligro “inminente” tal que que tuviera que ser ejecutado sin un juicio.

¿No es alucinante que una editorial de un periódico incluso tenga que decir: ya sabes, se supone que el Presidente no tendría que tener el poder para actuar como juez, jurado y verdugo y ordenar a ciudadanos estadounidenses a ser asesinados sin transparencia o debido proceso? ¿Y no es incluso más alucinante que el actual presidente ha tomado y llevado a cabo ese poder sin apenas controversia? Recordad que cuando el The New York Times confirmó por primera en el 2010 vez que Obama estaba asesinando a ciudadanos, anotó, citando fuentes “oficiales”, que “es extremadamente raro, si no sin precedentes, que un estadounidense sea declarado como objetivo para ser asesinado.” Ya no. Ese poder presidencial (literalmente es el poder más tiránico que un líder político puede tomar) es ahora también apenas una parte integrante de nuestra cultura política.

Mientras tanto tenemos esto, de la Asociación de Prensa de ayer:

EL DEPARTAMENTO DE POLICÍA DE NUEVA YORK LANZA UN SISTEMA QUE TODO LO VE PARA RASTREAR AL CRIMEN

POR KIMBERLY DOZIER
AP REDACTOR DE INTELIGENCIA

ASPEN, Colorado (AP). El departamento de policía de Nueva York lanzará pronto un “Dominio de sistema de conocimiento” que todo lo ve, que combina multitud de fuentes de información para rastrear tanto criminales como potenciales terroristas.

Raymond Kelly, comisario de la policía de Nueva York, dice que la ciudad desarrolló el software con Microsoft.

Recuerdan cuando el programa de John Poindexter’s “Total conocimiento de la información” (que iba a usar tecnología de minado de datos para escudriñar las transacciones personales de datos electrónicos para encontrar patrones y asociaciones conectadas a amenazas y actividades terroristas”: básicamente era crear vigilancia en tiempo real de todo el mundo (¿era demasiado extremo y amenazador incluso para un EEUU todavía en su pico de histeria pos-11 de septiembre?) Y aquí tenemos al Departamento de policía de Nueva York más de una década después del 11-9 anunciando un programa muy similar en un términos muy parecidos, y es casi imposible visibilizar cualquier controversia real.

De manera similar, en la frase de AP de más arriba en la que se describen los supuestos objetivos de este nuevo programa de vigilancia del NYPD: ¿qué, exactamente, es un “potencial terrorista”? ¿no es un increíble término orwelliano dado que, por definición, puede incluir a cualquiera y a todos? En la práctica, prácticamente significará: todos los musulmanes, más cualquiera que se meta en cualquier activismo que se oponga a las facciones de poder imperantes. Así es como se ha usado siempre el Estado de Vigilancia Americano. Y aún así, lo no deseable del régimen de vigilancia masivo, “que todo lo ve”, fue un hecho (una visión, en definitiva, de que la Stasi de Alemania oriental fue una mala idea que no querríamos replicar en suelo estadounidense), y lo sigue siendo ahora, no hay casi límites al nivel de vigilancia estatal que toleramos.

En el The New York Times de ayer, Elisabeth Bumiller escribió sobre la conmovedora y difícil situación de los pilotos de aviones no tripulados estadounidenses que, sentados enfrente de “la consola de un ordenador en los suburbios de Siracusa,” acabando con vidas de personas a miles de kilómetros de distancia al lanzar misiles contra ellas. La mayoría del artículo está dedicado a obtener simpatía y admiración por esos nobles guerreros, pero al hacer eso, describe involuntariamente el futuro de Estados Unidos con la vigilancia doméstica de los aviones no tripulados:

Entre las tareas psicológicas más duras está la vigilancia cercana mediante misiones de francotiradores aéreos, una reminiscencia del oficial de la Stasi de la Alemania Oriental absorbido por la gente a la que espía en la película“ La vida de los otros. ” Un piloto de un avión no tripulado y su compañero, el que manipula la cámara del avión, observa los hábitos de un militante mientras juega con sus niños, habla con su mujer y visita a sus vecinos. Después intentan escoger el momento en el que atacar cuando, por ejemplo, su familia esté fuera en el mercado.

“Ellos observan a este tipo haciendo cosas malas y después sus cosas normales de su vida anterior,” dijo el Coronel Hernando Ortega, jefe de medicina aeroespacial para el Comando de Entrenamiento de Educación Aérea, que ayudó a llevar a cabo un estudio el año pasado sobre los estrés de los pilotos de aviones no tripulados… “Los ves despertarse por la mañana, hacer su trabajo, ir a dormir por la noche,” dijo Dave, un comandante de la Fuerza Aérea que pilotó aviones no tripulados desde el 2007 al 2009 en la Base Creech de la Fuerza Aérea en Nevada y ahora entrena pilotos de aviones no tripulados en la base Holloman de la Fuerza Aérea en Nuevo México.

Este es el nivel de seguimiento detallado que la vigilancia con aviones no tripulados permite. Numerosos atributos de los aviones no tripulados de vigilancia (su capacidad de quedar suspendidos en el aire por largos periodos de tiempo, su capacidad para permanecer sigilosos, su cada vez precio más bajo y pequeño tamaño) les permite una gran capacidad de vigilancia, duración e invasividad a diferencia de otros instrumentos de vigilancia, como helicópteros policiales o satélites. Recordar que los militares de EEUU ya están usando un nuevo tipo de avión no tripulado en Afganistán (la Medusa, nombrado así por la “criatura mítica griega cuyos ojos que no pestañeaban volvían piedra a aquellos que la contemplaban”) es “capaz de escanear un área del tamaño de una pequeña ciudad” y los “más sofisticados robots que usan inteligencia artificial y que (pueden) buscar y grabar ciertas clases de actividad sospechosa”; presumía un general estadounidense: “La Medusa estará mirando a toda la ciudad, de manera que no habrá ningún modo de que el adversario sepa a qué estamos mirando, y lo podemos ver todo.”

No hay ninguna duda de que este avión no tripulado de vigilancia está llegando a territorio estadounidense. Ya ha sembrado una vasta industria que está rápidamente asegurándose una aprobación formal para la proliferación de esta tipo de armas de vigilancia. Está creciendo, aunque marginalmente, una oposición tanto entre los independientes de izquierda como entre los sectores de tendencia más liberal de la derecha, pero hasta el momento, esta coalición entre ideologías es fácilmente superada por la combinación de los grupos de presión de los fabricantes de aviones no tripulados y los fanáticos del Estado de Vigilancia. La idea de robots voladores sobrevolando suelo estadounidense vigilando lo que los ciudadanos hacen en masa es todavía otra de esas ideas que, en el pasado muy reciente, parecía demasiado radical y distópica para entretener, sin embargo está en camino de ser rápidamente emitido. Cuando eso ocurra, ya no es considerado radical defender tales cosas; el radicalismo es puesto a prueba por oponerse a ellas.

* * * * *

Independientemente de lo que uno piense sobre el grupo de Russia Today (RT), Alyona Minkovski, presentadora de un programa del grupo, es una excelente periodista y entrevistadora. Anoche se emitió su último programa (se va para trabajar en un programa del Huffington Post) y yo estuve allí anoche, junto con Jane Hamsher, discutiendo diversos temas del estado de la policía local relacionados con los asuntos discutidos aquí:

* * * * *

Durante el fin de semana, en la columna escribí llamando la atención de la capacidad de internet para detectar falsedades y mitos mejor que el periodismo tradicional, hice referencia al “pánico de masas” causado por la emisión en 1938 de “La Guerra de los mundos” de Orson Wells. Mucha gente (en los comentarios, via email y por otros medios) me objetaba argumentando que tal pánico nunca fue documentado. El profesor de periodismo W. Joseph Campbell argumenta aquí que eso no es más que un mito urbano. Sugiere que la amplia propagación de ese mito por internet socava mi argumento porque muestra cómo internet puede difundir más que combatir falsedades (Dan Drezner da un argumento similar aquí), pero (al menos con el argumento de Cambpell) yo diría que la verdad es justo lo contrario. Dejando aparte que este mito del “pánico de masas” fue creído ampliamente mucho antes de que el uso internet fuera extendido, yo fui rápidamente expuesto, y convencido, por la probable naturaleza mítica de mi afirmación como resultado de un proceso interactivo de periodismo a través de internet, el cual yo elogié.

ACTUALIZACIÓN: En Mother Jones, Adam Serwer argumenta que “finalmente el congreso está haciendo frente al presidente Barack Obama con respecto a los asesinatos selectivos” (en concreto que están “presionando a la administración para explicar por qué cree que es legal matar a sospechosos de terrorismo estadounidenses en el extranjero.” Resaltar que esta presión viene de senadores republicanos, mientras que líderes demócratas tales como Dianne Feinstein están intentando impedir estos esfuerzos para llevar responsabilidad y transparencia básicas a este poder tan radical. Notar el debate aquí: no si el presidente debería tener el poder para ordenar la ejecución de estadounidenses sin el debido proceso, sino simplemente si debería dar cuentas al congreso de lo que hace y cuál cree que es el marco legal que le autoriza a esto.

ACTUALIZACIÓN II: Via BuzzFeed >y Spencer Ackerman, aquí está el logo para las oficinas ejecutivas de la Marina de los EEUU para sus aviones no tripulados:

¿Por qué nos odian?

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 31 de julio de 2012.

La lección de Jose Rodríguez


3 de mayo de 2012

Tal vez es una mala idea confiar al brazo ejecutivo el esgrimir los poderes más extremos, en la oscuridad, sin controles.

Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
14 de mayo de 2012

Jose Rodriguez, el oficial de alto rango de la CIA que ordenó la destrucción de 92 vídeos en los que se veían los interrogatorios que la agencia hacía a sospechosos de terrorismo, fue entrevistado el domingo por la noche sobre su nuevo libro pro-tortura en 60 minutos (la cadena del programa, CBS, y la editora del nuevo libro de Rodriguez, Simon & Schuster, son ambos propiedad de CBS Corp., ahora juntos haciendo dinero mediante la defensa de la tortura). Hay una lección importante que aprender de esta entrevista.

Como muchos comentaristas apuntaron correctamente, la tortura que defiende Rodriguez es claramente una demencia sociópata (del tipo claramente banal identificado por Hannah Arendt). En Esquire, Charles Pierce tiene un post perfecto sobre todo esto, en el que dice: “Estoy perfectamente convencido de que Rodriguez es tanto un sociopata como un maniaco” (su primer párrafo, sobre la protección consecutiva por parte de la administración Obama de estos criminales de guerra, es de recomendada lectura). Las notas de Amy Davidson en El New Yorkerque Rodriguez hizo ni siquiera se molestan en defender la tortura como una maldad necesaria sino que “se jactan sobre su uso al demostrar la valentía del torturador” (de hecho, la afirmación de Rodriguez de que autorizando la tortura significaba que la gente en el gobierno fueron capaces de “ponerse los pantalones” demostraba un totalmente nuevo nivel de adulación psicosexual). Andrew Sullivan dice que Rodriguez es un “criminal de guerra” que “no se avergüenza de nada de eso, y pretende ganar dinero con ello.”

Todo esto es verdad, pero el punto clave aquí es que Rodriguez (siendo un criminal de guerra, maniaco y sociópata) no era un oficial deshonesto, de bajo rango y no representativo de la CIA. Lo contrario es verdad: pasó su carrera en la agencia y ascendió continuamente, llegando a liderar lo que Dana Priest de El Washington Post llamó esta semana “la todopoderosa junta de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia,” localizada “en el centro del universo en la agencia.” Él estaba esencialmente al cargo de operaciones clandestinas, incluyendo la tortura de la CIA, rendiciones, centros clandestinos de detención y los programas de detención. Y los programas criminales que “sociopáticamente” está defendiendo fueron los que las más altas instancias del gobierno de EEUU apoyó, autorizado por su Departamente de Justicia, y protegido por la actual administración de ser investigado o perseguido. Rodriguez (sociópata y todo) no es una aberración en el mundo de la inteligencia y el paramilitarismo del gobierno de los EEUU: él es su símbolo.

Cuando tanta gente reacciona con repugnancia a la mentalidad de Jose Rodriguez, entonces tal vez este es un buen momento para parar y darse cuenta de por qué es tan peligroso y equivocado confiar al Brazo Ejecutivo el que ejerza poderes tan extremos (de asesinato, detención indefinida, rendición, vigilancia) en la sombra, sin vigilancia, limitación o transparencia. Aquellos de vosotros que estéis contentos de que el Brazo Ejecutivo decida -sin control o transparencia- quién vive o muere, quién está libre o en prisión, quién tiene el derecho al debido proceso y quién no, estáis poniendo vuestra fe ciega en los Jose Rodriguez del mundo.

Incluso la gente que en principio no asume ese nivel de poder incontrolado en un estado corrupto y sociópata puede (y lo hará) fácilmente ser transformado por ello. Esa es la naturaleza corruptora inherente al poder incontrolado (de la naturaleza humana) que llevó a los fundadores americanos a insistir en los múltiples niveles de difíciles controles en el momento que se ejercen poderes de esta clase. Jose Rodriguez (sus actos y mentalidad) es el inevitable fruto de poner fe y confianza en la benevolencia de los oficiales del Brazo Ejecutivo Americano para ejercer los más extraordinarios poderes del mundo sin un escrutinio y límites significativos.

Ayer, John Brennan, el jefe asesor anti-terrorista del Presidente Obama, dio un discurso en el cual pretendía proveer de más “transparencia” al programa de aviones no tripulados de Obama. Pero no hizo nada de eso. En cambio (mientras justificaba todo lo que el gobierno hace con el mantra estándar: “Estamos en guerra… sí, la guerra es el infierno. Es horrible. Involucra seres humanos matando a otros seres humanos, a veces civiles inocentes” (ofreció una serie de tópicos vacíos asegurándonos que “el presidente Obama ha demandado que nos adhiramos a los procesos y estándares más altos posibles” cuando se trata del programa de aviones no tripulados. En el momento en que alguien en el brazo ejecutivo propone a alguien para que sea muerto de manera sumaria, dice, los oficiales “tienen en cuenta toda la información disponible, cuidadosamente, con responsabilidad”; “estos esfuerzos son supervisados con extraordinario cuidado y consideración”; y ellos “sólo autorizan un ataque aéreo si tenemos un algo grado de confianza de que civiles inocentes no serán heridos o asesinados, excepto en las más extrañas circunstancias.”

Pero esto son sólo vagas afirmaciones sin verificar (el novelista Herman Hesse, en 1917, describió perfectamente lo prosaico y sin sentido de las afirmaciones de Brennan). De hecho, la prueba que revelaría lo que la administración está haciendo, lo que en realidad esos ataques con aviones no tripulados tienen como resultado, continúa siendo ocultado (basado en la insistencia por parte de la administración y por largo tiempo defendida ante las cortes de que no puede confirmar o negar con certeza la existencia del programa de aviones no tripulados, incluso aunque Brennan hizo exactamente eso ayer: “el Gobierno de los Estados Unidos lleva a cabo ataques aéreos selectivos contra terroristas de al-Qa’ida, en ocasiones utilizando aviones teledirigidos, normalmente referidos públicamente como drones (aviones no tripulados).

En lugar de evidencias y vigilancia, se nos pide, en cambio, simplemente poner nuestra fe en John Brennan y sus demandas, juicios y magnanimidad. Brennan (como Rodriguez) fue un agente de la CIA durante la era Bush que expresamente defendía “las técnicas mejoradas de interrogatorio” (abreviación para “la técnica del submarino”) y la rendición. También tiene un historia de demostradas mentiras sobre las muertes de civiles por los aviones no tripulados de EEUU, ymentiras que caen por su propio peso, retórica para crear falsedades, sobre el asesinato de Osama bin Laden. ¿Qué posible justificación existe para poner nuestra fe ciega en sus pronunciamientos no verificables, o mejor, investirlo con el poder incontrolado y secreto de la vida y la muerte, la prisión y la libertad?

De hecho, no hay justificación para poner ninguno de estos poderes en las manos de ningún líder político sin una letanía de controles, transparencia y restricciones. Cualquiera que juegue con la noción de que esto puede ser hecho de manera segura debería dedicar algún tiempo a ver la entrevista con Jose Rodriguez, que adquirió el poder no por una desviación de la mentalidad del Brazo Ejecutivo, sino más bien por su ejemplificación.

* * * * *

Como apunté la semana pasada (y como Pierce cuenta con más detalles) el verdadero escándalo de la gira de presentación del libro de Jose Rodriguez es que el Departamento de Justicia de Obama (DOJ por sus siglas en inglés) lo ha protegido a él y a sus compañeros criminales de todas las formas de rendición de cuentas. Ayer, el senador demócrata Diane Feinstein hizo una declaraciónsobre su entrevista en 60 minutos donde con total naturalidad afirma que su orden de destruir las cintas “refleja un flagrante desprecio por la ley.” Sí, obviamente lo es: y eso es lo que hace que el rechazo del DOJ a perseguirlo sea tan corrupto. Desde luego, los oficiales del Brazo Ejecutivo, incluso cuando se trata de los crímenes más atroces, están por encima del imperio de la ley cuando se trata de acciones que ellos llevan a cabo como parte de la política del gobierno de los EEUU.

* * * * *

Andrew Sullivan (que una vez hizo un llamamiento para que Obama fuera perseguido como criminal de guerra por su complicidad con los crímenes de guerra de Bush) hoy habla con entusiasmo sobre que Obama “restauró la credibilidad moral del país después de un periodo oscuro de interrogaciones al estilo nazi bajo Cheney, Bush y Rumsfeld.” ¿Exactamente cuál de ellos hizo eso?

ACTUALIZACIÓN: Sam Seder me hizo una entrevista ayer para el programa Majority Reportsobre la entrevista a Rodriguez y la no-persecución; la discusión de 15 minutos puede ser oída aquí.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 1 de mayo de 2012

Hipocresías e ironías de la justicia en EEUU

20 de marzo de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
1 de abril de 2012

(1) Un lector me recordó esto el miércoles y es algo bastante importante: en julio del 2009, Chuck Todd de la NBC fue a “La mañana de Joe” para defender la decisión del Presidente Obama de proteger a todos los oficiales de Bush de ser perseguidos por torturas, argumentando que porque los abogados de Bush dijeron que podía torturar, entonces era legal. Yo entrevisté-debatí con Todd un par de días más tarde sobre esas opiniones, pero antes de hacerlo, escribí una respuesta al argumento que hizo en televisión.

Mientras hacía eso, intenté pensar en la potestad más tiránica e ilícita posible que un presidente podía hacer valer, de manera que pudiera dar a conocer la invalidez del razonamiento de Todd, y esto es lo que escribí:

Me gustaría preguntar a Chuck Todd: si Bush hubiera hecho que John Yoo escribiera un memorándum opinando que era perfectamente legal que Bush utilizara escuadrones de la muerte dentro de EEUU para asesinar a ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso, ¿estaría mal investigar y perseguir eso también, sobre el terreno de que todo el mundo tenía hojas de permiso de un abogado del Departamento de Justicia (DOJ de las siglas en inglés) y eso es lo que los abogados hacen?

El actual presidente ha obtenido, por supuesto, su propia hoja de permiso del DOJ para asesinar a ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso. Ya que la hoja de permiso es demasiado secreta para que nosotros la veamos, no sabemos si la potestad para asesinar autorizada está confinada a terreno extranjero o se extiende a los EEUU, aunque una vez que uno abraza la teoría de Bush-Cheney-Yoo de que el mundo entero es un “campo de batalla”, no hay una manera coherente para limitar esa potestad atribuida, a suelo extranjero. En cualquier situación, el punto real aquí es que nuestro gobierno se ha hecho tan radical y deformado que supera la habilidad de cualquiera para imaginar absurdos poderes hipotéticos de manera que pueda poner prueba la validez de un principio: antes de que pestañees, habrás descubierto que tu hipótesis se ha hecho realidad.

(2) Ayer, la administración Obama – que sólo en los últimos seis meses ha matado a tres ciudadanos estadounidenses en Yemen: Anwar Awlaki, Samir Khan, y Abdulrahman el hijo de Awlaki de 16 años – hizo pedazos los límites conocidos en el uso de la ironía:

Los EEUU instan a que se haga justicia sobre el estadounidense asesinado en Yemen

AFP – hace 15 horas.

El lunes, los Estados Unidos condenaron el asesinato de un estadounidense en Yemen e instan a las autoridades a detener a los autores materiales responsables después de que Al-Qaeda reclamara su responsabilidad.

El Departamento de Estado confirmó que Joel Shrum, un estadounidense que trabajaba para una organización no gubernamental llamada “Centro de desarrollo de entrenamiento internacional” ( en inglés: International Training Development Center) fue disparado mortalmente el domingo en Taez y dijo que estaban trabajando para repatriar sus restos.

“Condenamos este acto terrorista en los términos más severos y expresamos nuestras más profundas condolencias a su familia y amigos,” dijo a los reporteros la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland.

“Instamos a las autoridades yemeníes a llevar a la justicia a los responsables de este crimen atroz,” dijo.

El único modo de matar estadounidenses en Yemen es mediante el uso de aviones no tripulados. O, digámoslo de otra manera: ¡Matar estadounidenses en Yemen: ese es nuestro trabajo – no el de vosotros terroristas!

(3) Después de que Bradley Manning fuera detenido acusado de que había filtrado documentos a WikiLeaks, fue mantenido en aislamiento por diez meses hasta que la presión política al final forzó su traslado al Fuerte Leavenworth en unas condiciones más humanas; el máximo representante sobre la tortura en la ONU concluyó la semana pasada que el trato a Manning durante esos 10 meses fue “cruel e inhumano”. En el extremo opuesto, el sargento Robert Bales – el principal sospechoso de la matanza de 16 civiles afganos – está todavía en el fuerte Leavenworth y está recibiendo este trato:

Bales llegó al Fuerte Leavenworth el pasado viernes y es mantenido en una celda aislada. “Ha sido ya integrado a la rutina normal de confinamiento de antes del juicio,” dijo Rebecca Steed, la portavoz de la prisión.

Esta rutina incluye recreo, comidas y área limpia en el sitio que vive. Steed dijo que una vez que las reuniones con sus abogados se completaran al final de la semana, Bales terminaría el proceso de integración normal.

Un artículo de las Noticias de ABC de cuando Manning fue transferido al Fuerte Leavenworth incluía estos detalles:

A los 150 internos de la instalación – incluyendo a ocho que están esperando un juicio – se les permite 3 horas de recreo al día, dijo, y tres comidas al día en el comedor.

Eso probablemente significa que habrá bastante interacción entre Bales y Manning. Piensen sobre ello: si expones al mundo pruebas antes desconocidas de extendidos y caprichosos asesinatos de civiles (como Manning supuestamente hizo), entonces terminarás en el mismo sitio que alguien que de hecho está involucrado en la caprichosa matanza de civiles (como Bales supuestamente hizo), excepto que aquel que cometió las atrocidades recibirá mejor tratamiento que el que las mostró. Esta es una buena reflexión sobre el sistema de valores de nuestro gobierno (parecido a la manera en que manifiestos crímenes de altos oficiales del gobierno son inmunizados, mientras que esos que los muestran son perseguidos agresivamente). Si los registros de las conversaciones son creíbles, Manning decidió filtrar esos documentos porquerevelaban crímenes atroces que él en buena consciencia no podía permitir que fueran ocultados, y ahora se encontrará él mismo con un soldado que es acusado de cometer crímenes atroces.

(4) Tengo un artículo de opinión en The Guardian sobre lo rápido que se llevaron a Bales de Afganistán y la exclusión de los afganos de la investigación sobre lo que pasó. Hoy, El New York Times explica las serias dificultades que esto podría plantear para la acusación de Bales:

El caso podría hundirse en las cuestiones de pruebas recogidas bajo difíciles condiciones a miles de kilómetros… Reunir pruebas y asegurar la cooperación de testigos puede ser descalabrado en sitios remotos, y puede contribuir al colapso de las acusaciones contra los marines relacionados con el asesinato de los 24 hombres, mujeres y niños de la ciudad iraquí de Haditha. Los cargos contra la mayoría de los marines que fueron acusados en ese caso fueron retirados.

A lo mejor juzgándole en Afganistán hubiera resuelto esos problemas. Es verdad que los soldados estadounidenses acusados de cometer crímenes no están sujetos legalmente al sistema judicial afgano, pero eso no significa que los juicios no pueden darse en Afganistán, asegurando así la participación de los afganos en la investigación y los posteriores intentos para llevar justicia a esos que la merecen.

(5) Hay un par de artículos que han aparecido en la última semana o así sobre la buena voluntad de muchos demócratas para aceptar pasivamente, o incluso animar activamente las políticas del presidente Obama que ellos condenaron vehementemente (o habrían condenado) bajo el presidente Bush: este es de Politico, y este de Tim Carney en el Washington Examiner. En junio del 2009, en New York Times, el columnista Bob Herbert – antes ferviente admirador del presidente Obama – escribió una columna arremetiendo contra su historial de libertades civiles, y esta fue la primera frase de la columna de Herbert: “Las políticas erróneas bajo George W. Bush no lo son menos porque Barack Obama esté en la Casa Blanca.” En ese momento realmente no entendí cómo ese principio – que realmente debería ser un axioma tácito – vendría a ser no sólo tan controvertido sino rutinariamente violado e ignorado.

(6) En noviembre de 2011, Jonathan Chait escribió un artículo para el New York Magazine criticando duramente a los liberales como “poco razonables” por no venerar al presidente Obama tanto como Chait hace. Hoy Chait escribió un artículo titulado “Cómo Obama intentó traicionar al liberalismo en 2011” sobre un nuevo fragmento del Washington Post en el que se detalla los intentos del presidente durante el pasado año para recortar masivamente los fondos a la Seguridad Social y otros programas de ayuda social. Chait concluye: “Lo que enseña de hecho la historia es que la desastrosa debilidad de Obama en el verano de 2011 fue mucho más lejos minando el liberalismo de lo que nadie sabía antes.” Esta fue la esencia de la acusación de Chait cuando estaba en modo venerador de Obama: “Los liberales están insatisfechos con Obama porque los liberales, en su conjunto, son incapaces de sentirse satisfechos con un presidente Demócrata.” El principal principio del gurú progresista: El rango permitido de crítica a Obama es precisamente igual al nivel de mi crítica a Obama.

Mientras tanto, el principal competidor de Chait para ser el máximo defensor mediático de Obama, Andrew Sullivan, ha pasado esta semana haciendo lo que suele hacerinsistir en que el presidente Obama es un “verdadero conservador», y que por tanto la Derecha es irracional por no adorarle en la manera que Andrew lo hace. Hay que destacar que Andrew ataca igualmente a liberales que no adoran al presidente tanto como Andrew hace, utilizando el tema de que Obama ha logrado más éxitos progresistas que ningún presidente en décadas. En otras palabras, el eje central de la defensa de Andrew del presidente – expuesta con más claridad en su historia de la portada del Newsweek donde declara que las críticas al presidente tanto de la derecha como de la izquierda son básicamente estúpidas y locas – llegando a afirmar esto al mismo tiempo: (1) las críticas conservadoras a Obama son estúpidas porque Obama es realmente un conservador; y (2) las críticas liberales al presidente son estúpidas porque la presidencia de Obama es un buen periodo de éxitos progresistas. Como lo planteó Guy Saperstein: “El hecho que esas dos críticas son internamente inconsistentes de alguna manera se le ha escapado al señor Sullivan.”

Lo que parece permitir sostener a la vez ambas visiones es creer que la grandeza personal del presidente Obama es tan vasta y profunda (a lo mejor merece subirlo al Monte Rushmore dado la pila de cadáveres que ha acumulado) que de hecho es tanto “El gran presidente conservador” como “el gran presidente liberal” todo en uno. Merece la gratitud y la admiración de todo el mundo sin importar si se está de acuerdo con sus políticas y acciones: así es de fantástico como líder. Dicho esto, Andrew realmente pareció disfrutar la cena de estado en la Casa Blanca a la que fue invitado la semana pasada, incluyendo su “cálida conversación con el presidente” y descubriendo “el impacto que la historia de Obama en la portada del Newsweek tuvo entre los donantes y los miembros del personal de Obama,” está bien. Es importante y gratificante como periodista saber que has dado algo de gran valor a los donantes y personal de los políticos; ¿no es eso por lo que los Fundadores (Padres) insistían en la libertad de prensa?

(7) Ayer estuve en el programa de Al Jazeera Inside Story debatiendo sobre el apoyo material dado a MEK, un grupo señalado como terrorista por la mayoría de los ex- oficiales de Washington mejor conectados. Fue un debate contundente y beligerante, que merece la pena ver, ya publicaré el vídeo cuando esté disponible. Las noticias de la NBC informaron la semana pasada de que más citaciones judiciales se han llevado a cabo tratando de investigar los pagos a esos oficiales, incluyendo ahora al anterior gobernador Ed Rendell, al ex-director del FBI Louis Freeh, y el anterior presidente del Estado Mayor Conjunto General Hugh Shelton. Las leyes de “apoyo material” son extremamente amplias y son una grave amenaza a la libertad de prensa y libertad de asociación, pero nadie con alguna relevancia en Washington le importó o puso alguna objeción cuando los que fueron encarcelados fueron musulmanes anónimos e indefensos (de hecho, algunos de los que ahora reciben pagos de MEK eran los mismos que apoyaban o incluso llevaban a cabo esas persecuciones por “apoyo material”). A lo mejor esto es lo que hace falta para motivar a esos con alguna influencia para parar esas persecuciones Mccarthistas. Yo haría una analogía con la guerra contra las drogas: las injusticias son fáciles de perpetuar cuando afectan principalmente a aquellos que están indefensos y marginados; es mucho más difícil cuando se aplican igual a aquellos con poder.

Este artículo apareció originalmente en Salon.


¡Qué se retiren todos los cargos contra Bradley Manning!


24 de febrero de 2012
Publicación de Veteranos por la Paz:

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
8 de marzo de 2012

Jueves, 23 de febrero.

¡Que se retiren todos los cargos contra Bradley Manning!

Veteranos por la Paz le dice al ejército de EEUU: Parad la persecución contra el soldado informante.

Una organización nacional que representa a miles de veteranos militares está llamando al ejército de los EEUU a abandonar los procedimientos de corte marcial contra el soldado raso Bradley Manning, acusado de ser informante de Wikileaks. El joven soldado, que lleva en prisión 21 meses, será acusado formalmente hoy (jueves 23 de febrero) en Fuerte Meade, Maryland. La acusación del ejército dice que el recluta Manning será acusado de 22 cargos, incluyendo “ayudar al enemigo”, un crimen que puede ser castigado con la pena de muerte o cadena perpetua.

“¿Dónde está la justicia?” pregunta Gerry Condon, un miembro del comité de Veteranos por la Paz. “El ejército está eludiendo sus responsabilidades al castigar a soldados que han cometido violación o asesinatos. Y aún así están intentando destrozar la vida de Bradley Manning, que no le ha tocado un pelo a nadie.”

En mayo de 2010, el ejército arrestó en Irak al recluta Manning, que tenía 22 años, donde estaba trabajando como analista de inteligencia de bajo rango. Está acusado de filtrar información clasificada, incluyendo un vídeo del ejército que enseña a soldados de EEUU disparando desde un helicóptero Apache contra civiles desarmados, incluyendo a dos trabajadores de Reuters. El vídeo, apodado “Asesinato colateral”, se ha visto millones de veces en YouTube.

La fiscalía también ha acusado a Manning de dar a Wikileaks miles de diarios del ejército sobre la ocupación de Irak y Afganistán. Los informes del propio ejército revelan que el asesinato de civiles era un acontecimiento frecuente y que el ejército mentían regularmente sobre ello. Los diarios también enseñan que el ejército mentía a la población estadounidense sobre el progreso de las guerras tanto en Irak como Afganistán.

“No es un crimen revelar pruebas de crímenes de guerra, pero es un crimen esconder pruebas de crímenes de guerra, como al parecer ha hecho el ejército,” dijo Leah Bolger antigua comandante de navío, que hace poco ha sido elegida la primera mujer presidente de Veteranos por la Paz. “El pueblo estadounidense merece conocer la verdad sobre las guerras que se emprenden en nuestro nombre,” continuaba Bolger. “No se debería pedir a nuestros soldados morir por una mentira, y los que nos dicen la verdad no deberían ser los castigados.”

Bradley Manning lleva detenido 21 meses, de los que 8 han sido en aislamiento en la base militar de la marina en Quantico, Virginia, donde los informes de los abusos que rozaban la tortura causó un clamor internacional. Manning está ahora en otra prisión militar en el Fuerte Leavenworth, en Kansas, y la prisión de Quantico se ha cerrado. El gobierno de EEUU ha rechazado repetidas peticiones por parte del relator especial contra la tortura de las Naciones Unidas, Juan Méndez, para entrevistar en privado al recluta Manning sobre su trato.

El abogado personal de Manning, David Coombs, se ha quejado en su blog de que la mayoría de los testigos que él ha pedido han sido rechazados por el juez del ejército, mientras que todos los testigos de la acusación han sido permitidos.

“Esto es una corte marcial amañada”, dijo Gerry Condon de Veteranos por la Paz. “Ahora es obvio que el ejército de EEUU no dará al recluta Manning un juicio justo. Por eso Veteranos por la Paz hacen un llamado al jefe de la plana mayor del ejército Ray Odierno, al secretario de defensa Leon Panetta y al comandante en jefe Barack Obama a retirar los cargos contra Bradley Manning.”

Veteranos por la Paz, en su convención nacional del 2010, premiaron a Bradley Manning por su coraje. “Si realmente hizo aquello por lo que es acusado, entonces es un héroe,” dijo Mike Ferner, Director interino de Veteranos por la Paz.

Veteranos por la Paz es una organización creada hace 26 años cuya misión es abolir la guerra a través de métodos no violentos, y cuidad de las necesidades de los veteranos y las víctimas de guerra. Para más información visite http://www.veteransforpeace.org/ http://www.bradleymanning.org/.

Bradley Manning, el aislamiento, y Ocupar por los prisioneros.

“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar mentalmente a la gente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.”

27 de febrero de 2012.
Bill Quigley

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
6 de marzo de 2012

Hoy el soldado raso del ejército de los EEUU Bradley Manning es acusado formalmente en Fort Meade, Maryland, de numerosos crímenes. Manning, que ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz por miembros del parlamento de Islandia, está acusado de sacar a la luz cientos de miles de documentos que exponen secretos del gobierno de los EEUU a través de la página web Wikileaks. Estos documentos exponen mentiras, corrupción y crímenes cometidos por los EEUU y otros países. El equipo de defensa de Bradley Manning señala con acierto que mucho de lo que se ha publicado en Wikileaks o no era de hecho secreto o no debería serlo.

El proceso judicial contra Manning es una injusticia. Los oficiales de EEUU están muy avergonzados de lo que Manning sacó a la luz y están disparando al mensajero. Como el excelente escritor de Salon, Glen Greenwald, observó, el presidente Obama ha enjuiciado más informantes por espionaje que el resto de presidentes juntos.

Una de las partes más indignantes del trato a Bradley Manning es que los EEUU lo tienen en unas condiciones ilegales y de tortura al estar confinado en aislamiento durante meses en la base de la Marina en Quantico, Virginia. Mantener a Manning en aislamiento provocó condenas de muchos grupos entre los que están Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Centro para los Derechos Constitucionales, la Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) y el New York Times.

“Los defensores de los “Derechos Humanos” señalan con acierto que el aislamiento está diseñado para quebrar a la gente mentalmente. Por eso el aislamiento prolongado está reconocido internacionalmente como una forma de tortura.” Las condiciones y prácticas de aislamiento son una violación de la declaración universal de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra contra la tortura, y la Convención de NNUU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación.

Expertos médicos dicen que después de 60 días en soledad el estado mental de la gente empieza a quebrarse. Eso significa que esa persona empezará a experimentar pánico, ansiedad, confusión, dolores de cabeza, palpitaciones, problemas de sueño, introversión, rabia, depresión, desesperación y exceso de sensibilidad. Con el tiempo esto puede llevar a un trauma psiquiátrico severo y síntomas como psicosis, distorsión de la realidad, alucinaciones, ansiedad y confusión agudas. Básicamente, la mente se desintegra.

Por eso el relator especial contra la tortura de las Naciones Unidas pidió investigar el confinamiento en aislamiento de Manning y reprendió a los EEUU cuando el Ejército no permitió que tuviera una visita sin vigilancia.

La Historia probablemente juzgará a Manning como un héroe igual que a Daniel Ellsberg, quien filtró los documentos del Pentágono.

Es importante darse cuenta de que decenas de miles de personas además de Manning son mantenidos todos los días en aislamiento en los EEUU. Los expertos estiman que como mínimo 20.000 personas son mantenidas en aislamiento solo en prisiones de super máxima seguridad, sin contar los miles que están en prisiones locales y estatales que también son mantenidos en aislamiento. Y el confinamiento en solitario es a menudo forzado a los prisioneros musulmanes, incluso personas antes del juicio que se suponen inocentes, bajo Medidas Administrativas Especiales.

En 1995, el Comité por los Derechos Humanos de la ONU manifestó que las condiciones de aislamiento en ciertas prisiones de máxima seguridad de los EEUU son incompatibles con los estándares internacionales. En 1996, el relator especial contra la tortura de la ONU informó de trato cruel, inhumano y degradante en las prisiones de super máxima seguridad. En mayo del 2006, el mismo comité concluyó que los Estados Unidos deberían “revisar el régimen impuesto a los detenidos en prisiones de super máxima seguridad, en particular, la práctica de aislamiento prolongado.”

John McCain dijo que los dos años que pasó en aislamiento fueron una tortura. “Quiebra tu espíritu y debilita tu resistencia tan efectivamente como ninguna otra forma de maltrato.” La reacción de McCain y muchas otras víctimas de tortura por aislamiento fueron descritas en un artículo excelente de Atul Gawande sobre aislamiento del New Yorker en el 2009. Gawande concluyó que el aislamiento prolongado es objetivamente horrible, intrínsecamente cruel y más extendido en los EEUU que en ningún otro país del mundo.

Esta semana cientos de miembros del movimiento Ocupar unieron fuerzas con personas defensoras de derechos humanos en manifestaciones en California, Nueva York, Ohio y Washington DC. Se llaman a sí mismos Ocupar por los prisioneros. Los activistas están trabajando para crear un movimiento social que luche por cambios serios y fundamentales en el sistema penal de EEUU.

Una de las principales quejas de los activistas por los derechos humanos de los prisioneros es el abuso que se hace del confinamiento en solitario a lo largo de las prisiones de EEUU. El activista en prisión Mumia Abu-Jamal dijo que la justicia reclama el fin del aislamiento, “significa la abolición del confinamiento en solitario, que no es otra cosa que las modernas cámaras de tortura para los pobres.” La prisión de la Bahía Pelícano en California, el sitio en el que cientos de prisioneros hicieron una huelga de hambre el año pasado, alberga alrededor de 1000 internos en confinamiento en solitario, algunos llevan 20 años.

En la marcha de Ocupar por los prisioneros a las afueras de la prisión de San Quentin, los tres montañistas de EEUU que estuvieron detenidos un año en Irán hablaron del impacto psicológico que tiene estar 14 meses de confinamiento en solitario. Sarah Shourd dijo que el tiempo que pasó sin contacto humano le llevó a golpear las paredes de su celda hasta que sus nudillos sangraban.

Cuando Manning fue mantenido en solitario estuvo en su celda durante 23 horas al día durante meses seguidos. El gobierno de EEUU lo torturó para enviar un mensaje a otros que podrían estar considerando “tocar la flauta” con secretos de EEUU. Al mismo tiempo, decenas de miles de otros en los EEUU son mantenidos en celdas 23 horas al día durante meses, incluso años. Esa tortura también está enviando un mensaje.

Miles se levantaron por Bradley Manning y consiguieron que se le liberara del aislamiento. La gente debe de la misma manera levantarse por los otros miles que también están en aislamiento.

Así que levántate en solidaridad con Bradley Manning y lucha contra su persecución. Y también levántate contra el confinamiento en solitario de decenas de miles en cárceles y prisiones de EEUU. Échale un vistazo a la red de apoyo a Bradley ManningSolitary Watch y Ocupar por los prisioneros como maneras para participar.

Bill Quigley es director legal del Centro por los Derechos Constitucionales y profesor de derecho en la Universidad Loyola de Nueva Orleans. Lo puedes encontrar en quigley77@gmail.com.

Este artículo apareció originalmente en nationofchange.org el sábado 25 de febrero de 2012.


La “Unión de Libertades Civiles Americana” (ACLU) sobre Obama y las libertades fundamentales.

Glenn Greenwald.

9 de septiembre de 2011.

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
30 de enero de 2012

Nota editorial de El Mundo no Puede Esperar.
Este artículo fue escrito antes de que Obama firmara como ley el Acta de autorización de Defensa Nacional (NDAA por sus siglas en inglés) a finales de diciembre de 2011.

La “Unión de Libertades Civiles Americana” (ACLU por sus siglas en inglés) decidió usar el décimo aniversario del ataque del 11/9 para hacer un informe exhaustivo sobre la erosión de las libertades civiles justificadas en el nombre del suceso, una erosión que – como documenta – no ha menguado en lo más mínimo, incluso a menudo se ha acelerad, bajo la administración Obama. La organización hoy trata un informe titulado “Un llamado al coraje: reclamando nuestras libertades diez años después del 11 de septiembre; este título pretende subrayar la ironía de que los líderes políticos que se pavonean alrededor como guerreros valientes contra el terrorismo en verdad dependen de un arma principal – sembrar miedo: la ausencia de coraje – para conferir al gobierno con más poderes incluso y a la ciudadanía con menos derechos si cabe. En el país, la “Guerra contra el Terror” ha sido, y continúa siendo, una guerra contra las libertades políticas básicas más que otra cosa. Las cuestiones concretas que aparecen en esta nuevo informe de la ACLU no serán ni mucho menos nuevas para muchos de nuestros lectores, pero dado el estatus de la organización entre los proguesistas así como de los principales grupos defensores de derechos en el país, y debido a que el informe trata estos temas muy por encima, merece mucho la pena subrayar algunos de sus conclusiones clave.

Empecemos con el resumen de la valoración que hace la ACLU sobre lo que el presidente Obama ha hecho con respecto a estos asuntos:

Hace diez años, no podríamos habernos imaginado a nuestro país involucrado en políticas sistemáticas de tortura y asesinatos selectivos, traslado de sospechosos desde otros países y teléfonos pinchados sin orden judicial, comisiones militares y detención indefinida, vigilancia política y discriminación religiosa. Esas políticas no sólo estaban completamente reñidas con nuestros valores, sino que participando en ellas, tensamos las relaciones con nuestros aliados, damos una herramienta de propaganda a nuestros enemigos, socabamos la confianza de las comunidades cuya cooperación es esencial para luchar contra el terrorismo, y desviamos recursos ya de por sí escasos dedicados a defender la ley. Algunas de estas políticas se han parado. La tortura y el traslado de sospechosos desde otros países ya no son oficialmente consentidos. Pero muchas otras medidas – detención indefinida, asesinato selectivo, juicios por comisiones militares, vigilancia sin garantías, y discriminación racial – siguen siendo elementos clave de nuestra estrategia de seguridad nacional hoy.

La semana pasada, el principal abogado y veterano de la CIA con 34 años de servicio, John Rizzo, explicaba en PBS Frontline que Obama no ha cambiado virtualmente ninguna de las políticas de Bush en ese area, y esta semana, la Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) explica que “hoy la mayoría de las políticas (de Bush) siguen siendo elementos clave de nuestra estrategia de seguridad nacional.” En algún momento muy pronto, será imposible que los más leales de ambos partidos puedan negar esta verdad básica sin echarse a reir, ya que ambos han sido entusiastas, cada uno por sus propias razones, en denegarla (e incluso las dos diferencias citadas allí, si bien son positivas, son ampliamente exageradas por los defensores de Obama: las técnica de torturas autorizadas por Bush ya no estaban siendo utilizadas y los centros clandestinos de detención estaban vacíos cuando Obama tomó posesión; al contrario, hay claras evidencias de que la administración Obama continúa usando la tortura de manera indirecta y el traslado de prisioneros a los centros de detención clandestinos de manera indirecta también).

La ACLU entonces subraya una de las más perversas, aunque reveladoras, ironías en la opinión sobre libertades civiles del Partido Demócrata en la era Obama: la manera en el que el simple intento de Bush de encarcelar a ciudadanos de los EEUU sin el debido proceso (o simplemente escuchas secretas a ciudadanos) dio lugar a semejante escándalo, mientras que el que Obama reclame el derecho a asesinar ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso no ha provocado literalmente ninguna protesta:

De esa manera un ciudadano estadounidense detenido por militares y llevado a una cárcel en Nueva York, señalado por el Presidente Bush como un “combatiente enemigo”, y encerrado en un calabozo de la marina sin cargos o juicio. De esa manera el presidente Bush, echando mano de poderes de guerra y en secreto se declara con autoridad para violar las prohibiciones del Congreso e ignorar la necesidad de autorización judicial para ordenar el seguimiento electrónico de ciudadanos americanos. De esa manera el presidente Obama echó mano de una autoridad sin restricciones para usar fuerza letal contra ciudadanos estadounidenses, lejos de cualquier campo de batalla, en base a su propia y unilateral determinación de que el ciudadano supone una amenaza a la nación. Y de esa manera el Congreso aprobó leyes para poder detener prisioneros en Guantánamo de manera indefinida, incluso aunque la prisión sea una mancha en la conciencia y la historia de nuestra nación y una herramienta de reclutamiento para nuestros enemigos.

De manera crítica la ACLU pone énfasis en que esta fijación de Obama – los programas ampliamente expandidos de asesinar selectivamente a ciudadanos estadounidenses lejos de cualquier campo de batalla – es una amenaza al estado de derecho, y por lo menos tan peligroso como cualquier política implementada por Bush/Cheney:

“Ninguna política de seguridad nacional supone una amenaza tan grave a los derechos humanos y al estado de derecho internacional que el asesinato selectivo, porque el gobierno utiliza la autoridad que se le ha dado para imponer un sentencia de muerte extrajudicial a gente – incluyendo ciudadanos estadounidenses – localizados lejos de cualquier campo de batalla.”

Bajo el programa de asesinatos selectivos empezado por la administración de Bush y ampliamente expandido por la administración Obama, ahora el gobierno recaba “listas negras” secretas de sus objetivos, y por lo menos algunos de esos objetivos permanecen en esas listas durante meses al mismo tiempo. Por definición esos objetivos no pueden siempre suponer amenazas “inminentes”. Al mismo tiempo, el gobierno ha rechazado incluso revelar los criterios legales que utiliza para decidir a quién va a matar. El público americano no tiene manera de saber si el programa de asesinatos selectivos es legal, y mucho menos si en concreto la gente que el gobierno mata en el nombre de nuestra seguridad realmente representa una inminente amenaza a nuestra nación. Sin embargo nosotros sabemos, que en la década que va desde el 11 de septiembre, el gobierno ha señalado repetidamente a gente como terrorista – incluyendo en Guantánamo – y sólo más tarde hemos encontrado (o una corte ha encontrado) que las pruebas del gobierno eran exageradas, erróneas, o no existentes. Si conferimos al gobierno de una autoridad sin control para imponer sentencias de muerte de personas que están lejos de cualquier campo de batalla y que no han sido nunca condenadas o ni siquiera acusadas de un crimen, es inevitable que – a pesar de las afirmaciones no verificables del gobierno de lo contrario – que gente inocente sea ejecutada.

Para todo lo que se dice sobre que Bush y Cheney volvieron a los EEUU en un estado granuja, aquí está el resultado aumentado de la política de Obama:

En los últimos diez años, América se ha convertido en una legalidad internacional atípica al invocar el derecho a usar la fuerza letal y la detención indefinida contra sospechosos de terrorismo fuera de los campos de batalla. Si seguimos afianzando la militarización de nuestros esfuerzos anti terroristas, nuestra nación arriesga en convertirse en un paria legal, en detrimento de esos esfuerzos.

La ACLU entonces dedica un capítulo entero al modo en que la inmunidad para los torturadores americanos – conferida conjuntamente por el presidente Obama y una rama judicial dócilmente respetuosa al llamado de Obama Bush al secreto de Estado – ha contaminado y degradado todo el sistema judicial y ha hecho que la futura reintroducción de la tortura sea virtualmente inevitable:

“Hoy tenemos una situación general que debería ser motivo de vergüenza para todos los americanos: ni una sola víctima del régimen de torturas de la administración de Bush ha estado ante un tribunal. Y ni un solo tribunal que se ha atrevido con un pleito sobre tortura ha apuntado a la cuestión clave de si los derechos legales de la víctima fueron violados.

Entonces se está produciendo el señalamiento de musulmanes americanos por algunas de las acciones más invasivas y reductoras de derechos de las últimas décadas. La ACLU explica: “Ninguna área de la sociedad civil musulmana de América no se vio afectada por las acciones discriminatorias e ilegales durante los años del gobierno de Bush… Resumiendo, la administración de Bush usó la discriminación religiosa, racial y de nacionalidad como una de las principales herramientas de la lucha antiterrorista de esta nación.” ¿Y ahora?

Con un alarmante amplitud, la administración de Obama ha continuado utilizando la discriminación como una política oficial del gobierno.

Un capítulo separado lo dedican a lo que la ACLU llama “Una masiva y descontrolada sociedad vigilada.” Explica: “Usando la autoridad del Acta Patriótica, la Administración de Bush empezó – y la Administración Obama ha continuado – llevando a cabo una intensiva vigilancia “preventiva” de americanos inocentes sin una revisión judicial.” Y “el resultado es una sociedad vigilada a nivel nacional en la que el derecho a la privacidad de los americanos está sitiado como nunca antes.” Pero poco se sabe sobre lo que exactamente el gobierno está haciendo con esto, inexplicablemente a escondidas – es lo que el Washington Post llama “América máximo secreto” – por esto:

La administración Obama, como la administración Bush antes, ha usado excesivo secretismo para esconder una posible inconstitucionalidad de la vigilancia.

Este “Estado de Vigilancia”, al igual que otras muchas políticas antiterroristas de Bush/Obama, se justifica por una interminable plan para sembrar miedo. Porque además del enriquecimiento de la industria estatal de seguridad privada (ved aquí y aquí), su propósito real – como ya expresé la semana pasada – es este:

Demasiado a menudo, la vigilancia gubernamental después del 11-9 ha señalado a gente sólo por expresar sus opiniones políticos o por protestar las políticas del gobierno. La ACLU ha documentado ejemplos de espionaje político, monitorización y acoso a los americanos basados en sus actividades, que están protegidas por la Primera Enmienda, por parte de los oficiales locales, estatales y federales de al menos 33 estados y el distrito de Columbia62. El gobierno ha espiado a grupos de minorías raciales y religiosas y a comunidades organizadas, grupos universitarios, reservistas militares cuando llaman a sus familias a casa, periodistas, cooperantes, activistas políticos, y muchos otros63.

Pero la principal causa de esta continuidad Bush-Obama ha sido que ambos presidentes han adoptado rotundamente la misma teoría de la guerra contra el terrorismo- el ilimitado campo de batalla global y el resultante poder sin restricciones para actuar en cualquier parte del mundo sin límites – lo que tuvo mucha controversia durante la presidencia de Bush pero que se ha convertido en la línea principal, de consenso bipartidista:

Por supuesto, no son sólo algunos en el Congreso que han adoptado una guerra contra el terrorismo mundial. Desde el 11 de septiembre, no ha habido más algo más dramático o con un desarrollo con consecuencias que la controversia entre las administraciones de Obama y Bush de que Estados Unidos está metido en un conflicto armado global contra entidades terroristas definidas con poco rigor y las indefinidas “fuerzas aliadas”. Las políticas más concretas que se han seguido con esta construcción son la detención militar indefinida y el asesinato selectivo de civiles lejos de cualquier campo de batalla convencional o teatro de operaciones.

Apuntando a esa teoría central de ambos presidentes, la ACLU resuelve una de las reivindicaciones más erróneas de los defensores de Obama: que el fracaso del presidente en cerrar Guantánamo se debe exclusivamente al obstruccionismo del Congreso; de hecho, mucho antes de que el Congreso hiciera nada con respecto al campo, el presidente anunció su intención de continuar con la injusticia principal – la detención indefinida – aunque en un escenario diferente:

Pero la promesa del presidente Obama de cerrar Guantánamo fue minada por él mismo en mayo del 2009 al anunciar una política que consagraba en Guantánamos el principio detención indefinida militar sin cargos o juicio6.

Durante la era Bush, las acciones y condenas de la ACLU recibieron una atención amplia y positiva de los progresistas. Eso, por supuesto, no es verdad ahora, y este mordaz y crítico reportaje será probablemente ignorado en la mayoría de esos círculos, igual que lo ha sido este comentario realmente destacable del director ejecutivo de la ACLU. Y como siempre, cualquiera que pida con insistencia que se preste atención a estos hechos se encontrará con la exigencia de que la mirada tiene que desviarse en cambio a qué miedo dan Sarah Palin Christine O’Donnell Michele Bachmann Rick Perry, y después esto se desvanecerá tan alegremente en una nube de electoralismo partidista incluso cuando a las elecciones les faltan más de un año.

De una manera u otra, este autoritarismo avanza de manera sigilosa, sin restricciones y sin disminuir, y es ahora – más que en la esfera del ala derecha republicana – con un completo consenso bipartidista. Realmente no entiendo cómo los progresistas piensan que se les va a tomar en serio la próxima vez que haya un gobierno republicano e intenten resucitar su fingida preocupación por esas cuestiones; serán tan creíbles como los conservadores que pretenden ser guerreros del déficit y de un gobierno comedido sólo cuando es el otro partido el que está en el poder.

Pero incluso eso últimamente importa poco: tan afianzado está el militarismo institucional, el secretismo, la vigilancia y el autoritarismo que incluso si hubiera un gran debate público sobre ello, como hubo durante la presidencia de Bush, este sistema difícilmente se vería afectado, ni mucho menos amenazado. El gobierno y otras facciones de poder – especialmente aquellas amenazadas por la posibilidad de descontento y agitación social – no renuncian a este tipo de autoridad a menos que se les fuerce a ello.

ACTUALIZACIÓN: Mañana por la mañana, empezando alrededor de las 11.20, estaré en el programa de la radio pública nacional (NPR por sus siglas en inglés)On Point, hablando del 11 de septiembre y las libertades civiles, junto con Dana Priest del Washington Post, que estará desde el principio del programa hablando sobre “la América del Máximo secreto”.

ACTUALIZACIÓN II: Donald Rumsfeld se ha convertido en la última figura de la derecha – entre muchos – en colmar de alabanzas al presidente Obama sobre las políticas de libertades civiles y terrorismo ( h/t flellis):

El anterior secretario de defensa Donald Rumsfeld le dice al presidente Obama que ha tenido que aceptar buena parte de la doctrina Bush por necesidad, a pesar de que lo que prometió durante la campaña en el 2008…

“Han terminado dejando Guantánamo abierto no porque les guste – a nosotros no nos gustaba tampoco – sino porque no pudieron pensar en una solución mejor,” dijo Rumsfeld a Greta Van Susteren de las noticias de la Fox el martes…

“Es lo mismo que con el Acta Patriótica, las comisiones militares y la detención indefinida. Todas esas cosas fueron criticadas pero hoy todavía están activas dos años y medio más tarde porque son la mejor alternativa a las demás opciones – y de hecho están sirviendo para mantener a América más segura,” dice Rumsfeld.

Igual que nadie podría haber fortalecido el formato antiterrorista de Bush/Cheney en el modo que Obama lo ha hecho, de igual manera nadie habría podido darle confirmación a esas políticas como él lo ha hecho.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 7 de septiembre de 2011.

Seres sin rostro: Egipto y Colombia, dos caras de la misma moneda.

En el programa de Seres sin rostro del 21 de diciembre hablo sobre Egipto y largo y tendido sobre Colombia. Mi intervención a partir del minuto 20.

El vídeo sobre Egipto del que hablo y la manipulación de TVE.

[youtube http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=IDn-tpFvLQM#t=127s]

Madera de calidad, oiga!

En mis andanzas por el mundo, cuando hablo de mi país, de lo que más presumo no es del jamón sino de nuestra policía. Cuento el chiste de los extraterrestres que llegan a la Tierra y se encuentran con un tricornio…

Y es que es verdad, nuestros «Fuerzas de seguridad del Estado» son muy profesionales. Recuerdo la huelga de los conductores de la Rober en Granada en el 2006. Decenas de policías locales se presentaron voluntarios para estar a las 5 de la mañana en las cocheras, listos para dar candela. Se les veía disfrutar. Enfundados en sus guantes de cuero nos hacían la técnica de la asfixia. Nos inmobilizaban apretándonos la nuez mientras ponían la rodilla en el pecho. Técnica bastante peligrosa. Y ahí llegaron nuestros salvadores (sic), los nacionales. Hombres curtidos en eso de las huelgas. Pusieron un poco de orden, despejaron y calmaron los ánimos de los pitufos (los locales). También me acuerdo de cuando ocupamos el consulado italiano en el 2001. Llegaron los nacionales pidiéndonos por favor que saliéramos. Al final nos dijeron que si no le hacíamos trabajar nos dejaban estar allí hasta que llegara la prensa. Así podría poner varios ejemplos más.

No, no se asusten, no estoy alabando a nuestra policía. Las Fuerzas de seguridad del Estado están para eso, para defender al Estado y más concretamente la propiedad privada de los medios de producción (véase bancos). Pero las actuaciones policiales se adaptan a cada situación, y en eso nuestra policía es buena. Mientras que creo que a la policía italiana se les fue de las manos Génova, creo que la actuación de la nuestra en Barcelona (2002) fue excelente. Nos persiguieron, utilizaron policías infiltrados, y nos dispersaron.

Por eso siempre observo con atención la actuación de la policía, porque en ocasiones es posible entrever lo que el poder tiene entre manos.

A diferencia del movimiento antiglobalización o contra Boloña, el 15M es más masivo, heterogéneo, y a la vez más ingenuo y desorganizado. Hay mucha diferencia entre las columnas romanas desfilando por Génova y el follón de la marcha contra el Papa que no tenía ni servicio de orden, ni siquiera un recorrido claro…

Las cargas de Barcelona fueron típicas. Muchos policías bien pertrechados contra la multitud. Con la obvia intención de disolver y generar la sensación de derrota entre la gente. Pero la intención real es infundir frustración, violencia y miedo. Eso, pensaban, disolvería el movimiento o lo haría minoritario. El verano le daría la estocada final.

Pero no ha sido así, y la visita del Papa, con todo el pijerío, lo carca y el descaro ha enfurecido aún más a la gente con dos dedos de frente.

Y bueno, a qué viene este artículo, no he dicho nada nuevo. Pues tengo la mosca detrás de la oreja por la actuación policial de estos últimos días. Ponemos los vídeos y comentamos:

[youtube http://youtu.be/9zJCgUu5mtE]

Lo interesante es el min 1.30. Una chica recibe un guantazo a mano abierta y después los dos se llevan unas hostias benditas más.  Pero fijaros los palos que se lleva el fotógrafo y su reacción de absoluto pavor. Está bajo shock. Aquí lo cuenta él. Ahí está el quid. Pero veamos alguno más.

http://politica.elpais.com/politica/2011/08/18/actualidad/1313687290_118915.html

En este vídeo de El país, se puede ver cómo el madero va a por una chica en concreto, la del vestido. Incluso se ve cómo la manosea. No le interesa en un principio su amiga o el chaval, sólo ella. Si paráis justo en el 37″, podéis ver la cara de terror de la amiga.

En esta crónica también podéis ver algún cachete, y en esta cómo retienen a la persona, le pellizcan los pezones y lo humillan. Hay más ejemplos de humillaciones y miedo, mucho miedo.

Bueno, aquí va mi hipótesis:

Desde las manifestaciones contra la guerra de Irak, no veo esta forma de brutalidad individualizada. Ya lo describí y puse el vídeo aquí. Pero aún así me ha llamado mucho la atención. Creo que las cargas masivas lo que generan es un sentimiento de grupo en la gente. El terror es más efectivo de manera individualizada, pero sobre todo indiscriminado. ¡Y es que en la mayoría de los casos están solos!. Cuanto menos causalidad haya, más desconcierto, más terror, más shock, genera en la persona agredida. Sólo hay que ver las caras y los comentarios. Esos pequeñísimos grupos de policías, apenas protegidos con cascos, serían impensables en manifestaciones como las de Génova o en otros países como Colombia. Vamos, esos policías no durarían un asalto. Pero en un movimiento tan inocente, tan desorganizado, que todavía busca que papá Estado los salve de los malvados bancos. Que, leyendo cientos de comentarios, todavía cree que en la posibilidad de un Estado de derecho donde la policía «está para protegernos». En este caso, este método de represión está siendo muy útil.

El movimiento no puede seguir huyendo del conflicto. Tiene que organizarse para enfrentarse a él, para protegerse. La violencia es parte de nuestra vida cotidiana en este sistema.

El pataleo de la chica cuando el amigo la levanta en brazos es la viva imagen del movimiento 15M.

Subir ↑